Lactancia

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Alergias en lactantes

¿Puede un bebé amamantado, tener una alergia o intolerancia a las proteínas de la leche de vaca?

Las proteínas de la leche de vaca pueden pasar a la leche de la madre y llegar al bebé.

Cuando hay intolerancia los síntomas pueden ser diarreas, llanto, eccemas, fisuras anales, cólicos y dolor abdominal.

Tanto la alergia como la intolerancia podrían aparecer si al bebé amamantado se le da alguna toma de fórmula artificial o cuando la madre toma lácteos.

Recuerda que puedes obtener calcio comiendo (frutos secos, anchoas, lentejas, soja, sardinas en aceite, almejas, marisco, calamares, pescado y carne) así que no es necesario que tomes muchos lácteos para producir más cantidad de leche y para mantener tus huesos sanos.

Si sospechas que tu bebé (amamantado) tiene síntomas causados por una intolerancia puedes suprimir por completo las proteínas lácteas de tu dieta y al hacerlo suele haber una gran mejora. En muchos bebés se vuelven a repetir los síntomas nada más volver a introducir los lácteos en la dieta materna, pero por lo general sobre los 18/24 meses suelen desaparecer.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

deposiciones lactante

Dependiendo del tipo de alimentación que tenga el bebé será su ritmo intestinal.

Si le estás dando a tu bebé leche materna exclusivamente (ni agua, ni infusiones, ni sueros...) los siguientes datos pueden guiarte para valorar el ritmo intestinal normal:

  • Edad: 1 día - Frecuencia de las deposiciones / heces / cacas: 1 vez - Aspecto de las cacas: Meconio (Negra, como un puré pegajoso).
  • Edad: 2/3 días - Frecuencia de las deposiciones / heces / cacas: 2 ó 3 - Aspecto de las cacas: Verde primero más oscuro y poco a poco más claro, como puré.
  • Edad: 4/5 días - Frecuencia de las deposiciones / heces / cacas: 4 ó 5 - Aspecto de las cacas: Verde-marrón-amarilla.
  • Edad: 6/30 días - Frecuencia de las deposiciones / heces / cacas: 1 en cada toma - Aspecto de las cacas: Amarillas, líquidas, con grumos, o marrones o verdes, de olor ácido. El color es variable y no es importante.
  • Edad: 1/6 meses - Frecuencia de las deposiciones / heces / cacas: varía según el bebé puede hacer desde una vez al día, hasta una cada 20 días - Aspecto de las cacas: Blanditas como pomada, el color es variable y no es importante.

Después del primer mes, son muchos los bebés que alimentados con lactancia materna exclusiva no hacen caca todos los días. Esto se debe a que la leche materna se adapta tan bien a todas sus necesidades que se aprovecha todo y hay poco que eliminar.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

lactante agua

Los bebés con menos de 6 meses que se están amamantando a demanda, No necesitan de otros líquidos, como agua o infusiones. Ni siquiera cuando haga mucho calor.

Una vez superados los 6 meses y con la introducción de la alimentación complementaria combinada con las tomas de pecho, se le puede ofrecer agua de vez en cuando. Lo recomendado hasta que cumpla el año es darle el pecho antes del puré o papilla. En estas circunstancias es probable que el bebé no quiera agua. Según se vaya haciendo mayor y tome más alimentos sólidos, irá bebiendo más agua. Nunca añadas azúcar, ni le ofrezcas zumos en vez de agua.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

vitaminas lactancia

Los bebés con menos de un año que se alimentan con lactancia materna necesitan un suplemento de 400 UI al día de vitamina D. Se debe comenzar desde los primeros días de vida y seguir después del destete, hasta que el niño tome un litro diario de fórmula adaptada enriquecida en vitamina D. Todos los bebés menores de un año alimentados con lactancia artificial que tomen menos de un litro diario de fórmula también necesitan un suplemento de 400 UI al día.

Quizás te preguntes por qué un niño amamantado necesita tomar suplementos de vitamina D. La explicación está en los nuevos hábitos de vida, hoy en día se hacen menos actividades al aire libre, la ropa y los tan necesarios protectores solares, impiden que la madre sintetice la cantidad necesaria de vitamina D para cubrir las necesidades del bebé. Recuerda que la fuente principal de vitamina D es el sol.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

galactogogos

¿Qué son los galactogogos?

Hay medicamentos que sirven para estimular la producción de leche, reciben el nombre de galactogogos. Algunos de ellos son: el Sulpiride, la Metoclopramida y la Domperidona. Aunque son efectivos, sólo deben usarse como último recurso, cuando no funcione todo lo demás: lactancia a demanda, agarre y postura correcta, descanso adecuado de la madre e ingestión de líquidos adecuada (toma agua siempre que tengas sed). También se debe valorar si la madre padece alguna enfermedad, como anemia o alteraciones del tiroides.

Los galactogogos no deben ser usados mucho tiempo y por supuesto tiene que recetarlo el médico, pues tienen efectos secundarios, aunque bien utilizados funcionan bien. Junto con la extracción frecuente de leche, los galactogogos se recetan en caso de que la madre y el bebé se hayan tenido que separar, en madres de niños prematuros con poca producción de leche y en casos de relactación (después de un tiempo sin amamantar, se quiere volver a intentar) o lactancia inducida (en casos de adopción). Si crees que puedes necesitarlos debe hablar con el pediatra o tu médico para que te asesore adecuadamente.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Tengo poca Leche ¿Qué puedo hacer?

Son muchas las mamis que están preocupadas porque creen que no tienen suficiente leche para alimentar a su bebé. Pero por norma general el pecho produce la cantidad de leche necesaria para el bebé, siempre y cuando el agarre sea correcto y la lactancia sea a demanda.

Si crees que estás produciendo poca leche puede deberse a:

El agarre del pecho o la posición del bebé no es adecuada. El pecho produce leche, pero el bebé no puede obtenerla con facilidad y no vacía las mamas, esto a la larga lleva a que disminuya la producción. En este caso es normal que salgan grietas y tengas dolor en las mamas. Debes corregir la posición y el agarre. (Para más información puedes leer ¿Cómo puedo saber que el bebé se ha agarrado bien al pecho?)

Si mientras está mamando el bebé apoya la cabeza en tu codo, para facilitarle el agarre tendrás que desplazar el pecho y aunque la succión sea fuerte tendrá que tirar del pezón causándote grietas y dolor, además a el bebé le costará obtener leche.

Si el bebé tiene frenillo lingual corto o no agarra bien gran parte de la areola, no succionará bien, obtendrá leche sólo al principio y tendrá que realizar un mayor esfuerzo para alimentarse, quedando insatisfecho. En este caso también pueden salirte grietas o sentir dolor.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

lactancia tandem

Si durante el embarazo seguiste con la lactancia materna, puedes seguir amamantando a los dos tras el parto. Esto se conoce como lactancia en tándem.

Es muy importante que durante los primeros días el recién nacido tenga preferencia en las tomas, para que reciba suficiente calostro. Transcurridos los primeros días sólo tendrás que darles el pecho a demanda y en exclusiva para que la producción se ajuste a las necesidades de los dos lactantes. Puedes amamantar a los dos a la vez o si lo prefieres, primero a uno y luego al otro, un pecho para cada uno o ir alternando. También hay madres que van poniendo límites al hijo mayor. La decisión es tuya.

Si vas a amamantar en tándem te interesa saber que:

-Al haber más estimulación aumenta la producción. Y el niño mayor evita que se congestionen los pechos.

-La leche sube antes.

-La lactancia en tándem requiere las medidas habituales de higiene.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

lactancia embarazo

Lactancia materna y embarazo ¿Hay que dejar la lactancia ante un nuevo embarazo?

Muchas mamás se preguntan si pueden seguir dando el pecho a su bebé si se quedan embarazadas. La respuesta es, sí. Sólo se debe suspender en caso de que se tengan antecedentes o amenaza de aborto, cuando exista riesgo de parto prematuro o si se trata de un embarazo múltiple.

Si te has quedado embarazada y quieres continuar con la lactancia te interesa saber que:

-La estimulación mamaria inducida por la succión del bebé afecta la liberación de oxitocina, hormona que produce contracciones uterinas. (Por eso debe evitarse en las situaciones arriba mencionadas). Puede ocurrir que mientras dure la toma notes contracciones suaves. Si te resulta muy molesto, puedes reducir la toma o interrumpirla.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

materna artificial mixta

Tips sobre Lactancia Materna, Artificial y Mixta

La lactancia materna es la más aconsejable ya que la leche de la mujer está compuesta de vitaminas, proteínas, defensas y células vivas que cubren todas las necesidades nutricionales del bebé y refuerzan su sistema inmunológico protegiéndolo de muchas enfermedades. Además, el contacto físico fomenta el vínculo afectivo y la leche siempre está lista, es gratis, está a la temperatura adecuada y es más digerible para el bebé.

El mejor momento para comenzar con la lactancia es tras el nacimiento, lo ideal es poner al bebé piel con piel con la madre y que el espontáneamente inicie la lactancia.

Al estimular el pecho con la succión se facilita la liberación de hormonas responsables de la subida de la leche. El calostro es lo primero que tomará el bebé hasta que se produzca la leche hacia el tercer día. Esta primera leche es rica en anticuerpos y protege al recién nacido de algunas infecciones.

La lactancia materna es ideal hasta los 6 meses y se puede alargar complementándola con otros alimentos hasta que la madre y el bebé quieran.