Lactancia

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

lactancia-nocturna

Son importantes durante los primeros días y semanas para el establecimiento de una adecuada lactancia y tienen, además, otras ventajas como son:

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

lactancia materna bebe

Ya hemos comentado que la leche varía a lo largo de la misma toma. Al principio de la tetada es más “aguada” para calmar la sed del bebé y preparar su estómago, y a medida que va saliendo aumenta la cantidad de grasas, de manera que las últimas fases de la toma son las que proporcionan el mayor aporte de calorías (como el postre) y le aportan la sensación de saciedad.

Por tanto, debemos permitir que el bebé mame hasta que quede satisfecho, y no retirarle del pecho aunque lleve tiempo en el mismo pecho, sólo el bebé sabe cuándo se ha quedado saciado.

Hay bebés que se agotan y necesitan pausas para descansar, si esto es así le ofreceremos de nuevo el pecho. Cada bebé tiene su propio ritmo de alimentación, como cada madre tiene su propio ritmo de salida de leche; la madre y su bebé se regulan entre sí. Hay bebés que maman durante 20 minutos y reciben la misma cantidad que otras/os en 4 ó 5 minutos.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

posturas-lactancia

Antes de dar el pecho ten a mano aquello que pienses que vas a necesitar como agua, cojines, toalla, etc. y lávate las manos antes de coger al bebé.

Primero prueba con la postura que te resulte más cómoda. Si optas por estar en la cama, sobre todo los primeros días después del parto o tras una cesárea, túmbate de lado apoyando sobre una almohada y/o cojín tanto tu cabeza como el hombro. Rodea al bebé con tu brazo y gíralo hacia tu pecho, eleva este brazo hacia tu cabeza y con el otro brazo dirígele su cuerpo hacia el tuyo, ya sabes: “ombligo con ombligo” o barriga frente a barriga. Si estás cansada relájate durante la toma y disfruta con tu hija o hijo.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

como-empezar-lactancia

Es recomendable ponerse al pecho al recién nacido lo más pronto posible tras el nacimiento, a poder ser la primera media hora. De esta manera, además de facilitar las contracciones del útero para disminuir la intensidad de la hemorragia tras el parto, se establece un buen reflejo de succión en el bebé y, a su vez, mediante la succión se estimula el pezón y hace que se produzcan las hormonas necesarias para producir leche. Por tanto, cuanto más te pongas al bebé en el pecho más leche producirás. Se aconseja alimentar al bebé a demanda, pero si es “dormilón” conviene despertarle para que haga por lo menos 7-8 tomas al día.

A demanda significa que mame cuando quiera, durante el tiempo que quiera y que lo haga de uno o de los dos pechos, como prefiera.

No es recomendable usar chupete las primeras semanas, por lo menos hasta que la lactancia se haya establecido adecuadamente. Asimismo, no se recomienda darle biberones de suero, agua, leche,… ya que alimentado al pecho no necesita ningún aporte suplementario y sólo contribuiría a confundirle.

La succión de la tetina es “como si se chupase el dedo” y la succión del pezón es a modo de “ventosa”, por tanto, el ofrecer los dos métodos complica el aprendizaje y favorece la elección del que requiere menos esfuerzo.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

mastitis

Es una infección en una zona de la mama, la mayoría de las veces ocurre por infección de leche retenida. Por eso es importante que no te quedes con congestión en el pecho en cada toma.

Se manifiesta con dolor, calor y enrojecimiento de una zona de la mama. Puede dar fiebre y malestar general con náuseas y vómitos.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

pechos hinchados

La acumulación de leche y el aumento de flujo sanguíneo para producir más leche es lo que provoca el que los pechos estén hinchados y duros. Puedes aplicarte hielo entre las tomas colocándote una bolsa de “guisantes congelados” rodeada por una toalla.

El calor local, aplicado antes de las tomas, facilita la salida de la leche, puedes aplicártelo con una ducha de agua caliente, paño caliente, bolsa de agua caliente,… e incluso antes de la toma puede ser útil vaciarte un poco el pecho manualmente.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

grietas pecho

La mejor prevención de las grietas en los pezones durante la lactancia es que la postura de la madre y del bebé sea correcta y sobre todo que su boca abarque la mayor parte de la areola.

Al empezar con la lactancia es posible que los pezones estén más sensibles, para que no lleguen a producirse grietas vienen muy bien las pezoneras de cera de abeja; puedes ponértelas desde el primer día como prevención.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

anticoncepciion-lactancia

Como ya te habrán aconsejado, es conveniente que evites las relaciones íntimas durante el primer mes después del parto.

Existe la creencia popular que durante el tiempo que se está dando el pecho no te puedes quedar embarazada. Esto es un error. De hecho, se han dado muchos casos de embarazos en este período de tiempo. Por eso, cuando inicies las relaciones recuerda que estos métodos NO son seguros:

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

medicamentos embarazo

Los medicamentos pasan a la leche materna, unos son perjudiciales para la criatura y otros no. Eso sólo lo sabe el personal sanitario. No te automediques y pregunta siempre.

Evidentemente todo tóxico llega a la leche materna y por tanto tu bebé toma también ese tóxico (pastillas, cocaína, alcohol, nicotina,…). No tomes tóxicos y pide siempre consejo al personal sanitario.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Alimentación de la madre durante la lactancia

No hay razones que justifiquen el “comer por dos”. Tu dieta debe ser variada y sana conteniendo leche y derivados, frutas frescas, verduras, cereales, legumbres, carne, pescado y abundantes líquidos.

Guíate por tu hambre y por tu sed. Durante la lactancia “quemas más” lo que contribuye a recuperar antes tu peso habitual.

Se sabe que casi todos los alimentos pueden modificar el sabor de la leche, pero al contrario de ser perjudicial es bueno porque así el bebé se acostumbra a nuevos sabores y cuando tenga que tomarlos no le resultarán “desconocidos”. Por tanto, salvo aquellos alimentos que te puedan sentar mal a ti no prescindas de aquello que te gusta y es sano. Deben evitarse o consumirse con moderación bebidas excitantes como el café, el té o bebidas de cola.