Sacar leche del pecho manualmente

¿Cuándo puedo empezar a usar un sacaleches?

Algunos expertos consideran que, si empiezas a extraerte leche para dársela al bebé utilizando un biberón demasiado pronto, antes de que este último se haya acostumbrado a la lactancia materna, el pequeño podría experimentar lo que se ha venido a denominar “confusión tetina-pezón” y decidir que el biberón es una opción más rápida y mejor que el pecho materno. Mientras que algunos bebés experimentan esta confusión otros no tienen ningún problema en hacer la transición del biberón al pecho.

Algunos especialistas en lactancia recomiendan empezar a sacarse leche desde el principio a fin de estimular y aumentar su producción. Puedes comenzar a extraerte manualmente tan pronto como nazca el bebé. La leche extraída durante los primeros 3-5 días contiene importantes nutrientes y anticuerpos ⇒ Calostro. Debes alimentar a tu recién nacido con una cucharilla o una jeringa de alimentación. La leche extraída después de 5 días puede ser almacenada para su uso posterior. Una vez que veas un aumento en la cantidad de leche extraída a mano, puedes comenzar a utilizar una bomba o extractor manual, uno que funcione con pilas o un extractor eléctrico. Los primeros intentos de bombeo pueden producir sólo la cantidad de leche suficiente para cubrir el fondo del recipiente de recolección. Paciencia. Al igual que la lactancia materna, la extracción de leche es una habilidad que mejora con la práctica.

Se ha demostrado que una combinación de extracción manual, masaje de pecho y bombeo de pecho estimula mejor la producción de leche que el bombeo de pecho solo.

Sacar leche del pecho

No hay necesidad de bombear en un horario establecido. Simplemente presta atención a tus pechos y extrae cuando te sientas llena o cuando sea conveniente. La frecuencia con la que te extraigas leche depende de tus necesidades y de las necesidades del bebé. Si el trabajo requiere que estés lejos de tu bebé durante más de seis horas al día, es posible que necesites extraerte leche varias veces al día para aliviar la sensación de plenitud de los senos y mantener el suministro de leche.

Si piensas reincorporarte al trabajo tras la baja maternal, es aconsejable que empieces a intentar sacarte leche unas dos semanas antes de la fecha de la reincorporación. Si esperas al último día, es posible que te frustres al comprobar que no siempre es fácil conseguir que el cuerpo responda adecuadamente a un extractor de leche, que no es, ni de lejos, tan suave ni tan acogedor como tu bebé. De hecho, es probable que tengas que tener paciencia y que necesites un poco de práctica para producir leche sin la ayuda de tu bebé. También es posible que este último necesite su tiempo para habituarse a tomar leche en biberón.

Dependiendo de la intensidad del flujo de la leche, algunas mujeres pueden llenar un biberón en una sola sesión de extracción de leche, mientras que otras necesitan dos o tres (y a veces más) sesiones de extracción para poderlo llenar.

Por frustrante que pueda parecer la extracción de leche al principio, darle al bebé un biberón de leche materna puede permitir que te tomes un merecido descanso y a tu pareja u otros miembros de la familia participar en la gratificante y tierna experiencia de alimentar al bebé. También te permitirá seguir proporcionando leche materna a tu pequeño cuando tengas que reincorporarte al trabajo. ⇒ Recomendaciones para la Conservación de la Leche Materna

🔆 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!