Varicela en el embarazo: ¿Qué consecuencias tiene para la madre y el niño?

La varicela es una enfermedad infecciosa que afecta especialmente a los jóvenes. En los niños, el virus no representa un peligro para la salud. Pero para las mujeres embarazadas y sus bebés, existen riesgos.

Embarazo y varicela: ¿Cuáles son los riesgos para la madre y el bebé?

Fiebre, picores, gran cansancio... no hay duda de que tu hijo tiene varicela. Altamente contagiosa, esta enfermedad infecciosa es común y no es grave durante la infancia. El 90% de la población es inmune a la varicela después de los diez años. Sin embargo, cuando una mujer embarazada la contrae, existen riesgos para su salud y la del feto.

Varicela y embarazo: ¿Cuáles son los peligros?

Si una futura madre tiene varicela durante el embarazo, puede correr el riesgo de sufrir problemas respiratorios, incluida la neumonía. El principio y el final del embarazo son los períodos más peligrosos para el feto, ya que la madre puede transmitirle el virus. Durante los primeros seis meses de embarazo, se conoce como varicela congénita. Es probable que el bebé desarrolle malformaciones como defectos cutáneos, oculares, neurológicos y musculoesqueléticos. Cuando la madre contrae la varicela unos días antes o después del parto, se denomina varicela neonatal. Entre estos dos períodos, la varicela es inofensiva tanto para la madre como para el bebé.

¿Qué precauciones debo tomar para protegerme de la varicela?

La varicela se transmite por vía respiratoria, cuando una persona tose o estornuda contagia el virus. El pecho, el estómago, el cuello o la espalda son los primeros lugares donde aparece la erupción. Los granos pueden entonces cubrir todo el cuerpo, incluyendo la cara y el cuero cabelludo. Aunque el picor parezca insoportable, hay que abstenerse de rascarse en la medida de lo posible, para evitar las cicatrices en el cuerpo o la cara.

Uno o dos días antes de que aparezcan las primeras ampollas, una persona con varicela ya es contagiosa. Durante aproximadamente una semana, la varicela sigue siendo contagiosa. Cuando las vesículas empiezan a secarse y a formar costras, la persona ya no es contagiosa.

Si una mujer quiere ser madre, es aconsejable que se vacune contra la varicela. Una vez embarazada, ya no puede ser inmunizada, ya que la vacuna no está recomendada durante el embarazo.

Otra precaución: Evitar el contacto con una persona que tenga varicela. Si la futura madre nunca ha tenido varicela de pequeña, no debe estar en la misma habitación que una persona con varicela. Por tanto, si ya es madre y su hijo enferma, es mejor que se mantenga alejada hasta que el niño deje de ser contagioso.

¿Qué hacer si se entra en contacto con alguien que tiene varicela?

La primera pregunta que hay que hacer es: ¿tuviste varicela de pequeña? Si no lo recuerdas, puedes consultar tu historial médico o llamar a tus padres y preguntarles.

Si nunca ha tenido varicela, consulta inmediatamente a tu médico. Para confirmar si eres inmune o no, el médico de cabecera te recetará una prueba serológica (análisis de sangre). Si no eres inmune a la varicela, hay dos tratamientos posibles: Una inyección de anticuerpos específicos contra la varicela o un medicamento antiviral.

Artículos relacionados

  1. Rubéola - ¿Cómo puede afectar al embarazo?
  2. Vacunación durante el embarazo, lo que necesitas saber

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños