Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

varicela

¿Qué es la varicela? ¿Cómo se puede prevenir? Síntomas y tratamiento.

La varicela es una infección altamente contagiosa causada por el virus varicela-zoster. Por lo general, es una enfermedad leve que dura poco tiempo en niños sanos. Sin embargo, puede ser grave en adultos y puede causar complicaciones graves.

Los síntomas de la varicela toman entre 10 y 21 días (de 14 a 16 días en promedio) para mostrarse después de la infección. Esto se conoce como el período de incubación. El tiempo más contagioso es de uno a dos días antes de que aparezca el sarpullido, pero continúa siendo infeccioso hasta que todas las ampollas hayan formado costras.

Síntomas de la varicela

La varicela causa una erupción de manchas rojas y con comezón que se convierten en ampollas llenas de líquido. Luego se secan y forman costras, que finalmente se caen.

Algunos niños tienen solo algunos puntos, pero en otros pueden cubrir todo el cuerpo. Es más probable que aparezcan manchas en la cara, las orejas y el cuero cabelludo, debajo de los brazos, en el pecho y el vientre y en los brazos y las piernas.

También pueden tener fiebre leve y sentirse generalmente mal.

La varicela se propaga rápida y fácilmente a través de la tos y el estornudo de una persona infectada.

Prevención y Tratamiento

Para prevenir la propagación de la infección, mantén a los niños fuera de la guardería o la escuela hasta que todas las ronchas saquen costra.

La varicela es más contagiosa de uno a dos días antes de que comience la erupción y hasta que todas las ampollas hayan formado costras (generalmente de cinco a seis días después del comienzo de la erupción).

No hay cura o tratamiento específico para la varicela. El tratamiento está dirigido a aliviar los síntomas.

  • Dale al niño mucho líquido (agua).
  • Usa paracetamol para aliviar la fiebre y malestar general.
  • Los baños, la ropa holgada y cómoda y la loción de calamina pueden aliviar la picazón. Las almohadillas de gasa empapadas en bicarbonato de soda y agua que luego se colocan sobre las llagas pueden calmar el picor por un tiempo.

Trata de evitar que tu hijo se rasque o frote las ampollas ya que esto aumentará el riesgo de cicatrices. Es difícil para los niños hacer esto, así que denles muchos elogios y aliento. Las distracciones, como la televisión, son buenas para despejar la mente del picor. Informa a la escuela o guardería que el niño está enfermo en caso de que otros niños estén en riesgo. No lleves al niño a la guardería o colegio hasta que la última ampolla se haya secado.

Mantén a tu hijo alejado de cualquier persona que esté embarazada o tratando de quedar embarazada. Si el niño tuvo contacto con una mujer embarazada justo antes de que se enfermara, informa a la mujer sobre la varicela (y recomiéndale que consulte a su médico o matrona). En las mujeres que nunca han tenido varicela, contraer la enfermedad durante el embarazo puede causar un aborto espontáneo o el bebé puede padecer síndrome de varicela congénita.

La varicela en los niños se considera una enfermedad leve, pero es normal que el niño se encuentre mal e irritable.

Calendario Común de Vacunación Infantil