pies bebes

¿Cómo cuidar los pies de los niños? - ¿Cómo elegir el calzado infantil adecuadamente? - Pies planos

Los pies de los niños deben de cuidarse muy bien desde el principio para ahorrar futuros problemas en la edad adulta. La mayoría de los bebés nacen con pies sanos y normales, y un buen cuidado durante sus años de crecimiento debería mantenerlos así.

Cuidando los pies de tu bebé

Hay muchas cosas que puede hacer para ayudar a mantener los pies de tu bebé en buenas condiciones.

Los bebés desarrollan músculos pataleando y retorciéndose, así que mantén sus piernas libres para que puedan estar activas, no restringidas por ropa de cama excesivamente apretada, botines, polainas o cualquier otra cubierta en los pies.

Cuando tu bebé comience a gatear, puede hacerlo descalzo. Esto ayudará a que sus pies y dedos de los pies se desarrollen normalmente. No es necesario ponerle ningún tipo de calzado a menos que haga frío o que gatee en una zona exterior.

Es importante verificar regularmente que los calcetines y calzado de tu bebé calcen bien porque los bebés crecen muy rápido y las cosas se le quedan estrechas enseguida. Algo que le queda holgado una semana puede quedarle apretada a la siguiente, especialmente si se encoge en el lavado. Los lazos (ligas, cordones) del calzado deben estar lo suficientemente sueltos como para permitir una buena circulación sanguínea.

Lava los pies del niño todos los días con agua y jabón. Seca bien, especialmente entre los dedos de los pies, la humedad favorece la salida de hongos.

Cuando el bebé comienza a caminar

La mayoría de los niños comienzan a caminar entre los 8 y 18 meses de edad. Algunos están física y emocionalmente listos para ese primer paso mucho antes que otros, cada bebé lleva su ritmo, así que no te preocupes: las piernas y los pies se desarrollan mejor cuando los bebés aprenden a caminar a su propio ritmo. Los andadores no son necesarios, y en realidad pueden dificultar que un bebé aprenda a caminar.

Cuando tu hijo comience a caminar, es posible que tenga la tendencia de hacerlo sobre los dedos de los pies, o con los dedos de los pies hacia adentro o hacia afuera. Esto es bastante común.

Debes buscar el consejo de tu médico o enfermero si tu hijo:

  • Gira un pie hacia adentro o hacia afuera mucho más que el otro.
  • A los 18 meses no ha comenzado a caminar.
  • También debes consultar con un médico si tu hijo ha estado caminando bien, pero luego comienza a cojear, caminar con dificultad o se niega a caminar.

La mayoría de los niños son naturalmente activos. Deja que tu hijo camine a su propio ritmo y solo todo lo que le apetezca y hasta que se canse. Si se queja de dolores en las piernas y los pies, es posible que sea por el esfuerzo de todo el día. Sin embargo, si se queja de dolor cada vez que camina, consulta con el médico.

Cómo elegir los zapatos correctos

El objetivo principal de los zapatos es proteger los pies de la superficie sobre la que camina. Un bebé que aún no está caminando no necesita zapatos. Incluso los niños pequeños generalmente no necesitan zapatos mientras se muevan dentro de casa.

Una vez que tu hijo comience a caminar fuera del entorno protegido de la casa, necesitará zapatos para proteger sus pies. Los zapatos ajustados y no adecuados pueden provocar deformidades en los pies, por lo que es importante que tenga zapatos que le queden bien desde el principio.

Consejos para comprar zapatos adecuados a los niños:

Los zapatos deben ser del largo, la profundidad y la profundidad adecuados. Para asegurarse de que la dimensión sea correcta, es una buena idea medir los pies de tu hijo cada vez que compres zapatos.

Los zapatos deben ser ligeros, flexibles y ajustarse de manera segura en los pies. Elije un par con un cierre que sujete el talón en su posición y evite que el pie se deslice hacia adelante: los cordones o una correa con una hebilla son los mejores.

El borde interno del zapato debe ser lo más recto posible, y la punta del zapato debe ser lo suficientemente ancha y profunda para que le quepan cómodamente todos los dedos de los pies. Evita los zapatos cónicos: una puntera redonda permitirá más espacio que uno puntiagudo.

La copa del talón del zapato debe ser firme, para que el talón se acomode directamente dentro del zapato. Los tacones no deben ser demasiado altos, ya que esto puede hacer que el pie se deslice hacia adelante y estruje los dedos de los pies.

El zapato debe tener una suela que ofrezca protección sin ser demasiado gruesa, y relativamente lisa para que el zapato no 'agarre' el piso y cause tropiezos.

Evita los zapatos hechos de materiales sintéticos, ya que los pies de los niños sudan y necesitan poder respirar.

Los niños no siempre se quejan cuando los zapatos comienzan a sentirse apretados, por lo que es importante que revises con regularidad que los zapatos se ajustan adecuadamente. Asegúrate de que haya un espacio de 1 cm entre el dedo más largo y el extremo del zapato. Si no es así, es hora de comprar un nuevo par de zapatos.

Pies planos en niños

Muchos niños tienen los pies planos, porque el arco/puente se desarrolla a medida que el niño crece. El arco debe desarrollarse a los 10 años.

¿Qué causa los pies planos?

La mayoría de los niños con pies planos tienen lo que se llama 'pies planos flexibles', lo que significa que tienen ligamentos muy flexibles en sus pies.

Los pies planos flexibles son causados ​​por el reblandecimiento de los ligamentos que mantienen unidos los huesos.

Antiguamente, se pensaba que tener los pies planos causaba muchos problemas en los pies. Pero ahora se sabe que las personas con pies planos no tienen más problemas en los pies que las que no.

Sin embargo, los pies planos que son rígidos, en lugar de flexibles, pueden ser dolorosos y necesitar tratamiento.

Tratamiento de pies planos

La mayoría de los niños con pies planos no necesitan tratamiento. A veces se usan plantillas en niños mayores que tienen dolor en los pies, pero estos niños tienden a tener otros problemas además de los pies planos.

Para los niños con pies planos flexibles y sin otros problemas en los pies, las plantillas no son necesarias.

Recuerda, si crees que tu hijo puede tener un problema con los pies o dificultad para caminar, consulta al médico.

¿Cuándo caminará mi bebé?

Comparte este artículo!