¿Debo perder peso antes del embarazo?

Si está intentando quedar embarazada, aquí tienes algunas razones por las que puedes considerar la posibilidad de perder peso antes de quedarte embarazada:

El sobrepeso no sólo puede dificultar la concepción, sino que quedarse embarazada con sobrepeso puede aumentar el riesgo de complicaciones en el embarazo, como la diabetes gestacional, una enfermedad que aumenta la cantidad de glucosa en el cuerpo porque no se produce suficiente insulina. La diabetes gestacional no sólo puede hacer que tu bebé tenga un mayor peso al nacer (lo que hace que el parto sea más difícil y arriesgado), sino que también puede aumentar la probabilidad de parto prematuro y preeclampsia.

¿Cómo puedo perder peso de forma segura antes de quedarme embarazada?

Aunque tengas que perder una cantidad considerable de peso, no es el momento de empezar a hacer dietas de choque, saltarse comidas o reducir drásticamente la ingesta de calorías. Por el contrario, restringir la ingesta de alimentos con peligrosas modas dietéticas puede privar a tu cuerpo de nutrientes esenciales y provocar una caída del estado de ánimo y de los niveles de energía.

En su lugar, se recomienda que hables con tu médico o ginecólogo antes de hacer cambios en tu dieta y niveles de ejercicio. Es posible que te recomienden el asesoramiento de un nutricionista de antemano para que tengas las máximas posibilidades de encontrar una dieta preembarazo satisfactoria.

Algunas de las formas prácticas más obvias de perder peso antes de quedarse embarazada pueden ser:

🤰🏻👶🏻🎁 Crea tu lista de nacimiento y actualízala siempre que quieras. Comparte tu lista con familiares y amigos para que puedan acertar con el regalo que necesitas â‡“⇓⇓lista de nacimiento bebe 

Planificación de las comidas - Echa un vistazo a las comidas que consumes y trata de reducir la ingesta de calorías o el tamaño de las porciones, al tiempo que mantienes una dieta equilibrada con todos los principales grupos de alimentos. La planificación de las comidas es una forma estupenda de asegurarse de que estás comiendo lo adecuado, pero también puede ayudarte a reducir los gastos y a gestionar tus presupuestos de forma más eficiente.

Si estás ganando peso, es probable que algunos de sus alimentos no sean los más apropiados en términos de contenido de grasa y niveles de calorías. Piensa en algunos cambios sencillos que puedes hacer para reducir tu consumo total de calorías, pero asegurándote de que sigues consumiendo una cantidad razonable de calorías para obtener energía. Por ejemplo, cambia ese paquete de patatas fritas por una o dos tortitas de arroz, o cambia los tentempiés azucarados por fruta o yogur, que pueden satisfacer tus antojos de dulces a la vez que son mejores para tu salud en general.

Para empezar a perder peso, intenta aumentar tu nivel de ejercicio, moviéndote más y participando en actividades que aumenten tu ritmo cardíaco y te ayuden a quemar calorías. Podrías considerar la posibilidad de caminar a paso ligero por tu barrio, nadar unos cuantos tramos de piscina cada mañana o practicar un poco de yoga relajante como buen punto de partida. Se recomienda empezar despacio y aumentar gradualmente los niveles de actividad para evitar lesiones o sobreesfuerzos.

Si tu dieta no es buena, otro factor importante a la hora de prepararte para concebir es añadir a tu dieta una vitamina prenatal y ácido fólico, normalmente en forma de suplemento. Así te asegurarás de obtener los principales nutrientes que, de otro modo, podrían faltar en tu dieta. Para una dieta ideal antes del embarazo, debes mantener altos los niveles de hierro, vitamina D y vitamina C. Los alimentos ricos en estos nutrientes suelen ser también opciones más saludables.

Reducir el peso no sólo puede ayudar a mejorar las posibilidades de quedarse embarazada en primer lugar, sino que mejorar tu salud física y mental en general puede ayudar a tu cuerpo a afrontar mejor los retos físicos del propio embarazo.

No te excedas, ve paso a paso y da esos primeros pasos para preparar tu cuerpo para el embarazo y el parto.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños