¿Por qué los bebés lloran más de noche?

Una cosa es saber que todos los bebés lloran. Otra cosa es estar despierto hasta las cuatro de la mañana por quinta noche consecutiva, meciendo a un recién nacido que no parece capaz de dormir más de media hora. La falta de sueño y la preocupación por la salud de los bebés pueden hacer que los padres entren en pánico.

Llanto normal

Los bebés recién nacidos suelen tener ciclos cortos de sueño y vigilia durante todo el día, pero es posible que notes que parecen estar más alerta por la noche. Si has hecho un viaje largo en avión, es probable que el jet lag haya alterado el horario normal de sueño y vigilia de tu cuerpo. Puede ser útil imaginar que tu recién nacido llega en una condición similar. Durante el embarazo, tu movimiento ayudó a acunar al bebé para que se durmiera en el útero. Es posible que notaras más movimiento cuando te acostabas, en parte porque la falta de movimiento hacia despertar al bebé de un letargo.

El llanto y las molestias suelen alcanzar su punto máximo en torno a las 4-6 semanas. Alrededor de los 3 ó 4 meses, la mayoría de los bebés se acostumbran a dormir durante más tiempo. ⇒ Comportamiento del sueño en recién nacidos de 0 a 3 meses

Cuando tu bebé llore, intenta primero comprobar si hay signos de:

  • Hambre.
  • Pañal sucio.
  • Demasiado calor.
  • Demasiado frío.
  • Fiebre.
  • Gases.

Si no puedes identificar las causas obvias del malestar, es posible que tu bebé simplemente necesite que lo cojan en brazos. El tacto y el confort son esenciales para un desarrollo saludable.

Cólicos del lactante

Un fenómeno temido de todos los padres, el cólico, que es cuando tu bebé llora durante:

Más de 3 horas al día. Más de 3 veces a la semana, y El patrón se mantiene durante más de 3 semanas.

Es difícil señalar una causa definitiva para los cólicos del lactante. A algunos bebés les cuesta más que a otros adaptarse a la vida fuera del útero. Otros pueden reaccionar mal a algo que haya comido la madre (la leche materna puede tomar sabores de la dieta de la madre, y algunos alimentos pueden provocar gases en un recién nacido incluso a través de la leche materna).

Dolor en bebés

Si tu bebé llora más fuerte de lo habitual y has descartado algunas posibilidades obvias, es posible que tengas que indagar un poco. Algunas situaciones son raras pero graves, y merece la pena buscar señales de alarma:

  1. Problemas para respirar. Probablemente, como tu bebé no para de llorar, sus pulmones funcionan bien. Pero si notas que a tu bebé le cuesta coger aire, que aletea las fosas nasales o que utiliza mucho los músculos del pecho, o si su boca o su lengua se vuelven azuladas, llama al pediatra o al servicio de emergencias.
  2. Abdomen hinchado y rígido. La meningitis, las obstrucciones u otras afecciones pueden provocar este síntoma.
  3. Fiebre de más de 38 grados. Los médicos se toman muy en serio la fiebre en los recién nacidos, ya que puede aparecer tanto por afecciones leves como muy graves.
  4. Ocurre más de lo que se piensa que un mechón de pelo puede envolver con mucha fuerza el dedo de la mano o del pie de un bebé. El pelo puede cortar el riego sanguíneo y provocar dolor y lesiones en el dedo afectado. Además, un solo pelo no es inmediatamente aparente, por lo que es comprensible que sea difícil de notar hasta que le duele al bebé lo suficiente como para hacerle llorar.

Qué hacer con un bebé que llora

Leerás opiniones diferentes sobre casi todos los aspectos de la crianza. Puede ser muy frustrante lidiar con las expectativas de tu familia o incluso de un total desconocido sobre cómo "deberías" cuidar a tu bebé.

Dicho esto, está bien delegar. No eres un mal padre o madre si necesitas ausentarte una o dos horas y dejar que tu pareja u otro adulto de confianza cuide del bebé. Tampoco vas a perjudicar a tu bebé si lo dejas en un lugar seguro, como la cuna, durante unos minutos para poder ir al baño o recogerte.

Algunas herramientas que los padres utilizan para calmar el llanto del bebé son:

  • Mecerlo.
  • Envolverlo en un fular.
  • Ruido blanco
  • Paseo en el coche.
  • Hacer la habitación más oscura y silenciosa (algunos bebés lloran cuando están sobreestimulados).
  • Cantar o susurrar cosas tranquilizadoras al bebé.
  • Ofrécele el pecho o un chupete para que se reconforte.
  • Toma descansos cuando lo necesites y recuerda que esta fase no durará siempre.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!