Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

¿Cómo hablarle a un niño sobre la muerte?

¿Cómo responder a un niño cuando pregunta sobre la muerte?

Como padre, inevitablemente, un día te enfrentarás a la famosa pregunta de tu hijo "¿Qué es la muerte?". Y como no es fácil encontrar las palabras adecuadas a continuación te damos unos consejos.

La muerte, un tema inevitable de la vida

Hablar de la muerte es complicado, incluso doloroso, porque pone en juego nuestra relación personal con la muerte, con la vida, con el cuerpo, con nuestras referencias culturales y religiosas, con nuestra propia vulnerabilidad y con nuestra impotencia para prevenirla.

Sin embargo, la muerte es una parte integral de la vida y cuando tenemos hijos, llegará un día en que el niño hará preguntas al respecto, ya sea sin razón aparente o porque la familia se enfrentará a la muerte de un animal o de un ser querido. Es preferible haber conversado sobre el tema con el niño antes de encontrarse en una situación de duelo, ya que así se evita la carga emocional que puede ser perjudicial para la percepción y comprensión de esta noción.

En resumen, como padre de familia, ten en cuenta que debes pensar en ello desde el principio, ya que el tema de la muerte puede surgir desde el jardín de infancia.

¿A qué edad comienza un niño a preguntarse sobre la muerte?

Es alrededor de los 3 o 4 años que el niño puede empezar a hacer preguntas, a menudo basadas en un hecho real (por ejemplo, un pájaro encontrado muerto en el jardín) o porque alguien ha sacado a relucir la muerte de alguien delante de él, o porque un pequeño amigo le ha hablado de ello.

Pero en lo que respecta a la comprensión del fenómeno, antes de los 6 años, aunque tenga curiosidad y haga preguntas, el niño no tiene ninguna comprensión intelectual de la muerte y sobre todo no comprende su lado irreversible (la percibe como un acontecimiento pasajero), ni su lado universal (no puede concebir que todos mueran un día).

Los niños pequeños también tienen una visión de la muerte a través del juego o a través de dibujos animados y vídeos, donde la mayoría de las veces los muertos vuelven a la vida, lo que sólo refuerza su dificultad para integrar el "para siempre".

Además de esto, hay dos formas de pensar que son específicas de esta etapa del desarrollo: el "pensamiento mágico" y el sentimiento de "omnipotencia" en los niños pequeños, que tienden a creer que son responsables de todo lo que sucede a su alrededor y que pueden controlarlo todo. Por lo tanto, pueden ejercer este pensamiento sobre un poder de vida y muerte.

Sólo entre los 6 y 10 años el niño comienza a darse cuenta de que la muerte es universal, permanente e irreversible.

Por último, es en la preadolescencia y la adolescencia donde surgirán profundas preguntas existenciales. Además, la muerte es un tema recurrente y privilegiado entre los adolescentes, que en esta etapa tienen una conciencia íntima de su propia mortalidad. La muerte puede incluso convertirse en una fuente de fascinación (sólo hay que mirar los temas de las series y películas que tienen éxito en este grupo de edad).

En cualquier caso, no te preocupes, podemos hablar de la muerte a cualquier edad, adaptando nuestro discurso. 

Hablar de la muerte antes de los 6 años

Para los niños más pequeños, es mejor confiar en la observación del "ciclo de vida y muerte" en la naturaleza. Por ejemplo, la metáfora de las hojas de los árboles con los brotes que eclosionan en primavera, las hojas verdes en verano, las hojas que se vuelven amarillas en otoño y luego mueren y se caen. Todos estos son ejemplos naturales que ilustran el ciclo de la vida y la muerte.

Para responder a las preguntas sobre la muerte de tu hijo pequeño, debes elegir cuidadosamente tus palabras, usar términos simples y muy concretos, hablar con tacto, autenticidad y franqueza, y, sobre todo, no evitar responderle, aunque a veces signifique admitir que no sabes... Pero sólo porque no lo sepamos, no significa que no debamos hablarlo.

Tampoco debes dudar en preguntar al niño sobre lo que percibe o ha comprendido. En general, es importante no ocultar la realidad de la muerte a los niños.

Hablar con tu hijo sobre la muerte entre los 6 y 10 años

A esta edad, el niño ha adquirido el "principio de realidad". Es más capaz de entender la noción de la muerte, de las generaciones sucesivas... Las posibles causas de muerte, las creencias religiosas, la vida después de la muerte, etc., se hablan más adelante.

Pero más allá del tema de la muerte (¿por qué? ¿Cómo?), responder a las preguntas sobre la post-muerte es muy complicado porque toca las nociones de creencias, religión, fe...

Puede ser juicioso, una vez más según el grado de madurez y razonamiento del niño, explicarle que nadie sabe realmente lo que pasa después, pero que hay varias interpretaciones posibles dándole algunos ejemplos, según esta o aquella cultura/religión (la eternidad del alma, la resurrección, la reencarnación... o un fin puro y simple).

Algunos ejemplos de preguntas/respuestas sobre la muerte

¿Por qué morimos?

"Uno muere naturalmente cuando es muy viejo porque el cuerpo se desgasta y ya no funciona; este es el ciclo de la vida (como las hojas de los árboles): uno nace, crece, se convierte en una gran persona, envejece y muere. Pero puede suceder que muramos antes de ser viejos porque tenemos una enfermedad grave que no se puede curar o porque tenemos un accidente".

¿Qué pasa cuando mueres?

"El corazón deja de latir y todo nuestro cuerpo deja de funcionar: no podemos respirar, el cerebro no funciona, no sentimos nada".

¿Vas a morir?

"Todo muere un día, ya sean plantas, animales o humanos, es parte de las reglas de la vida. Yo también voy a morir, pero será dentro de mucho tiempo cuando sea muy viejo. Pero por ahora, estoy aquí contigo, en gran forma y salud y tenemos muchas cosas hermosas para vivir juntos".

¿Y cuándo morimos, desaparecemos para siempre?

"El cuerpo desaparece, pero la persona que murió sigue existiendo en nuestros corazones y en nuestros recuerdos, cada vez que pensamos en ella, hablamos de ella, miramos fotos".

Los dos errores que no hay que cometer cuando se habla de la muerte de un niño

No respondiendo a sus preguntas (para "protegerlo" sino porque nos sentimos incómodos con el tema o porque no tenemos las respuestas).

Minimizar el tema, intimidar al niño, aplazar las respuestas (sin responderlas finalmente): esto se suma al misterio que rodea a este tema que, sin embargo, forma parte integrante de la vida y abre el camino a interpretaciones, fantasías (y a los niños no les falta imaginación), que a menudo son fuentes de ansiedad.

Palabras y expresiones que no debes usar

  • "Dormirse" porque tu hijo pequeño puede equiparar el sueño con la muerte y puede desarrollar un miedo a irse a la cama.
  • "Irse", "marcharse" porque el niño esperará a que la persona regrese cuando se produzca el duelo en la familia, y/o desarrollará un síndrome de ansiedad cada vez que te vaya unos días.
  • "Vivir en el cielo" que no tiene una realidad objetiva para el niño.

¿Cómo reaccionar si el tema aparece a menudo en las preguntas de mi hija/hijo?

Esto se explica porque tu hijo no obtuvo todas las respuestas que esperaba, y realmente hay que seguir estando abierto y dispuesto para hablar de ello, aunque signifique obtener apoyo de un abuelo, por ejemplo, o utilizar "herramientas" muy útiles como los libros que tratan este tema. La buena noticia es que ahora hay muchos libros infantiles que tratan de la muerte.

Los libros, un apoyo para hablar de la muerte

Los libros están escritos profesionalmente y cubren una amplia gama de temas y sirven de ayuda y apoyo tanto para los padres como para los niños.

Los niños suelen estar atentos a la historia que se les cuenta, y a menudo se identifican con los personajes principales. Este fenómeno de identificación y de retroceso permite al niño elegir distanciarse y/o proyectarse según el estado psicoafectivo en el que se encuentre en el momento de leer la historia.

Sin embargo, es más efectivo, con los niños más pequeños, leerles libros con imágenes en lugar de leerles cuentos sólo con palabras.

De hecho, los niños pequeños son particularmente sensibles a las imágenes, colores y símbolos que les permiten integrar mejor ciertas nociones sensibles, como la muerte.

En la práctica, la lectura de estos libros se puede hacer sin comentarios, dejando que el niño pequeño haga preguntas (o no) y a su propio ritmo. Las preguntas a veces vienen fuera del tiempo de lectura.

También es muy importante observar cuidadosamente las reacciones del niño a la primera lectura, incluso si esto significa dejar el libro a un lado por un tiempo y/o dejar que el niño decida si debe releer el libro o no.

¿Qué pasa si el niño habla a menudo de la muerte?

Que un niño haga preguntas sobre la muerte no es nada preocupante, a menos que se convierta en invasivo, obsesivo, e impacte en la vida diaria de tu hijo (interrumpiendo su comportamiento, o su sueño, por ejemplo). Las causas de una obsesión patológica con la muerte pueden ser numerosas. Un niño puede desarrollar una patología relacionada con cosas que no se han dicho sobre la muerte en su historia, como la muerte de un hermano o hermana mayor cuya existencia se ha ocultado cuidadosamente al niño.

Además, si las preguntas son recurrentes y perturban la vida de tu hijo, es importante ir a ver a un psiquiatra o psicólogo para identificar el origen, tratar, aliviar al niño (y a sus padres).

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!