Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

crianza consciente, crianza respetuosa

¿Tienes niños pequeños en casa? Si te sientes un poco fuera de control y necesitas alguna orientación adicional, no está sola/o.

Sin embargo, entre todos los accidentes por ir al baño, despertarse temprano por la mañana, peleas entre hermanos y esperar en la cola de recogida preescolar, seamos honestos: probablemente no te quede tiempo para leer libros de paternidad llenos de consejos.

Al mismo tiempo, muchas personas están incorporando la atención plena a su filosofía de crianza. Es posible que esta útil estrategia no sea una mala idea, por lo que a continuación te ofrecemos un breve resumen sobre la crianza consciente y por qué puede valer la pena tomarse un momento extra para respirar la próxima vez que enfrentes una de tantas situaciones cotidianas.

Lo que significa ser madre / padre de forma consciente

Por sí solo, la atención plena es una práctica de vivir el momento. Significa que eres consciente de dónde estás en el mundo, qué estás pensando y cómo te sientes por dentro y por fuera.

No solo eso, sino que la atención plena también se trata de mirar el mundo, tu mundo, con menos juicio y más aceptación. La idea de llevar la conciencia al momento presente es el núcleo de la meditación budista, y se ha practicado y estudiado durante siglos. La idea de la paternidad consciente específicamente ha estado presente desde 1997.

El objetivo de llevar la atención plena a la crianza de los hijos es responder cuidadosamente a los comportamientos o acciones de tu hijo en lugar de simplemente reaccionar. Trabajar para tener aceptación para tu hijo y, a su vez, para ti mismo. Cultivar la relación de esta manera puede ayudar a fortalecer el vínculo y generar otros beneficios.

Esto no quiere decir que ser un padre atento siempre signifique pensar positivamente. Recuerda: la crianza de los hijos nunca será todo luz y sonrisas.

En cambio, se trata de involucrarse realmente en el momento presente y no dejar que las emociones o el trauma del pasado o del futuro coloreen la experiencia o, lo que es más importante, las reacciones.

Factores clave de la crianza consciente

Gran parte de lo que se puede encontrar escrito sobre la crianza consciente se centra en tres cualidades principales:

  • Conciencia y atención en el momento presente.
  • Intencionalidad y comprensión del comportamiento.
  • Actitud - sin prejuicios, compasiva, aceptando - en respuesta.

Todo esto suena bien, pero ¿qué significa exactamente?

Para desglosarlo aún más, la mayoría de las ideas de crianza consciente implican estas habilidades:

  • Escucha. Esto significa realmente escuchar y observar con toda la atención. Esto puede requerir una gran cantidad de paciencia y práctica. Y escuchar se extiende al medio ambiente. Disfruta de todo: las vistas, los olores, los sonidos que te rodean a ti y a tu hijo.
  • Aceptación sin prejuicios.  Afrontar la situación sin juzgar sus sentimientos o los sentimientos de tu hijo. Lo que simplemente es. El no juzgar también implica dejar ir las expectativas poco realistas de tu hijo. Y, al final, esta es la aceptación de "lo que es" ese es el objetivo.
  • Conciencia emocional. La concientización sobre las interacciones parentales se extiende desde el padre al niño y viceversa. Modelar la conciencia emocional es clave para enseñarle a tu hijo a hacer lo mismo. Siempre hay emociones que afectan las situaciones, ya sea que se formaron hace mucho tiempo o que sean más fugaces.
  • Autorregulación. Esto significa no dejar que tus emociones desencadenen reacciones inmediatas, como gritos u otros comportamientos automáticos. En resumen: es pensar antes de actuar para evitar una reacción exagerada.
  • Compasión. Es posible que no estés de acuerdo con las acciones o pensamientos de tu hijo, pero la crianza consciente anima a los padres a tener compasión. Esto implica ser empático y comprender la posición del niño en el momento. La compasión también se extiende a los padres, ya que en última instancia hay menos autoculpabilidad si una situación no resulta como esperabas.

Beneficios de la crianza consciente

Hay una multitud de estudios que han analizado los posibles beneficios relacionados con la atención plena y la atención parental. Para los padres, estos beneficios pueden incluir la reducción del estrés y los trastornos del estado de ánimo, como la depresión y la ansiedad.

  • Para los niños, la crianza consciente puede ayudar con la toma de decisiones sociales. Por lo tanto, la comprensión y aceptación de las emociones que promueve este tipo de crianza puede ayudar a los niños a trabajar en esta importante habilidad de la vida desde una edad muy temprana.
  • La crianza consciente puede incluso reducir el maltrato potencial, como el abuso físico.
  • Mejora la comunicación entre padres e hijos.
  • Reduce los síntomas de hiperactividad.
  • Mejora la satisfacción de los padres.
  • Disminuye la agresión.
  • Disminuye los sentimientos de depresión.
  • Disminuye el estrés y la ansiedad.
  • Promueve una mayor participación de los padres en general.
  • Hace que la crianza parezca que requiere menos esfuerzo.

Ejemplos de crianza consciente

El bebé no duerme

Tómate un momento para respirar. Es posible que tus pensamientos vaguen a todas las noches anteriores cuando se resistió a dormir. Es posible que te preocupe que nunca vuelvan a dormir, o que nunca tengas tiempo para ti sola/o. Tus emociones pueden crecer como una bola de nieve. Pero, de nuevo, respira. Estás en esto. Y tienes esto.

Realiza una pausa para comprender tus emociones, todas son normales. ¿Te sientes enojada o frustrada? Reconoce esto sin juzgarte a ti misma. Haz una pausa nuevamente para comprender y aceptar que muchos bebés tienen problemas para dormir toda la noche y que esta noche no significa todas las noches por el resto de la vida.

Berrinches o pataletas en una tienda

Mira a tu alrededor. Si bien su comportamiento puede ser vergonzoso o desencadenar otras emociones negativas, sé consciente del momento.

Si miras a tu alrededor, es probable que veas que junto con los extraños cuyas miradas pueden estar estresándote y que debes ignorar, Hay muchas tentaciones para tu hijo en la tienda. Quizás quiera cierto juguete o dulce. Tal vez está cansado ​​de un día de compras y necesita echarse una siesta.

Antes de salir corriendo de la tienda, trata de observar la raíz de lo que está sucediendo. Acepta que los niños pueden salirse de control cuando hay golosinas involucradas o cuando están cansados. Acepta que probablemente estén lidiando con sus propias emociones. Y acepte que mientras los extraños pueden mirar, tu hijo no está tratando de avergonzarte. Pero recuera. Esto no significa que debas comprar lo que está pidiendo.

Niño que se niega a comer

Los recién nacidos tienden a tragar ansiosamente la leche materna o de fórmula como si no hubiera un mañana. Pero en algún momento, y les sucede a todos, se negará a comer esa deliciosa comida casera que preparaste con tanto amor.

Respira hondo, recuérdate que eres una buena cocinera y considera lo que puede sentir tu hijo. Tal vez siente cierta aprensión por un nuevo sabor o textura. Quizás esté recordando una vez que un alimento parecido en color lo enfermó y ahora asocia todos los alimentos de ese color con ese momento.

Después de ponerte en su lugar y pensar en la situación con empatía, habla con él sobre cómo se siente y por qué necesita comer. Establece una rutina donde tenga opciones saludables de alimentos para elegir. Sé un ejemplo y prueba cosas nuevas para que te vea comer conscientemente, en lugar de reaccionar antes de pensar.

Diferencias con otros estilos parentales

Entonces, ¿qué diferencia la crianza consciente de otros estilos de crianza? Bueno, no se trata tanto de hacer algo en particular, sino de tomarse el tiempo para hacerlo. Si eso te suena un poco extraño, no te preocupes. Definitivamente es un cambio de mentalidad que puede tomar un tiempo comprender.

Otros estilos de crianza tienden a enfocarse en cómo abordar esto o aquello, o estrategias para lidiar con ciertos comportamientos o acciones. La crianza consciente en su núcleo se trata de dar un paso atrás y reducir la velocidad.

Se trata de llenar la copa de los padres y reconocer las emociones internas o los estímulos externos que pueden estar impactando el momento. Y se trata de aceptar las emociones positivas y negativas a medida que surgen frente a ir en contra de la corriente para lograr un cierto resultado.

En el fondo, la crianza consciente honra la experiencia de la infancia y toma tiempo para ver el mundo a través de los ojos de tu hijo. Los niños, especialmente los más jóvenes, viven naturalmente el momento.

Mientras que otros estilos de crianza pueden ser más acerca de enseñar a los niños la estructura y la rutina o lo correcto y lo incorrecto, ser consciente habla de tu capacidad innata para estar presente. El objetivo final es darle a tu hijo las herramientas para lidiar con sus propios factores estresantes de una manera más consciente.

Cómo ser madre o padre consciente

No necesitas cambiar todo tu estilo de vida para comenzar a practicar estrategias de atención plena hoy.

Abre los ojos, literal y figurativamente. Presta atención a tu entorno y a cómo te sientes por dentro y por fuera. Disfruta de las cosas con todos tus sentidos: tacto, oído, vista, olfato y gusto.

Estar en el momento. Evita vivir en el pasado o planificar demasiado intensamente para el futuro. Encuentra lo bueno de lo que está sucediendo ahora mismo, justo frente a ti.

Practica la aceptación. Haz todo lo posible para aceptar las emociones y acciones de tu hijo, incluso cuando te frustran y extiende esta aceptación a ti mismo.

Respirar. ¿Tienes un momento de crisis? Concéntrate en tu respiración. Respira profundamente, llena los pulmones de aire y concéntrate en tu respiración. Exhala y siente tu respiración cuando entra y sale de tu cuerpo. Anima a tu hijo a respirar también en los momentos difíciles.

Meditar. Centrarse en la respiración es una gran parte de la meditación. Solo necesitas sacar unos minutos cada día para conectarte realmente contigo mismo.

Es posible que no logres ser felizmente consciente las primeras veces que pruebes este método de crianza. Y está bien ser escéptico. Pero, después de un tiempo, puedes descubrir que tomarte un momento para hacer una pausa antes de reaccionar disminuye tu propio estrés e impacta positivamente en tu hijo.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.