Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

crianza, berrinches, 2 años, pataletas

Tanto los padres como los pediatras a menudo hablan de esta difícil etapa. Es una fase de desarrollo normal experimentada por niños pequeños que a menudo está marcada por berrinches, comportamiento desafiante y mucha frustración.

No necesariamente ocurre justo al cumplir los 2 años. Generalmente comienzan entre los 18 y 30 meses de edad y, a pesar de lo que su nombre indica, pueden durar hasta el tercer año de vida.

Si bien los berrinches aún pueden ocurrir después de cumplir 3 años, suelen volverse menos frecuentes para entonces.

Te contamos qué puedes esperar y cómo manejar los “terribles” dos.

¿Por qué los dos años son tan terribles?

La infancia es una etapa que abarca aproximadamente de 1 a 3 años de edad. Está llena de crecimiento intelectual y físico. Tu hijo está comenzando a:

  • Caminar.
  • Hablar.
  • Tener opiniones.
  • Aprender sobre las emociones.
  • Comprender cómo compartir y turnarse.

Durante esta etapa, querrá explorar su entorno y tener y hacer lo que quiera en sus propios términos. Eso es el comportamiento normal y esperado.

Pero debido a que sus habilidades verbales, físicas y emocionales no están bien desarrolladas, puede frustrarse fácilmente cuando no logra comunicarse o realizar una tarea de manera adecuada.

A continuación, algunos ejemplos de situaciones que pueden causar frustración en un niño de 2 años:

  • No tener las habilidades de lenguaje para indicar claramente lo que quiere.
  • No tener paciencia para esperar su turno.
  • Pueden sobreestimar su coordinación mano-ojo y no poder verter su propia leche o atrapar una pelota, aunque lo deseen desesperadamente.

¿Ha llegado mi hijo a los "terribles dos"?

Sabrás que tu hijo ha entrado en los terribles dos años no tanto por su fecha de cumpleaños sino por su comportamiento. Dado que los niveles de frustración son altos en el niño pequeño promedio, es probable que notes lo siguiente:

Berrinches

Las rabietas pueden variar desde un leve gemido hasta un episodio histérico total. Además de llorar durante una rabieta, el niño puede golpear, patear, morder o tirar cosas.

Si bien los berrinches pueden parecer interminables cuando se está pasando por uno, se estima que el 75 por ciento de los berrinches en niños de 18 meses a 5 años duran cinco minutos o menos.

Las rabietas son igualmente comunes en niños y niñas.

Oposición

Todos los días, tu hijo está adquiriendo nuevas habilidades y capacidades. Es natural que quiera probar esas habilidades. Esto puede hacer que se oponga a las cosas con las que solía estar bien, como tomar la mano para cruzar la calle o ayudarlo a ponerse la ropa o subir al tobogán.

A medida que desarrolle más independencia, puede comenzar a insistir en hacer más por sí mismo, ya sea que sea capaz de desarrollar la tarea o no. También puede decidir de repente que quiere que le ayuden a hacer cosas que ya había dominado.

Cambios de humor

En un momento puede ser feliz y amoroso, al siguiente gritar, llorar y estar de mal humor. Todo es un subproducto de la frustración que viene de querer hacer las cosas por sí mismos sin las habilidades necesarias para comprenderlas o negociarlas.

¿Son los terribles dos o es un problema de comportamiento?

¿Cómo saber si está experimentando los terribles dos o se trata de un comportamiento que apunta a algo más serio, como una condición de salud mental?

Los berrinches que podrían sugerir un trastorno del estado de ánimo o de conducta, pueden incluir los siguientes signos:

  • Berrinches que consistentemente (más de la mitad del tiempo) incluyen golpear, patear, morder u otras formas de violencia física hacia los padres o cuidadores.
  • Berrinches en los que el niño intenta lastimarse.
  • Berrinches frecuentes, que ocurren de 10 a 20 veces al día.
  • Berrinches que duran más de 25 minutos, en promedio.
  • Incapacidad del niño para finalmente calmarse.

Estos tipos de berrinches pueden ser preocupantes si persisten a medida que el niño crece, pero no son necesariamente preocupantes como parte de los terribles dos.

Cuándo consultar con el médico

Los berrinches y el desafío que vienen con los terribles dos son normales, pero si sientes que la situación se te está yendo de las manos o simplemente estás abrumada/o, habla con el pediatra de tu hijo.

También puedes buscar ayuda profesional si los maestros o cuidadores sugieren que algo está mal o si notas que tu hijo es:

  • Retraído o no busca atención de otros.
  • No hace contacto visual.
  • Particularmente agresivo o argumentativo.
  • Violento o trata de lastimarse a sí mismo o a otros.
  • Crea mucho estrés en casa.

El médico de puede darte consejos para corregir el comportamiento y aconsejarte si es necesario obtener una evaluación de salud mental.

Algunos factores de confianza que pueden predisponer a un niño a un comportamiento más agresivo son:

  • Estar expuesto al alcohol en el útero.
  • Estar expuesto a la violencia a una edad temprana.
  • Temperamento difícil.

¿Todos los niños lo pasan?

Ya sea a los 18 meses o 3 años de edad, la mayoría de los niños pequeños, mostrarán algunos signos de los terribles dos.

Los niños a esta edad están desarrollando independencia y un sentido de sí mismos. Es razonable asumir que sus puntos de vista y expectativas no siempre coincidirán con los tuyos.

Aun así, algunos niños pasarán a través de los terribles dos con menos berrinches que otros. Este es especialmente el caso si tienen habilidades lingüísticas avanzadas, que les ayudan a expresarse más claramente y reducir la frustración.

Los padres y cuidadores también pueden ayudar evitando algunos desencadenantes comunes de crisis. Por ejemplo, mantener a un niño despierto más allá de su hora normal de dormir o tratar de hacer mandados con un niño hambriento puede provocar cambios de humor o berrinches.

¿Cuánto dura?

Los terribles dos a veces pueden convertirse en los terribles tres. Pero cuando un niño tiene 4 años, generalmente tiene suficiente lenguaje y desarrollo motor para expresarse, comprender las instrucciones y seguir las reglas establecidas por los maestros y cuidadores.

Consejos para manejar esta etapa

  • Mantener horarios regulares de comida y sueño. Es más probable que ocurra un comportamiento poco deseable cuando el niño está cansado o hambriento.
  • Elogia los comportamientos que apruebas e ignora los que deseas desalentar.
  • No golpees, y trata de evitar gritar. Procura modelar un comportamiento no violento para tu hijo.
  • Redirige o distrae cuando puedas. Señala algo divertido o interesante cuando comience a quejarse o a portarse mal.
  • Mantener las reglas simples y ofrecer explicaciones breves. Por ejemplo, decirle que tiene que agarrar tu mano cuando cruzan la calle porque no quieres que un coche lo lastime.
  • Dejar que tenga algo de control ofreciéndole elegir entre dos cosas. Por ejemplo, podrías decir "¿Te gustaría usar tu suéter azul o la chaqueta amarilla?"
  • Mantener seguro el entorno familiar.
  • No cedas. Establece tus límites y sé constante. Si eso significa que tiene una rabieta en toda regla en el supermercado porque no vas a comprar una barra de chocolate, simplemente retira al niño de la situación y espera hasta que las cosas se calmen. No serás el primer padre en dejar un carrito lleno en un pasillo aleatorio.
  • Mantén la calma. Cuenta hasta 10 o respira profundamente, lo que sea que te ayude a mantener la calma.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.