Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

rutinas para dormir niños

¿Tu pequeño tiene problemas para acostarse por la noche? Establecer algunos rituales nocturnos puede ayudar. Aquí te ofrecemos algunos consejos para evitar las batallas antes de ir a la cama.

Cómo establecer una rutina y un horario para acostarse para niños pequeños

La rutina debe ser:

  • Exclusiva de tu hijo y familia.
  • Basada en actividades que se ajustan al horario.
  • Capaz de calmar y ayudar al niño a dormir.

Un niño que recibe un impulso de energía en la bañera, por ejemplo, probablemente no debería tener la hora del baño como parte de su rutina de acostarse.

Aquí hay algunas ideas sobre cómo comenzar:

  • Establecer una hora
  • Determinar cuándo debe acostarse el niño tiene que estar totalmente acorde con la familia y estilo de vida.
  • Observa las señales de su hijo para ver cuándo tiene sueño. Intenta ajustar la hora de acostarse más temprano o más tarde, dependiendo de cuán duro estén luchando contra el sueño.

Ve más despacio

Los niños pequeños a menudo necesitan ayuda con las transiciones. Pasar de un día ocupado a un estado de reposo es una gran transición. Intenta intercambiar cualquier actividad que lo estimule con otras que lo ayuden a relajarse, especialmente en la media hora antes de acostarse. Esto puede ser tan fácil como apagar la televisión, detener los juegos o cosquillas y evitar los alimentos azucarados.

Las actividades que pueden ayudar a relajar a su niño incluyen:

  • Un baño tibio.
  • Leer o escuchar cuentos.
  • Juegos tranquilos.
  • Alimentación saludable.

Si bien lo ideal es reducir la actividad justo antes de acostarse, también asegúrete de que haga mucha actividad física durante el día. Intenta que juegue al aire libre, pasear, bailar, reunirse con amigos para jugar y participar en otras actividades que hagan que se mueva.

Apagar las luces

La exposición a la luz artificial por la noche suprime los niveles de melatonina del cuerpo y, por lo tanto, la somnolencia. Incluso puede acortar la comprensión del cuerpo sobre cuánto dura la noche, creando mayores problemas de sueño.

Cualquier cosa que emita luz azul (pantallas de teléfonos, ordenadores, televisores, luces brillantes de la habitación) puede tener un efecto. Incluso podrías intentar iluminar la habitación con una luz nocturna o una bombilla ámbar. Como mínimo, atenúa las luces en la habitación del niño durante la rutina de dormir para ayudarlo a sentir sueño.

Dejar la habitación

¿Tu niño te llama de nuevo al dormitorio una y otra vez? Muchos niños pequeños tienen problemas para quedarse dormidos solos.

Es recomendable meter el niño en la cama en un "estado de sueño, pero despierto". A algunos niños les va bien usar una luz tenue de noche o un objeto cómodo como una manta especial, cuando están aprendiendo a quedarse dormidos solos y también puede ayudarles con esos molestos despertares nocturnos.

Errores comunes al comenzar una rutina para acostarse

  • Cambio de rutinas

El objetivo de una rutina es que tiene que ser rutina. Si estás cambiando continuamente, nunca tendrás la oportunidad de convertirlo en esa rutina que el niño necesita.

  • Ignorar las señales del niño

La mayoría de los padres buscan establecer una rutina que se ajuste a su horario, pero podría perderse el sueño si el niño da señales de sueño antes de lo que requiere su rutina establecida actualmente. Comenzar su rutina demasiado tarde podría provocar que se canse y no responda tan bien a la rutina.

  • Hacer la rutina demasiado larga

Solo tu sabes cuánto tiempo puedes dedicar a una rutina cada noche. Pero si dura más de una hora, será mucho más difícil seguirla de manera regular. Después de todo, algunas noches saldrás a cenar o simplemente tendrás planes con amigos. Si llegas a casa más tarde de lo habitual, puede ser más difícil pasar una larga rutina.

Consejos y trucos para establecer una rutina infalible antes de acostarse

  • Usa un aroma relajante: se dice que la lavanda tiene propiedades calmantes.
  • Elige una historia o cuento adecuado.
  • Enseñar a diferenciar la luz nocturna de la diurna: una de las cosas con las que luchan muchos niños pequeños es comprender cuándo es la hora de acostarse y cuándo es la hora de despertarse.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.