¿Qué pasa si se padece pancreatitis durante el embarazo? ¿Qué causa la pancreatitis durante el embarazo?

La pancreatitis es la inflamación del páncreas. Se trata de un órgano situado en la parte posterior del abdomen superior, detrás del estómago. El páncreas es una glándula endocrina que libera cuatro hormonas diferentes en la sangre y una glándula exocrina que libera enzimas digestivas y una base llamada bicarbonato (HCO3-) en el intestino delgado. El páncreas puede inflamarse por diversos motivos, como los daños causados por ciertos fármacos, pero las causas más comunes son el abuso de alcohol y los cálculos biliares. La pancreatitis es poco frecuente durante el embarazo, pero cuando se produce durante el mismo los cálculos biliares suelen ser el motivo y normalmente la mujer ha tenido varios embarazos, ya que los embarazos múltiples aumentan las posibilidades de desarrollar la enfermedad de los cálculos biliares. Otros factores que aumentan el riesgo de padecer cálculos biliares, y por tanto pancreatitis, son el sobrepeso (especialmente la obesidad), tener más de cuarenta años y simplemente ser mujer.

Un cálculo biliar puede obstruir el conducto pancreático, un tubo que recorre la longitud del páncreas y se une al conducto biliar común. Un cálculo biliar también puede obstruir el conducto biliar común, pero en cualquiera de los casos, las secreciones pancreáticas, incluidas las enzimas digestivas, se acumulan en el páncreas. En consecuencia, las enzimas digestivas digieren en parte el propio tejido pancreático, lo que provoca una inflamación. Lo más frecuente es que esto provoque una pancreatitis aguda, una pancreatitis cuyos síntomas son graves y de aparición repentina, pero también es posible padecer una pancreatitis crónica, es decir, una pancreatitis que aumenta y disminuye con el tiempo. Al igual que la pancreatitis aguda, la pancreatitis crónica tiene múltiples causas, entre ellas el abuso del alcohol. Sin embargo, la pancreatitis crónica también puede desarrollarse como resultado de múltiples episodios de pancreatitis aguda que hacen que el tejido pancreático sea cada vez más susceptible a la inflamación. La pancreatitis crónica también puede ser el resultado de una enfermedad autoinmune, lo que significa que el sistema inmunitario ataca los propios tejidos del cuerpo.

Las pistas de que puede estar sufriendo una pancreatitis provienen de los síntomas, en particular el dolor justo debajo de las costillas, que suele irradiarse alrededor del torso hacia la espalda, es decir, en forma de cinturón. El dolor tiende a empeorar después de una comida, porque ésta estimula la secreción de enzimas pancreáticas. Para evaluar la pancreatitis, los médicos extraen sangre para realizar varias pruebas de laboratorio, como un panel metabólico completo, un recuento sanguíneo completo y, a menudo, pruebas de la función hepática. La información más importante proviene de las pruebas de los niveles de las enzimas llamadas lipasa y amilasa. Se trata de enzimas pancreáticas que pasan a la sangre cuando el páncreas está inflamado. El hallazgo de que la lipasa y la amilasa están elevadas al menos tres veces el límite superior del rango normal sugiere una pancreatitis aguda. De estas dos enzimas, la lipasa es más específica que la amilasa para la pancreatitis, lo que significa que la amilasa suele estar elevada por causas distintas a la pancreatitis. Estas enzimas no suelen estar tan elevadas en los casos de pancreatitis crónica.

Los médicos pueden obtener un diagnóstico claro mediante una de las dos pruebas de imagen especializadas. Una de ellas se llama colangiopancreatografía (CPRE) y la otra, colangiopancreatografía por resonancia magnética (CPRM). Además de su capacidad de diagnóstico, la CPRE ofrece la ventaja de poder tratar algunas causas de pancreatitis, por ejemplo, mediante la extracción de un cálculo. Sin embargo, la CPRE también tiene desventajas. Por ejemplo, puede provocar un episodio de pancreatitis aguda, debido a la inyección inadvertida de un medio de contraste en el propio tejido pancreático. La CPRE también le expone a usted y al feto a cierta radiación ionizante, aunque la dosis de radiación es bastante baja. Por el contrario, la CPRM no imparte ninguna dosis de radiación ionizante y su capacidad de diagnóstico es buena y está mejorando constantemente. Sin embargo, la CPRM no puede utilizarse para ningún tipo de tratamiento. Además de estas pruebas, también se le puede evaluar con una ecografía abdominal.

🤰🏻👶🏻🎁 Crea tu lista de nacimiento y actualízala siempre que quieras. Comparte tu lista con familiares y amigos para que puedan acertar con el regalo que necesitas â‡“⇓⇓

lista de nacimiento bebe 

Durante la evaluación diagnóstica, los médicos tendrán en cuenta la edad y los resultados de varias pruebas de laboratorio, lo que los médicos denominan criterios de Ranson. Los criterios de Ranson generan una puntuación que se utiliza para determinar si la pancreatitis es leve y sólo requiere medidas de apoyo y vigilancia, o si es probable que se trate de una pancreatitis aguda grave. En este último caso, hay que ingresar en la unidad de cuidados intensivos y puede haber complicaciones especialmente peligrosas, como que el páncreas sangre y se infecte. Esto puede conducir a la necrosis (muerte del tejido del órgano) o a la sepsis (infección en todo el cuerpo). La pancreatitis puede causar dificultades digestivas que pueden incluir diarrea y falta de absorción de alimentos y vitaminas liposolubles. Esto provoca deficiencias nutricionales y pérdida de peso, lo que puede ser perjudicial para un embarazo, impidiendo que se gane el peso necesario. La pancreatitis, especialmente la crónica, también puede causar problemas hormonales, como la diabetes de tipo 1, y otras complicaciones en numerosos órganos. Las personas con pancreatitis también pueden sufrir depresión. Con el tiempo, la pancreatitis crónica puede provocar cáncer de páncreas. En cuanto a los efectos directos sobre el feto, la pancreatitis aguda puede provocar un parto prematuro y un nacimiento mortinato.

La pancreatitis aguda con infección requiere tratamiento antibiótico. Algunos de los antibióticos que se administran a las pacientes de pancreatitis aguda no embarazadas conllevan riesgos para el bebé, pero otros antibióticos pueden administrarse con seguridad durante el embarazo. Otros tratamientos médicos que suelen administrarse son los suplementos de enzimas digestivas para sustituir las que no produce el páncreas, los analgésicos, la insulina para la diabetes, los corticosteroides para la pancreatitis autoinmune y los antidepresivos, ya que la depresión suele aparecer junto con la pancreatitis. Algunos de estos medicamentos entrañan riesgos para el embarazo, pero a menudo hay opciones dentro de las categorías de fármacos con opciones bastante seguras para el embarazo.

Los casos leves de pancreatitis aguda se tratan con medidas de apoyo. Esto significa que se ingresará en el hospital y se administrará hidratación de líquidos por vía intravenosa y no por vía oral (sin alimentos). Si se producen complicaciones, puede ser necesaria una intervención quirúrgica. A veces, la pancreatitis crónica se trata con procedimientos quirúrgicos, como la intervención de Whipple, en la que se extirpa la cabeza del páncreas junto con parte del intestino delgado, parte del conducto biliar común, la vesícula biliar y, a veces, parte del estómago. Las mujeres que padecen pancreatitis aguda deben evitar comer, lo que dificulta mucho la lactancia. En cuanto a las nuevas madres con pancreatitis crónica, la conveniencia de la lactancia depende de la enfermedad subyacente concreta. Sin embargo, la pancreatitis crónica es extremadamente rara entre las nuevas madres, incluso más rara que la pancreatitis aguda.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.