¿Puede la osteoporosis afectar al embarazo? ¿Qué causa la osteoporosis durante el embarazo?

Osteoporosis durante el embarazo y la lactancia

La osteoporosis es una enfermedad en la que la densidad del contenido mineral de los huesos está por debajo de lo normal. Esto significa que la resistencia de los huesos está también por debajo de lo normal, lo que supone un riesgo elevado de fracturas, especialmente en las partes del esqueleto que soportan más peso, como las caderas y la columna vertebral. La osteoporosis suele ser un problema para las mujeres posmenopáusicas, debido a la disminución de la cantidad de la hormona estrógeno en el cuerpo. Cuando los niveles de estrógeno descienden, esto permite que las células devoradoras de hueso, llamadas osteoclastos, vivan más tiempo, por lo que el mineral óseo se destruye a un ritmo acelerado. Se ha notificado un tipo de osteoporosis muy poco frecuente, denominada osteoporosis del embarazo y la lactancia, que se produce durante el tercer trimestre y después del parto, pero el tipo habitual de osteoporosis -el que afecta a las mujeres posmenopáusicas- también puede darse en mujeres más jóvenes, incluso en las que están embarazadas. Esto está relacionado con el hecho de que el embarazo conlleva cambios en el sistema musculoesquelético, incluida una gran demanda de calcio por parte de tu cuerpo para sostener los huesos en desarrollo del bebé. Esto crea una necesidad sustancial de consumir vitamina D y calcio.

La osteoporosis afecta a cientos de millones de mujeres y se cree que está infradiagnosticada. Numerosos factores pueden elevar el riesgo de desarrollar osteoporosis. Dado que unos músculos fuertes conducen a unos huesos fuertes, las mujeres que pesan poco o que evitan el ejercicio con peso corren un riesgo especialmente alto. Dado que la ingravidez descarga las fuerzas que normalmente actúan sobre nuestros músculos y huesos, los astronautas han demostrado una pérdida del 1-2 por ciento de densidad ósea por cada mes que pasan en ingravidez. Este problema se traslada a las personas de la Tierra que están en reposo durante largos periodos de tiempo. Lo que esto significa para ti es que el ejercicio puede cambiar en gran medida tu riesgo de desarrollar o bien osteoporosis, o bien osteopenia -una especie de pre-osteoporosis, caracterizada por la disminución de la densidad ósea, no hasta el punto de que podamos todos osteoporosis. Las mujeres de origen caucásico y asiático tienen un riesgo elevado de padecer osteoporosis en comparación con las mujeres de ascendencia africana, debido tanto a las diferencias en los niveles de estrógeno como al peso. La medicación con corticosteroides (por ejemplo, para el asma o para enfermedades autoinmunes) y la medicación para la epilepsia, en particular un fármaco llamado fenitoína, también favorecen la pérdida de densidad ósea, al igual que el tabaquismo. Probablemente, el tabaquismo por sí mismo no es suficiente para ser una causa primaria de osteoporosis, pero puede ayudar a provocar la osteoporosis, si los huesos ya están perdiendo densidad mineral ósea, como resultado de la disminución de los niveles de estrógeno, el ejercicio inadecuado, la vitamina D inadecuada, o si una condición gastrointestinal le impide absorber varios nutrientes.

La osteoporosis puede provocar una fractura ósea por pequeñas caídas u otras acciones que de otro modo no serían suficientes para causar una fractura. Estas fracturas pueden producirse en lugares especialmente críticos, como la cadera y la columna vertebral. Si esto ocurre durante el embarazo, puede ser mejor dar a luz con una cesárea para evitar la tensión en los huesos de la pelvis. Como se ha señalado anteriormente, la osteoporosis durante el embarazo es extremadamente rara. Sin embargo, la osteoporosis durante el embarazo no tendrá ningún impacto directo en el bebé. Tu cuerpo simplemente seguirá extrayendo un suministro de calcio y fosfato de tus propios huesos para satisfacer las necesidades del esqueleto del feto. Si intentas amamantar después del parto, este proceso se acelerará.

El médico puede diagnosticar la osteoporosis con un tipo especial de imágenes de rayos X denominado absorciometría dual de rayos X (DEXA). Existe una tendencia entre los profesionales de la salud a evitar la DEXA en las mujeres embarazadas, debido al miedo a las bajas dosis de radiación que es común en nuestra sociedad. Sin embargo, aunque la dosis de radiación ionizante de una DEXA varía mucho según la parte del cuerpo que se escanee, siempre se mide en microsieverts (µSv), lo que significa que es exquisitamente baja. Por consiguiente, si has sufrido fracturas inexplicables o tienes antecedentes familiares de osteoporosis desde una edad temprana, es razonable que el médico pida una exploración DEXA, incluso estando embarazada.

En la DEXA, el resultado, conocido como puntuación T, se da como un número negativo, de manera que cuanto más negativa sea la puntuación, menor será la densidad ósea. Una puntuación DEXA entre cero y -1,0 se considera una densidad ósea normal. Una puntuación T de -1,0 a -2,5 indica osteopenia, es decir, baja densidad ósea, mientras que una puntuación T de -2,5 o inferior significa osteoporosis. Además de la exploración DEXA, los médicos también tomarán una muestra de sangre para realizar un panel metabólico completo, y un recuento sanguíneo completo, además de los niveles de la hormona paratiroidea, en busca de posibles causas subyacentes de la pérdida mineral ósea.

🤰🏻👶🏻🎁 Crea tu lista de nacimiento y actualízala siempre que quieras. Comparte tu lista con familiares y amigos para que puedan acertar con el regalo que necesitas â‡“⇓⇓

lista de nacimiento bebe 

La osteoporosis y la osteopenia se tratan con un grupo de medicamentos llamados bifosfonatos (BP). Cuando se toman por vía oral, estos fármacos pueden causar inflamación del esófago y otros problemas que, en última instancia, pueden desembocar en un cáncer de esófago. Por lo tanto, si se toman bifosfonatos, es necesario acompañar la píldora con un vaso lleno de agua y permanecer de pie durante al menos 30 minutos. En cambio, si se opta por la medicación inyectada, se pueden evitar los riesgos esofágicos. Los BPs atraviesan la placenta y existe cierta preocupación sobre la seguridad de los mismos en el embarazo, pero las preocupaciones se basan únicamente en estudios de laboratorio con animales que utilizan dosis mucho más altas que las que se recibirían para la osteoporosis. En consecuencia, la cuestión de si se deben tomar estos fármacos durante el embarazo es una cuestión de ponderar los beneficios frente a los riesgos. Se sabe muy poco sobre los BP en las madres lactantes, porque muy pocas mujeres toman estos fármacos antes de la menopausia. Sin embargo, si padeces uno de los raros casos de OLP, puede que no sea conveniente dar el pecho, ya que la producción de leche materna extrae una enorme cantidad de calcio, lo que agravará tu estado. En estos casos, probablemente será mejor que elijas una de las excelentes fórmulas infantiles del mercado. Además, deberías tomar suplementos de vitamina D y calcio durante el embarazo y la lactancia.

El ejercicio regular que incluya una actividad de alto impacto con peso es una forma excelente de promover la densidad ósea. También es importante consumir cantidades adecuadas de vitamina D y calcio. Es posible obtener suficiente calcio a través de la dieta, y la luz solar le proporciona vitamina D, pero durante el embarazo es prácticamente imposible obtener suficiente vitamina D sin suplementos de vitamina D.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.