El sistema musculoesquelético durante el embarazo

A medida que avanza el embarazo, la pelvis y la columna vertebral se alteran notablemente para adaptarse al creciente tamaño del útero. Esto sucede a medida que se gana peso y aumenta el volumen de la sangre. Todo esto, más el crecimiento de los pechos, está relacionado con un cambio en tu centro de gravedad que te empuja a inclinarte hacia atrás cuando estás de pie y caminas. En relación con esto, muchas mujeres embarazadas experimentan un aumento de la lordosis lumbar (la curvatura de la columna vertebral hacia delante), la cifosis (redondeo de la parte superior de la espalda) y la lordosis cervical (curva del cuello). Esto va acompañado de un aplanamiento de la curva habitual entre las partes lumbar y torácica de la columna. En relación con todo esto, los hombros son empujados en dirección posterior (hacia atrás), mientras que la pelvis se inclina más hacia delante (hacia el frente). Incluso durante varias semanas después del parto, esta nueva forma del cuerpo puede persistir.

El embarazo provoca cambios en las concentraciones de las hormonas estrógeno, progesterona y relaxina. Esto, a su vez, provoca cambios en el metabolismo de la proteína colágeno que es vital para la estructura de los huesos y otros tejidos conectivos. El tejido conjuntivo se vuelve más flexible y se estira más. Esto permite que la sínfisis púbica (la conexión ligamentosa entre los lados izquierdo y derecho del hueso pélvico y las articulaciones sacroilíacas (conexión entre la parte inferior de la columna vertebral y la pelvis) se aflojen para facilitar el paso del bebé por el canal de parto. Sin embargo, el aflojamiento de los ligamentos también te hace más vulnerable a las dislocaciones articulares y otras lesiones. Este estado de aflojamiento comienza alrededor de las 10 semanas de embarazo y continúa generalmente entre cuatro y doce semanas después del parto, pero puede persistir hasta unos seis meses después de dar a luz.

Mientras tanto, a medida que se acerca el parto, aumenta la potencia de ciertos músculos para ayudarte a empujar al bebé hacia fuera. Entre ellos están los abductores de la cadera (músculos que tiran de cada pierna hacia un lado, como cuando te pones a horcajadas) y los músculos extensores de la cadera. Otros músculos, como los que controlan el tobillo, también se fortalecen para soportar el cambio en la forma de caminar y el aumento de peso. A medida que el útero se desplaza hacia arriba, las costillas se desplazan lateralmente y el diámetro del pecho puede aumentar. Además, debido al crecimiento del útero, tus músculos abdominales anteriores se alargan más, mientras que la línea alba (el tejido conectivo entre las dos filas anteriores de los abdominales, se estira más.

En general, tus articulaciones pierden estabilidad durante el embarazo y el sistema nervioso se ajusta en un intento de compensar cambiando el estilo de tus movimientos. A medida que los cambios evolucionan en el transcurso del embarazo, los diferentes grupos musculares son reclutados para los movimientos de forma diferente a como eran reclutados antes del embarazo.

El embarazo aumenta el riesgo de fracturas óseas. Esto se debe a los cambios hormonales que hacen que el calcio pase de la madre, a través de la placenta, al feto en crecimiento, lo que puede disminuir la densidad del contenido mineral de los huesos (osteoporosis inducida por el embarazo). También se debe a un aumento de la tendencia a las caídas, especialmente cerca del final del embarazo, debido a los cambios en la forma y el equilibrio del cuerpo.

🤰🏻👶🏻🎁 Crea tu lista de nacimiento y actualízala siempre que quieras. Comparte tu lista con familiares y amigos para que puedan acertar con el regalo que necesitas â‡“⇓⇓

lista de nacimiento bebe 

Dependiendo del tipo de fractura, así como de su localización, el tiempo de curación, la gravedad y las posibles complicaciones de las fracturas varían considerablemente.

Las fracturas no desplazadas que no están en una articulación suelen ser más fáciles de tratar y tienden a curarse más rápidamente que las fracturas dentro de una articulación, es decir, la región donde se unen los extremos de dos huesos. La articulación incluye ligamentos y tendones y, a menudo, una cavidad cerrada que contiene un líquido llamado líquido sinovial. Las fracturas con formas complejas, como las fracturas en espiral, suelen ser más difíciles de reparar y requieren más tiempo. También es más difícil tratar las fracturas en las que se separan partes del hueso, cuando hay una fractura conminuta (el hueso se astilla en muchos trozos). Además, cualquier fractura dentro de una articulación tarda más tiempo y suele requerir más intervención para curarse.

El principal tratamiento para una fractura ósea es reducir (fijar) la fractura. Esto significa mover las partes óseas separadas para alinearlas correctamente, si la fractura está desplazada. Si esto no puede hacerse mediante la manipulación desde el exterior, será necesaria la cirugía. Para curar, una o más articulaciones cercanas a una fractura que se ha fijado deben inmovilizarse con una férula o un yeso. Las fracturas más complicadas requieren cirugía. Ciertas lesiones de tejidos blandos, sin fracturas óseas, también pueden necesitar tratamiento quirúrgico. Estas lesiones pueden incluir ciertas dislocaciones, si no pueden corregirse mediante manipulación, ciertos esguinces realmente graves (lesiones de ligamentos sin dislocación), desgarros de ligamentos y lesiones de cartílago. A menudo el tratamiento quirúrgico puede esperar, pero no en todos los casos.

También recibirás medicación para combatir el dolor y la inflamación de las lesiones musculoesqueléticas. Si requieres una intervención quirúrgica y/o si tienes una fractura compuesta, también recibirás medicación antibiótica para prevenir o tratar la infección. Algunos medicamentos actúan contra el dolor, pero no contra la inflamación. En cambio, los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) son eficaces contra el dolor y la inflamación.

Los AINE incluyen el ibuprofeno. Los AINE, y los fármacos relacionados llamados salicilatos, son motivo de preocupación durante el embarazo, ya que pueden ser perjudiciales para el embrión o el feto durante las primeras y las últimas etapas del mismo. Pueden necesitarse analgésicos más potentes durante y después de la cirugía y durante una reducción externa (el cirujano ortopédico fija la fractura manipulando el hueso desde el exterior sin cirugía). Los analgésicos más potentes pertenecen a un grupo de medicamentos llamados opioides (narcóticos). Existe la preocupación de que el uso a largo plazo de estos opioides pueda provocar defectos de nacimiento, pero las investigaciones no han demostrado que exista peligro cuando los fármacos se utilizan sólo durante unos días. Durante la lactancia, existen varios antibióticos que se consideran seguros para el niño. En cambio, los opiáceos podrían ser perjudiciales durante la lactancia, por lo que si necesitas estos fármacos deberías utilizar leche de fórmula para bebés en su lugar. El paracetamol y los AINE se consideran seguros para la lactancia.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños