Qué hacer para evitar los desgarros durante el parto

Si estás embarazada, es probable que todas las personas que conoces que han tenido un bebé te cuenten historias de sus partos. Algunas de estas historias son alentadoras y cálidas, mientras que otras pueden hacer que te preocupes. Una de las cosas que suele estar en la mente de las futuras madres que planean un parto vaginal es el desgarro del perineo. El perineo es el trozo de piel, músculos y tejido que se encuentra entre el ano y la vagina, y se desgarra en algunos los partos vaginales. En este artículo, hablaremos de lo que es el desgarro perineal, así como de la mejor manera de prepararse y evitarlo.

Lo primero que hay que saber es que no todo el mundo sufre desgarros. Entre el 50 y el 90 por ciento de las madres experimentan un desgarro, pero la buena noticia es que la mayoría de esos desgarros no son graves. Los profesionales sanitarios dividen los desgarros en categorías según su gravedad. Los desgarros de primer grado son superficiales y sólo afectan a la piel de la vagina y/o el perineo. Los desgarros de segundo grado afectan a la piel y al músculo de la vagina y el perineo. Los desgarros de tercer grado afectan al esfínter anal, y los de cuarto grado afectan al ano y al recto. No más del 11% de los desgarros son de tercer o cuarto grado, lo que significa que la gran mayoría de los desgarros son de primer y segundo grado.

Cuando sufres un desgarro mientras empujas a tu bebé, puede doler, pero también es posible que ni siquiera lo sientas, sobre todo si te ponen la epidural. La mayoría de los desgarros se curan por sí solos o el médico utiliza unos cuantos puntos de sutura para unir la piel y que se cure sola. Los desgarros más graves requieren una reparación más extensa, pero también es probable que te ofrezcan una medicación más fuerte para el dolor. Si sientes dolor, pide al personal sanitario que te ayude.

Dicho esto, ¿Qué cosas puedes hacer para prevenir los desgarros? Lo primero es elegir cuidadosamente el profesional sanitario y el lugar de parto. Y si puedes elegir un obstetra o una matrona, habla con ellos sobre cómo apoyan la segunda fase del parto, también conocida como fase de empuje. 

Habla de la frecuencia con la que realizan las episiotomías -cortes en el perineo que algunos médicos utilizan porque creen que estos cortes ayudan a que los bebés salgan más rápido- y de cuánto tiempo esperan que dure el pujo. Si alguien realiza episiotomías de forma rutinaria, esto no está necesariamente basado en la evidencia. También es mejor tener un médico de confianza, para que, pase lo que pase durante el parto, te sientas tranquila con el resultado. Además, un estudio reciente realizado en Suecia ha demostrado que el hecho de que haya más de una matrona en los partos vaginales evita los desgarros graves en casi un tercio, así que pregúntale a tu médico cuántas personas habrá en la sala.

Otras sugerencias basadas en la evidencia para prevenir los desgarros son:

El masaje perineal, que tú o tu pareja podéis realizar durante el embarazo o tu médico o matrona durante el pujo, se asocia a un menor riesgo de desgarros de tercer y cuarto grado. Para practicar el masaje perineal durante el embarazo, siéntate con las piernas separadas y la espalda apoyada en algo firme. Utiliza un aceite de masaje sin perfume, aceite de oliva o aceite de coco en los dedos y introduce el pulgar o el dedo en la cavidad vaginal unos cinco centímetros y presiona en un lado (hacia la pierna izquierda, por ejemplo). A continuación, manteniendo una presión firme, barre con el dedo o el pulgar hacia el ano y luego hacia la otra pierna. Continúa barriendo hacia delante y hacia atrás durante unos cinco minutos. Puedes hacer esto todas las noches para ayudar a estirar el perineo.

La aplicación de compresas calientes en el perineo durante el pujo también puede reducir el riesgo de desgarro. Pregunta a tu médico, matrona o enfermera si te ofrecen esta posibilidad. Si no es así, puedes hacer tu propia compresa caliente con una toallita y agua tibia. Asegúrate de que no esté demasiado caliente.

Cuida tu suelo pélvico. Hacer ejercicios de suelo pélvico (sentadillas, kegels, tensar y relajar al ritmo de la respiración) son buenas ideas durante el embarazo. Y un fisioterapeuta del suelo pélvico también puede ayudarte a preparar el parto fisiológico.

🔅 También te puede interesar leer:

*** El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños