C√≥mo utilizan los beb√©s los 5 sentidos en el √ļtero materno

El vientre materno es una especie de laboratorio donde, semana a semana, los bebés desarrollan las habilidades que necesitan para explorar el mundo y comunicarse.

Seg√ļn algunos estudiosos de la psicolog√≠a prenatal, el ser humano comienza a desarrollar sus capacidades sensoriales en las primeras semanas de embarazo. Pero, ¬Ņno es esto una precocidad superficial, estar en un entorno que siempre se considera oscuro, tranquilo y carente de est√≠mulos? Hoy sabemos que el √ļtero es rico en sonidos, vibraciones emocionales transmitidas por la mujer, olores, sabores y, en algunos casos, luces. El vientre materno es un peque√Īo mundo con el que el beb√© consigue crear v√≠nculos, entrenando sus sentidos y las √°reas del cerebro que los regulan. Y al nacer, sus √≥rganos sensoriales, ya bien desarrollados, le permitir√°n ver el rostro de su madre, apreciar su tacto y reconocer su olor. He aqu√≠ c√≥mo se desarrollan los sentidos del beb√© durante los nueve meses de embarazo.

Olor: El bebé huele tu "olor a mamá"

¬ŅEs posible oler mientras se est√° sumergido en un l√≠quido? Para un adulto, no, pero para un peque√Īo ser "acu√°tico", como un feto, s√≠.

En la semana 11 de embarazo, el bebé empieza a tragar líquido amniótico y lo expulsa con el primer pis. De este modo, las sustancias disueltas entran en contacto con los órganos vomeronasales, los receptores del sentido del olfato, que maduran alrededor de la semana 13 de embarazo. La combinación de estas moléculas, derivadas en gran parte de los alimentos ingeridos por la madre, representa para él el olor de la madre y lo reconocerá inmediatamente después del nacimiento cuando toque por primera vez tu piel. El sentido del olfato desarrollado al nacer guiará al bebé hacia los pechos de la madre.

La vista: Ayuda al bebé a tomar conciencia de dónde está

El nervio √≥ptico se forma en la semana 8 de embarazo, pero el feto empieza a abrir los ojos hacia la semana 26 de embarazo. A partir de ese momento, si una luz brillante se desplaza por la superficie del √ļtero, el feto la sigue con los ojos. En el vientre materno, las oportunidades de ver, aunque escasas, no son completamente inexistentes, como se pensaba. En el vientre materno, el beb√© no est√° totalmente inmerso en la oscuridad, ya que durante el d√≠a se mueve en una especie de penumbra. Y si la madre se tumba al sol, su vientre estirado deja pasar la luz, lo que permite al beb√© tomar conciencia del entorno en el que vive. Y, si levanta una peque√Īa mano, puede incluso ser capaz de verla a trav√©s de la luz.

La vista, en comparación con el resto de los sentidos, está más retrasada. Al nacer, el bebé no puede ver más allá de 25 centímetros y ve pocos colores. Pero no necesita mucho más que eso para conectar con la mirada de su madre (por un mecanismo humano, puede reconocer un rostro humano, aunque sea un dibujo en una hoja de papel) y así localizar el pezón para las primeras tomas.

Gusto: El bebé saborea contigo

Las papilas gustativas aparecen en la lengua alrededor de la semana 12 de embarazo. Cuando el bebé ingiere el líquido en el que está sumergido (de 2 a 4 centilitros cada hora), sus papilas gustativas son capaces de percibir los sabores y transmitir estas sensaciones a las zonas correspondientes del cerebro. Esto se puede demostrar inyectando un edulcorante y luego una sustancia amarga en la bolsa amniótica: en el primer caso, el bebé traga el doble de líquido, mientras que en el segundo deja de beber... Y en la ecografía 4D, ¡se pueden ver las muecas de asco! La predilección por lo dulce, que durará unos meses después del nacimiento, no es más que un truco de la naturaleza para educar al bebé al sabor de la leche materna.

Sin embargo, parece que la dieta de la mujer durante el embarazo puede influir en los gustos del bebé incluso después del destete. Ciertos alimentos que gustan mucho a la madre, una vez que han "pasado" por el líquido amniótico, se asocian a una sensación de bienestar, predisponiendo al cerebro del feto a disfrutar de ellos una vez que comienza su vida extrauterina.

Oído: el bebé escucha tu voz

Mediante el control de los movimientos corporales y las pulsaciones, se ha observado que el feto reacciona a los sonidos alrededor de la semana 16 de embarazo, mucho antes de que se desarrollen los órganos del oído. Se ha sugerido que el feto es capaz de notar las vibraciones a través de la piel y la estructura ósea.

A partir de la semana 24 de embarazo, el bebé es capaz de oír con normalidad no sólo los sonidos fisiológicos del cuerpo de la madre (corazón, respiración, circulación sanguínea), sino también, en parte, los sonidos externos. Esta capacidad de escucha es un descubrimiento reciente que ha revolucionado la antigua creencia de que el bebé es como una hoja de papel en blanco en la que la historia sólo puede empezar a escribirse después del nacimiento.

A partir de la mitad del embarazo, el beb√© tiene la capacidad de reconocer la voz de su madre (si le habla con cari√Īo, el beb√© se mueve y su ritmo card√≠aco cambia), as√≠ como la de su padre. El beb√© distingue algunas s√≠labas sencillas y se mueve en el l√≠quido amni√≥tico al ritmo de la m√ļsica (que debe ser suave). Por ello, el o√≠do es fundamental para crear una especie de "v√≠nculo familiar" anticipado. Adem√°s, los est√≠mulos sonoros contribuyen al desarrollo del cerebro del beb√© al quedar grabados en su memoria. Despu√©s de nacer, cuando el beb√© se encuentra con su madre, reconoce inmediatamente "ese latido", "esa voz". Pero eso no es todo. Se ha observado que un beb√© reci√©n nacido puede distinguir, entre otras cosas, una determinada melod√≠a que ha escuchado a menudo en el periodo prenatal e incluso un cuento que le han contado.

Pero el bebé también tiene una percepción auditiva de sí mismo: si se le hace escuchar una grabación de sus propios llantos, se muestra indiferente, mientras que se agita y se pone a llorar si se trata de otros bebés.

 ‚áí Canciones para Escuchar durante el Embarazo

Tacto: El bebé percibe su cuerpo... y también tus caricias

Prepara la llegada de tu beb√© ‚áď‚áď‚áďlista de nacimiento bebe

Tacto: El bebé percibe su cuerpo... y también tus caricias

La sensibilidad al tacto aparece pronto, primero en la zona alrededor de la boca, alrededor de la 7ª semana de embarazo, luego se extiende a la cara y los genitales (10ª semana de embarazo), y después a las manos y los pies (12ª semana de embarazo). Sin embargo, la ecografía 4D ha demostrado que, ya en la 9ª semana de embarazo, si se toca la planta del pie, el feto contrae los dedos, los estira o los mueve y dobla la pierna para escapar del contacto.

Sobre todo, el beb√© tiene la capacidad de percibir una serie de vibraciones a trav√©s del l√≠quido amni√≥tico. Por ejemplo, las que transmite la madre cuando se pone la mano en el vientre y la mueve como si acariciara a su hijo a trav√©s de la panza. Los psic√≥logos prenatales est√°n convencidos de que este peque√Īo di√°logo sentimental contribuye enormemente al desarrollo emocional del feto.

En la semana 22 de embarazo, las terminaciones nerviosas de las puntas de los dedos est√°n formadas y el beb√© empieza a tocar su cuerpo, el cord√≥n umbilical y las paredes del √ļtero. Poco despu√©s del nacimiento, el mismo contacto con la piel de la madre renueva la relaci√≥n prenatal. El reci√©n nacido reconoce inmediatamente su cuerpo y se calma.

‚áí Descubre lo que Aprende el Beb√© cuando est√° en el √ötero

ūüĒÖ Tambi√©n te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Gu√≠a sobre el embarazo      ingl√©s para ni√Īos