Calor, verano, olas de calor, bebé, niños, altas temperaturas

Baños, hidratación, salidas y ropa... ¿Cómo refrescarle y ayudarle a dormir mejor durante las olas de calor?

Las temperaturas suben en verano y el calor es a menudo difícil de soportar, en particular para los pequeños. ¿Cuáles son los buenos hábitos para adoptar con el bebé durante las olas de calor? ¿Cuáles son las acciones correctas que hay que tomar? ¿Qué cantidad de agua debo dar a mi hijo? ¿Es necesario mojar su ropa? ¿Podemos salir y a qué hora debemos ir a la playa? Para ayudar al bebé a sobrellevar el calor, a continuación te damos unos consejos.

¿Cómo debes vestir a tu bebé por la noche durante una ola de calor?

Para evitar que tu bebé pase demasiado calor en casa, debes pensar primero en destaparle. Puedes dejarlo en pañales todo el día. Por la noche, basta con un pañal y un body de manga corta. Al estar descubierto, el niño sudará menos y, por tanto, tendrá menos pérdidas de agua que compensar. No se recomienda aplicar un paño húmedo.

¿Se puede utilizar un ventilador para refrescar al bebé?

Se puede utilizar un ventilador cuando hace calor. En contra de la creencia popular, no causan enfermedades infecciosas. Los padres pueden así colocar uno en la habitación de su bebé. Sin embargo, ten cuidado de no ponerlo demasiado cerca del niño y elige uno fijo. El movimiento de los ventiladores atrae a los niños pequeños y pueden meter los dedos en ellos.

¿Cuántos baños se pueden dar al bebé cuando hace calor?

Dos o tres baños al día sin jabón es una buena forma de refrescar al bebé cuando hace mucho calor. Estos baños refrescantes deben ser a una temperatura de 30/32°C durante una ola de calor y durar sólo de tres a cinco minutos.

¿Cómo evitar la deshidratación en los bebés?

Lactancia exclusiva a demanda hasta los seis meses, lo mismo con la leche de fórmula. Si el bebé tiene sed, ofrécele su lechita y el se servirá hasta donde lo necesite. Es a partir de los 6 meses, cuando comience con la alimentación complementaria que podrás darle agua entre comidas.

Recuerda: El agua no alimenta al bebé y ocupa espacio en su pequeño estómago. El espacio que necesita para su leche que le aporta nutrientes y agua para calmar su sed.

¿Puedo sacar a mi bebé si hace mucho calor?

Se recomienda que los padres eviten salir con el bebé cuando hace calor. Si aún así tienes que salir, es mejor que coloques a tu bebé en el carrito para que se ventile. Es especialmente importante evitar los fulares portabebés, que pueden sobrecalentar al bebé y causarle molestias. Cuando hace buen tiempo, los padres obviamente quieren salir. Pero esto no siempre es posible cuando se tiene un bebé en casa. Suele ser aconsejable salir una hora al día con el bebé, pero cuando hace calor, 30 minutos son suficientes. Sin embargo, es mejor evitar las horas más calurosas del día y salir a primera hora de la mañana o a última de la tarde. Si hace mucho calor, es posible que los padres ni siquiera salgan con su bebé.

Sin embargo, si tienes que salir, ir de vacaciones o a la playa, debes tomar precauciones adicionales para proteger a tu bebé del sol y del calor. Por ejemplo, debes acordarte de comprobar que la capota del cochecito está instalada. Para proteger la cara y los ojos del niño, es necesario una gorra de ala ancha y unas gafas de sol. En cuanto a la ropa, basta con un pañal y un body de manga corta. No hay necesidad de cubrirle más. Por último, no olvides aplicar un protector solar (factor 50) en las zonas expuestas (cara, brazos, piernas, etc.)".

¡Cuidado con el riesgo de hidrocución en la playa!

Ir a la playa con un bebé durante las horas de calor no es en absoluto recomendable. En efecto, es preferible ir antes de las 10 de la mañana o después de las 5 de la tarde. Y si la pantalla total es de rigor, no es necesario exponer al bebé al sol. Además de llevar una camiseta anti-UV y un bañador, el niño debe estar siempre bajo una sombrilla o una carpa anti-UV. Por supuesto, un bebé puede meterse en el agua, pero no durante su periodo de digestión. Es preferible esperar después de una comida. Además, hay que estar especialmente atento al riesgo de corte de digestión. Para evitarlo, la inmersión debe hacerse de forma gradual. Los bebés están acostumbrados al agua del baño, pero no al agua fría. Así que moja la espalda, el estómago, etc. poco a poco, sin olvidar la parte más importante, la nuca.

En la playa, se recomienda sentar al bebé en una toalla, no en la arena. De hecho, el 20% de los rayos UV son reflejados por la arena. En resumen, recuerda que los bebés no deben exponerse al sol. Cuidado también con las nubes, que siguen dejando pasar el 80% de los rayos UV.

Precauciones en el coche

En el coche, los padres deben acordarse de encender el aire acondicionado, pero con cuidado de que no sea demasiado fuerte para el niño. También es importante cubrir las ventanas traseras para proteger al niño de las quemaduras solares. Para mantenerlo fresco, no dudes en utilizar un pulverizador de agua mineral. Además, el bebé no debe estar más cubierto que en casa. Por último, pero esto también es válido en los días menos calurosos, es imprescindible parar con frecuencia, al menos cada dos horas, para respirar y sobre todo renovar el aire del coche. También es importante recordar que nunca se debe dejar a un niño solo en un coche, aunque no esté al sol y la parada sólo dure unos minutos. Un niño que esté en un coche al sol durante cinco minutos sufrirá una grave deshidratación. Así que no hay necesidad de correr ese riesgo.

🔅 También te puede interesar leer: 

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!