baterías, pilas botón, peligro, bebés, niños

Los peligros de las pilas de botón

Las pilas de botón son pilas pequeñas y redondas que se encuentran en pequeños aparatos electrónicos como mandos a distancia, calculadoras, cámaras, audífonos, juguetes y juegos. En los últimos años se ha producido un aumento de las ingestas de pilas de botón, en parte debido al mayor uso de estos aparatos electrónicos. Además, las pilas se han hecho más grandes y potentes, lo que las hace más peligrosas. Las pilas de más de 20 mm de diámetro con 3 voltios de potencia, frente a los 1,5 voltios de las pilas más pequeñas, están asociadas a más complicaciones.

La ingestión de pilas de botón puede provocar perforaciones esofágicas (un agujero en el esófago), fístulas traqueoesofágicas (una conexión en forma de tubo entre el esófago y la tráquea, o tubo respiratorio), estrechamiento del esófago debido a la cicatrización, disfagia (dificultad para tragar), parálisis de las cuerdas vocales, fístulas aortoentéricas (una conexión en forma de tubo entre la aorta y el intestino que provoca una hemorragia grave y potencialmente mortal), mediastinitis (una peligrosa infección del tórax) y la muerte.

Muchos pacientes experimentan complicaciones crónicas o incluso de por vida después de la retirada de la pila de botón. Un estudio demostró que, incluso 4 años después de la ingesta, sólo 1 de cada 5 niños era capaz de llevar una dieta normal.

Cuando se coloca en la nariz, la pila puede causar daños en el revestimiento de la nariz, lo que provoca cicatrices y desviación del tabique. También puede provocar una grave infección del tejido que rodea el ojo. Si un niño se mete la pila de botón en el oído, puede provocar pérdida de audición, rotura del tímpano o parálisis del nervio facial.

Recuerda: las pilas de botón pueden causar todos estos problemas después de tan sólo 2 horas en el esófago, la nariz o el oído.

Síntomas o señales de ingestión/incrustación de pilas de botón

A menudo, no hay signos ni síntomas de que un niño haya introducido una pila de botón en su cuerpo. Y cuando hay signos, pueden ser inespecíficos, como fiebre o tos, que imitan enfermedades comunes como un resfriado.

Otros signos de ingestión o incrustación de pilas de botón en el oído o la nariz son el babeo, la respiración ruidosa, las sibilancias, los problemas para tragar, el dolor en la garganta o el pecho, la negativa a comer, el sangrado de la boca y el dolor o el sangrado en la nariz o el oído.

Qué hacer si tu hijo se mete una pila de botón en el cuerpo

Si ves que tu hijo ingiere una pila de botón o se mete una en la boca o el oído, llévalo inmediatamente a urgencias, aunque no presente síntomas. Hay que extraer la pila lo antes posible para evitar daños a largo plazo o la muerte. Si incluso sospechas que esto es lo que ha ocurrido pero no lo has visto, llévale a urgencias.

Por supuesto, la prevención es el mejor tratamiento. Sigue estos consejos para evitar que tu hijo sufra daños:

  • No des por sentado que todos los aparatos que funcionan con pilas en casa son seguros para los niños. Muchos de estos artículos, al caerse al suelo, pueden dejar al descubierto o expulsar la pila, facilitando su ingestión.
  • Tapona con cinta adhesiva los compartimentos de las pilas de todos los aparatos.
  • Mantén todas las pilas sueltas fuera del alcance de los niños, idealmente en un contenedor cerrado con llave.
  • Una pila de botón deja de alimentar un dispositivo antes de que se agote la carga, por lo que incluso las pilas "gastadas" pueden ser perjudiciales. Elimina de forma segura todas las pilas gastadas inmediatamente después de retirarlas del dispositivo; no las guardes en casa.

🔅 También te puede interesar leer: 

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!