Cómo entender al bebé

Aunque todav√≠a no hablan, los beb√©s intentan comunicar sus necesidades y emociones mediante se√Īales que sus padres deben aprender a descodificar para responder adecuadamente.

¬ŅC√≥mo se comunica el beb√©?

Al nacer, el llanto es la √ļnica forma que tienen los beb√©s de expresar su hambre, su malestar, su necesidad de ser abrazados, su miedo, su aburrimiento, etc. Luego, poco a poco, comienzan a comunicarse a trav√©s de llantos, sonrisas, gorjeos, expresiones faciales, gestos, miradas, etc.

Observando la reacción de sus padres y de quienes le rodean, el bebé descubre cómo conseguir lo que necesita. Cada vez que expresa su necesidad y una persona de confianza responde adecuadamente, desarrolla su autoestima. Esta confianza le anima a ir más allá, a descubrir cosas.

Cómo Satisfacer las necesidades de tu bebé

Cuando tu beb√© expresa una necesidad, es importante que sepa que hay alguien que lo atiende. Cuando intentes calmar a tu beb√© tratando de entender lo que dice, aprender√°s a reconocer mejor sus necesidades y las se√Īales que las acompa√Īan. Con el tiempo, sabr√°s que cuando se lleva el pu√Īo a la boca, por ejemplo, significa que tiene hambre.

Al escuchar sus necesidades y estar disponible para responder y calmarle, le est√°s haciendo saber que puede contar contigo y ambos se est√°n conociendo mejor. Recuerda que satisfacer sus necesidades no es malcriarlo.

Adem√°s, cuando satisfaces sus necesidades y le muestras amabilidad, tu hijo se encari√Īa contigo, lo que contribuye a desarrollar un fuerte v√≠nculo de apego. Este v√≠nculo es importante porque no s√≥lo tendr√° un impacto en la identidad y la autoestima de tu hijo, sino que influir√° en sus relaciones √≠ntimas y sociales a lo largo de la vida.

Descifrar las necesidades de tu bebé no es fácil

Tu hijo puede sonreír cuando le sonríes y se alegra de que le cojas la mano. Pero a veces aparta la cabeza cuando le hablas, lo que puede entristecerte si lo interpretas como un rechazo. Pero esta es sólo su manera de decirte que está demasiado cansado o que ha tenido demasiados estímulos. O tal vez es muy sensible al ruido y está tratando de pedirte que bajes la voz y vuelvas a una actividad más tranquila. A través de la prueba y el error, acabarás entendiendo lo que está tratando de decirte. Así que no te desanimes.

Las necesidades de los beb√©s y la forma de comunicarlas son diferentes de un ni√Īo a otro y siempre est√°n cambiando. Debes estar atento a estos cambios en tu beb√©. Para que te resulte m√°s f√°cil entenderlo, conf√≠a en las se√Īales que te da en lugar de limitarte a seguir las se√Īales de su rutina habitual.

Por ejemplo, puede que un día tu bebé esté cansado antes de lo habitual y, si te basas sólo en el horario de la siesta, puede que esté demasiado cansado para dormirse cuando lo acuestes. A medida que el bebé crece, sus períodos de vigilia se alargan y el horario va cambiando. Por eso, conocer el lenguaje de tu hijo te ayudará a adaptarte a los cambios repentinos u ocasionales y a sus necesidades cambiantes a lo largo del tiempo.

¬ŅC√≥mo demostrarle a un beb√© que se le quiere?

Para decirle a tu beb√© que le quieres, h√°blale, c√≥gele en brazos, ac√ļnale, aprieta tu mejilla contra la suya y m√≠rale a menudo a los ojos, porque √©l tambi√©n est√° desarrollando v√≠nculos a trav√©s de sus sentidos. Cada vez que consuelas y abrazas a tu hijo, su cerebro produce una hormona tranquilizadora llamada oxitocina. Esta sensaci√≥n de bienestar que tu hijo obtiene de cada contacto le permite desarrollar un fuerte v√≠nculo emocional contigo. Los h√°bitos y rutinas que estableces, gracias a tu atenci√≥n y comprensi√≥n de sus necesidades, tambi√©n permiten a tu beb√© establecer un fuerte v√≠nculo de apego.

La importancia de pasar tiempo con el bebé

Es posible que pienses que debes estar en estrecho contacto con tu bebé y que el tiempo que pasas con él debe ser especialmente feliz. Bueno, no siempre es así, y está bien.

Para que disfruten realmente de su tiempo juntos, deben dedicar mucho tiempo a conocerse y a reforzar su vínculo. Cuando le dedicas mucho tiempo y atención especial a tu hijo, los momentos felices son más frecuentes.

Pero estos momentos de atención especial no tienen por qué ser una cosa más del día. Simplemente se pueden integrar en la rutina diaria. Puedes hablar con tu bebé mientras le vistes, explicarle lo que estás haciendo, cantarle una canción infantil o interesarte por lo que le llame la atención.

Tambi√©n puedes dedicar tiempo a jugar con tu beb√©, aunque sea muy peque√Īo. Es una oportunidad para fortalecer el v√≠nculo entre los dos y para ayudar a su desarrollo. Tu beb√© aprende m√°s f√°cilmente en un entorno tranquilo. Cuando tu beb√© est√° tranquilo, es el momento perfecto para pasar tiempo con √©l y jugar.

Aunque te sientas abrumada por todas las cosas que tienes que hacer, es importante que saques tiempo para tu bebé. Una forma de hacerlo es acordar con tu pareja (si tienes una relación) que se turnen para cuidar del bebé y hacer las tareas domésticas. Esto les dará a ambos la oportunidad de pasar tiempo con el bebé. También puedes pedir ayuda a tus familiares, amigos o vecinos para que te ayuden con las comidas, la limpieza o la compra.

Además, hazte un hueco a ti misma y aprende a cambiar las prioridades de tu familia para poder estar disponible para tu bebé. Es importante entender que es normal que ciertas tareas, como la limpieza, se dejen de lado.

También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!