Cómo hacer masaje al bebé

Los masajes para bebés tienen una variedad de beneficios. Con cada suave caricia, el bebé se sentirá nutrido y amado, fortaleciendo el vínculo entre ustedes dos. Los masajes también le permitirán sentirse más relajado, lo que puede mejorar su sueño.

Algunas investigaciones sugieren que el masaje para bebés podría incluso promover un crecimiento saludable, aunque se necesita más investigación.

¿No estás segura de por dónde empezar? Hemos reunido una guía práctica sobre los beneficios y las técnicas. Te enseñará todo lo que necesitas saber sobre los masajes para bebés.

VinculaciĂłn con el bebĂ© a travĂ©s del masaje

Los masajes para bebés son una excelente manera de acercamiento. La confianza y la comunicación se desarrollan a medida que interactúas con tu bebé. El toque calmante hará que el bebé se sienta amado y cuidado también.

Los beneficios para la salud del masaje para bebés.

Según la Asociación Internacional de Masaje Infantil, el masaje para bebés puede ayudar a estimular los sistemas circulatorios y digestivos. Esto podría, a su vez, ayudar a algunos bebés con algunos problemas como:

Los masajes también pueden ayudar a aliviar la tensión muscular, los dolores de crecimiento y las molestias para la dentición, así como estimular el crecimiento en los bebés prematuros.

Sin embargo, una revisión sistemática Cochrane encontró poca evidencia de estos beneficios informados. Se necesita más investigación para apoyar estas afirmaciones.

Si el bebé tiene algún problema de salud, debes hablar primero con tu médico para decidir si debes darle masajes.

Cuándo comenzar con los masajes del bebé

La Asociación Internacional de Masaje Infantil sugiere que los padres introduzcan el contacto tan pronto como nazca el bebé.

A muchas mamás y papás les encanta hacerlo colocando a su bebé sobre su pecho, piel desnuda sobre piel desnuda. Esto se conoce como contacto piel con piel o método canguro. Mientras sostienes a tu bebé cerca, comienza a acariciarle las piernas y la espalda gradualmente. Luego pasa a otras áreas como los brazos.

Después de las primeras semanas del nacimiento, puedes comenzar a dar masajes a tu bebé. Sin embargo, asegúrate de seguir el estado de ánimo del bebé. El bebé debe estar tranquilo, alerta y contento para recibir un masaje. Nunca realices ninguna técnica de masaje que parezca incomodar al bebé.

Según la Clínica Mayo, no es el mejor momento para un masaje cuando el bebé gira la cabeza lejos de ti o pone rígidos los brazos. La Clínica Mayo también sugiere esperar al menos 45 minutos después de una toma. Hacer un masaje al bebé demasiado pronto después de comer puede causar vómitos.

¿Con qué frecuencia realizar masajes al bebé?

La frecuencia con la que le de masajes a tu bebé depende de los dos. Algunos padres dan masajes todos los días, mientras que otros les dan masajes a sus pequeños cada dos o tres días.

Puedes dar masajes durante la mañana para comenzar el día o por la noche antes de acostarse para ayudar a calmar al bebé y ayudarlo a dormir. Presta atención a las señales del bebé para ayudar a determinar la mejor rutina de masaje.

TĂ©cnicas de masaje

Estos son algunos consejos y técnicas que ayudarán a ti y al bebé a aprovechar al máximo el tiempo de masaje.

  • Un ambiente acogedor es esencial

Masajea a tu bebé en un lugar cálido y tranquilo.

Asegúrate de estar en un lugar cómodo. Coloca al bebé en una toalla sobre su espalda para que puedan mantener el contacto visual. Hazle saber que es el momento del masaje mientras los desviste.

  • Empieza despacio

Coloca a tu bebé boca arriba y comienza frotando lentamente cada parte del cuerpo. El toque debe ser suave al principio.

Pasa un tiempo frotando cada una de las partes de su cuerpo, comenzando con su cabeza y moviéndote gradualmente hacia sus pies. No hay un tiempo específico recomendado para el masaje. Cada parte del masaje debe durar tanto como lo disfruten los dos.

También puedes intentar colocar al bebé sobre su vientre para un masaje corto, aunque a algunos bebés no les guste estar boca abajo durante mucho tiempo.

  • Repite todo de nuevo

Si están disfrutano del masaje, continúa repitiendo los movimientos de frotamiento, comenzando nuevamente desde su cabeza y avanzando hacia sus pies.

  • Hablarle

Siempre comunícate con tu bebé durante el masaje. Repite su nombre y dile palabras cariñosas y tranquilizantes para ayudarlo a calmarse.

También puedes contar una historia o cantar su rima infantil favorita.

  • El aceite es opcional

Algunos padres consideran que el aceite es demasiado sucio, mientras que otros lo usan para ayudar a eliminar la fricción de la piel del masaje. Si usas aceite, asegúrate de comprar uno que sea inodoro y comestible, ya que el bebé puede llevarlo hasta la boca.

Primero, prueba el aceite aplicando una pequeña gota en una pequeña porción de la piel del bebé. Verifica si el bebé tiene una reacción. Esto es especialmente importante para los bebés con alergias o piel sensible.

También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artĂ­culo!