Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

espasmos llanto

Espasmos del sollozo: Qué son y cómo actuar

Existen dos condiciones distintas que pueden ocurrir cuando un niño está asustado, molesto o enojado, o experimenta un shock o dolor repentino.

El niño parece dejar de respirar en la respiración externa (exhalación), adquiere un color gris pálido o azul y pierde temporalmente la conciencia.

Los episodios son involuntarios, lo que significa que el niño no puede controlarlos. Por lo general, duran menos de un minuto y, aunque son molestos de presenciar, no dañan al niño.

Los episodios de contención de la respiración son comunes, con un tipo u otro que ocurre en aproximadamente 1 de cada 20 niños. Por lo general, comienzan entre los 6 y los 18 meses de edad y afectan a niños y niñas por igual.

En muchos casos, se detendrán cuando el niño tenga 4 o 5 años, aunque algunos niños continuarán experimentándolos hasta la edad adulta.

Tipos de apnea o espasmos del llanto

Hay dos trastornos distintos:

  • Forma cianótica

Son el tipo más común de trastorno de la respiración, y con frecuencia ocurren durante el llanto vigoroso o los sollozos provocados por el dolor, la frustración, la ira o el miedo.

El niño generalmente llora vigorosamente durante menos de 15 segundos y luego se queda en silencio, su respiración retenida en la respiración externa, incapaz de respirar por dentro (inhalar).

Se quedan azules, especialmente alrededor de los labios, y pierden el conocimiento. Los ataques más leves sin pérdida de conciencia serán familiares para la mayoría de los padres.

El niño se pondrá flojo o rígido y permanecerá inconsciente por menos de un minuto antes de recuperar la conciencia y respirar normalmente de nuevo. Pueden parecer cansados ​​por un rato después.

Esta forma de espasmos donde se contiene la respiración son causados ​​por un reflejo involuntario que forma parte del mecanismo del llanto.

En algunos niños, especialmente en niños pequeños, es tan intenso que se quedan atrapados en una respiración externa durante tanto tiempo que se desmayan.

En los años preescolares, algunos niños pueden tener varios episodios de desmayos a la semana. Sin embargo, la mayoría de los niños crecerán sin ellos cuando comiencen la escuela.

Los episodios son involuntarios, no son peligrosos y no causan daño cerebral. No son un signo de un niño difícil o de malos padres. No son ataques epilépticos.

Los episodios mejorarán con la edad, pero pueden ser más frecuentes antes de que se vuelvan menos frecuentes y desaparezcan por completo.

Si el niño tiene deficiencia de hierro, el tratamiento con suplementos de hierro puede ayudar. Se puede usar un simple análisis de sangre para determinar si el niño tiene anemia o deficiencia de hierro.

  • Forma pálida (convulsiones anóxicas reflejas)

Las convulsiones anóxicas reflejas a menudo son provocadas por un susto o dolor repentino e inesperado, como una caída con una lesión menor en la cabeza. La convulsión no es causada por la lesión en sí, sino por el repentino susto o dolor.

El niño a menudo abre la boca como si fuera a llorar, pero no emite ningún sonido antes de tomar un color gris pálido y perder la conciencia.

Se volverán flojos o más a menudo rígidos, con los ojos en blanco y los dedos en forma de garra. Su cuerpo también puede sacudirse un par de veces.

La convulsión suele durar menos de un minuto. Después, el niño recuperará la conciencia, pero puede parecer somnoliento y confundido durante unas horas.

Las convulsiones anóxicas reflejas son causadas por una disminución involuntaria de la frecuencia cardíaca, en la medida en que el corazón realmente deja de latir durante 5 a 30 segundos. Por eso el niño se ve tan pálido.

Sin embargo, el corazón es normal y la desaceleración es causada por una señal refleja excesivamente fuerte del cerebro a través del nervio vago.

El nervio vago es uno de los 12 nervios en la cabeza. Corre por el interior de la cabeza, atraviesa el cuello y penetra en el pecho y el abdomen.

Después de 5 segundos de pararse el latido del corazón, el niño comenzará a perder el conocimiento y, después de 10 segundos, estará profundamente inconsciente. Por lo general, a los 30 segundos, el nervio vago comienza a perder su fuerza de señal y el corazón comienza a latir nuevamente por sí solo.

El corazón siempre comenzará automáticamente a latir por sí solo a medida que la fuerza de la señal del nervio vago se desvanece.

En los años preescolares, algunos niños pueden tener varias convulsiones anóxicas reflejas por mes, pero la mayoría crecerá sin ellos cuando comiencen la escuela. Algunos niños continuarán teniéndolos de vez en cuando en la vida adulta.

Las convulsiones anóxicas reflejas son involuntarias, no son peligrosas y no causan daño cerebral ni la muerte. No son ataques epilépticos.

Las convulsiones mejorarán con la edad, pero pueden ser más frecuentes antes de ser menos frecuentes o desaparecer por completo.

Si el niño tiene deficiencia de hierro, el tratamiento con suplementos de hierro puede ayudar. Se puede usar un simple análisis de sangre para determinar si el niño tiene anemia o deficiencia de hierro.

¿Qué hacer si tu hijo tiene un espasmo y contiene la respiración?

  • Mantén la calma, debería pasar en menos de un minuto.
  • Acuéstalo de lado.
  • Vigila hasta que el espasmo termine.
  • Asegúrate de que no puede golpearse la cabeza, los brazos o las piernas con nada, si comienza a sacudirse, acolcha suavemente la cabeza, los brazos o las piernas para evitar lesiones
  • Evita sacudirlo o golpearlo.
  • Evita ponerle cualquier cosa en la boca, incluyendo dedos.
  • Evita salpicarlo con agua.
  • Evitar la respiración boca a boca.
  • No es necesario que intentes ayudar a tu hijo a respirar o a que su corazón palpite. Comenzará a respirar por sí mismos, y su corazón volverá a su ritmo normal por sí solo después de que el episodio o la convulsión haya finalizado, esto suele ocurrir en menos de un minuto.
  • Después, puede llorar o gritar.
  • Tranquiliza a tu hijo y asegúrate de que descansa lo suficiente después de tener un episodio donde contenga la respiración o un ataque de anoxia refleja.
  • Actúa como si nada hubiera pasado y evita hacer un alboroto; no lo castigues ni los recompenses.

Cuándo consultar con el médico

Acude al médico de cabecera desde la primera vez que tu hijo tenga un episodio. Tendrá que ser examinado a fondo para verificar si tiene un problema subyacente más serio.

El médico puede pedirte que describas lo que sucede durante un episodio para ver si hay un desencadenante.

Recuerda que estos episodios casi siempre ocurren durante el llanto. Las convulsiones anóxicas reflejas a veces tienen un desencadenante, como un repentino dolor o miedo inesperado.

Las convulsiones epilépticas pueden parecer similares, pero generalmente no ocurren en estas circunstancias.

**También debes llevar a tu hijo a ver a su médico si tiene episodios y:

  • Es menor de 6 meses.
  • Tiene episodios frecuentes (más de 1 por semana); puede ser causado por anemia.
  • Está confundido después de un episodio donde aguantó la respiración.
  • Cualquier rigidez o temblor dura mucho más de un minuto y tarda un tiempo en recuperarse.
  • Los episodios son tan frecuentes y graves que afectan la vida familiar normal.

Si bien los episodios y las convulsiones pueden dar miedo, no dañan al niño ni causan problemas neurológicos, como daño cerebral o epilepsia.

Anemia por deficiencia de hierro

En algunos casos, los episodios pueden estar vinculados a la anemia por deficiencia de hierro.

Aquí es donde la falta de hierro en el cuerpo conduce a una reducción en el número de glóbulos rojos, causando síntomas como cansancio, falta de aliento, palpitaciones del corazón y una tez pálida.

Tratamiento

No hay un tratamiento específico, pero el niño debe realizarse un examen exhaustivo para detectar cualquier problema subyacente y un ECG para detectar un latido cardíaco irregular.

Las convulsiones anóxicas reflejas pueden responder a algunos medicamentos específicos, pero generalmente solo se ofrecen en los casos en que las convulsiones ocurren con mucha frecuencia y tienen un impacto significativo en la vida familiar.

Los niveles de hierro en la sangre de su hijo, como la ferritina, también pueden ser revisados ​​y se le pueden recetar gotas o suplementos de hierro si los niveles son bajos.

Prevención

Algunos padres pueden predecir cuándo su hijo está a punto de tener un episodio porque muestran ciertos comportamientos.

Trata de distraer a tu hijo si piensas que está a punto de tener un episodio, ya que esto a veces puede evitar que suceda.