Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Los niños deben dormir sin luz

A veces, una simple luz, por muy suave que sea, puede generar problemas en el sueño a los niños y a los adultos.

Cuándo tenemos un bebé solemos usar una luz de noche para facilitarnos la vigilancia de nuestro hijo, pero en realidad genera una mala calidad del sueño para todos.

Es muy importante, para poder seguir el ritmo circadiano* y que podamos funcionar bien durante el día y regenerarnos por la noche, que durante las horas diurnas, tengamos luz y durante la noche, oscuridad. Cuando rompemos ese ritmo perdemos calidad en el sueño y eso interfiere en muchas cosas, por ejemplo, que tengamos un mal día, que nos encontremos sin vitalidad, de mal humor e incluso nos afecta al sistema inmunitario y nos ayuda a aumentar de peso.

Los padres primerizos solemos comprar una luz nocturna que nos permita comprobar, siempre que lo necesitemos, cómo se encuentra el bebé. Además, es habitual encender luces mucho más fuertes sí por ejemplo, tenemos que cambiarle el pañal.

Cómo te mencioné al principio, seguir el ritmo circadiano es fundamental. El bebé, mientras se está gestando, tiene el ritmo definido por la melatonina de la madre, pero cuando nace tiene que secretar su propia melatonina. Está hormona es fundamental para hacernos dormir intensamente y se libera dependiendo de la luz que haya a nuestro alrededor. Es por esto, qué cuanto más diferencia haya entre el día y la noche, mejor se segregará.

Es típico que después de nacer nuestro bebé tenga el sueño cambiado los primeros días, sobre todo si nace en invierno, ya que hay pocas horas de sol y la mayoría de los días está nublado y hay poca luz. Esto hace que en casa tengamos la luz encendida mucho más tiempo durante esos días en los que a las cuatro de la tarde ya es prácticamente de noche. Este menor contraste de la luz diurna y la nocturna reducen la secreción de melatonina y esto acaba generando trastornos del sueño con sus derivados problemas y perjudicando nuestra salud.

Miedo a la oscuridad

A medida que los niños van creciendo y los pasamos a su propia habitación, se les pone una luz, que muchas veces permanece encendida toda la noche, para que si el niño se despierta no tenga miedo. O incluso, cometemos el error de que si lo hemos acostumbrado a dormir a oscuras y una pesadilla lo despierta enseguida encendemos la luz para atenderlo y consolarlo. ¿Por qué es un error? Pues porque cuando el niño se despierta asustado y lo calmamos con la luz encendida relaciona que sus pesadillas y monstruos desaparecen si hay luz y que vuelven en la oscuridad, por lo tanto lo ideal es tranquilizar y consolar al niño a oscuras.

Aparatos electrónicos y sueño

Los dispositivos eléctricos como el móvil, ordenador, Tablet, desprenden una luz muy potente y no es nada recomendable usarlos antes de irse a dormir y mucho menos tener acceso a ellos durante la noche.

Por eso, evita tener este tipo de aparatos en la habitación, especialmente si tu hijo ya está en edad de usarlo y así, además de no interferir en su sueño, no se pierde el control sobre el uso que le está dando a Internet o a los contenidos que está viendo en la tele. Además, es importante reducir su uso al menos una hora o dos antes de irse a dormir.

Si por la noche tienes que atender a tu hijo intenta hacerlo a oscuras o con una luz muy suave y sólo para las cosas imprescindibles, de resto mantenla apagada. Y por supuesto, no le pongas junto a la cama o en su cuna, un móvil o Tablet, con música o vídeo para que se duerma.

En resumen, si el niño tiene una mala secreción de melatonina y no duerme y descansa adecuadamente, estará más cansado durante el día y probablemente se irrite fácilmente, esté de mal humor, tenga problemas para concentrarse y su sistema inmunitario se debilite, siendo más propenso a enfermarse.

*ritmo circadiano: Cambios físicos, mentales y conductuales que siguen un ciclo diario, y que responden, principalmente, a la luz y la oscuridad. Dormir de noche y estar despierto por el día, es un ejemplo de un ritmo circadiano relacionado con la luz.

También te puede interesar leer: ¿Cómo Enseñar a Dormir al Bebé sin que llore? y Terrores nocturnos - Trastornos del sueño