Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

conjuntivitis obstruccion lacrimal

La conjuntivitis y obstrucción del conducto lacrimal en recién nacidos

Nada más nacer al bebé se le echa unas gotas en los ojos para prevenir la conjuntivitis que pueden adquirir en el momento del parto a través de la vagina de la madre.

Durante las primeras semanas y meses cuando tu bebé se despierte, es posible que lo haga con los ojos pegados, en algunos casos con secreción. También puede que sus ojos estén irritados o que le lloren.

Las causas de que esto ocurra pueden ser dos: Conjuntivitis o una obstrucción del conducto lacrimal.

En la conjuntivitis se inflama la zona blanca del ojo. Los ojos aparecen pegados, con secreción y hay irritación. A veces cuando el bebé está acatarrado es posible que aparezca la conjuntivitis y que incluso los mocos suban a través del conducto lacrimal hacia los ojos. Consultar siempre con el médico, para tratamiento.

En la obstrucción del conducto lacrimal no hay irritación en el ojo, aunque pueden aparecer pegados y con secreción. Los bebés tienen el conducto lacrimal muy fino y algunos cuando nacen pueden tenerlos taponados o muy estrechos, obstruyéndose con facilidad. Esto ocasiona que los ojos puedan llorarle con mucha frecuencia, incluso a diario si los tiene taponados. Suelen ir abriéndose solos, pero si la situación no ha mejorado sobre los seis meses visita al oftalmólogo.

Para evitar infecciones y favorecer su apertura, puedes echarle suero, esperar un poco para que se ablande la secreción y luego limpiar la zona con una gasa húmeda y sin frotar.
También puede ayudar dar masajes en la zona que hay entre la nariz y el ojo.

También te puede interesar leer: 

Visión y Oído del Recién Nacido

¿Ve Bien mi Bebé? - Desarrollo Visual

Blefaritis en niños