Mi hijo quiere dormir con nosotros, ¿Qué hacemos?

Es difícil permanecer insensible cuando, después de una pesadilla, el niño está llorando y sólo se calma si está en la cama de sus padres. ¿Debes permitir que se cambie a tu cama, para tranquilizarlo o debes permanecer firme y establecer límites?

Cuando el niño tiene unos dos años, a menudo tiene dificultades para dormirse y expresa su deseo de dormir en la cama de sus padres.

Miedo a dormir solo

A esta edad, el niño es más independiente, sin embargo, cuando es hora de acostarse, sus ansiedades salen a la superficie. Siente la necesidad de recuperar la seguridad que sentía cuando era un bebé. Tiene miedo de dormir solo y para tranquilizarse necesita ir a la cama de sus padres.

Cuando la curiosidad del niño se expresa

El niño tiene todo por descubrir, observa constantemente y trata de entender cómo funcionan los adultos, también trata de entender el vínculo emocional que existe entre su padre y su madre. ¿Mamá ama a papá de la misma manera que me ama a mí? ¿Por qué quieren estar solos? ¿Qué hacen cuando cierran la puerta de su dormitorio? Todo esto lo hace aún más curioso.

Si, realmente, ha tenido una pesadilla y necesita un poco de cariño, puedes negociar diciendo que tiene el derecho de venir pero que es excepcional y que sólo se quedará por un tiempo. Tienes que explicarle que los padres tienen derecho a estar solos, los dos, pero que no debe estar celoso. El reto es conseguir que el niño respete la privacidad de los padres sin sentirse excluido.

Dormir con mamá o papá: comportamiento edípico

Si su comportamiento persiste más allá de los tres o cuatro años, es más a menudo porque desafía esta intimidad y no porque tenga miedo de estar solo en la cama.

El niño está tratando de hacer una verdadera toma de poder, al pequeño le gustaría ocupar el lugar de papá en la cama (o el de mamá si es una niña). Hay que evitar ceder, para que el niño entienda que hay una tercera persona. Si uno de los padres no está de acuerdo y lo ha expresado claramente, el otro padre no debe ir en contra de esta voluntad. El niño debe admitir que su madre o su padre no le pertenece y que el otro padre tiene voz y voto en el asunto.

A partir del cuarto año la prohibición debe ser clara, la cama de los padres representa un límite que no se debe cruzar. Este interdicto es el símbolo del interdicto edípico: "tu madre (tu padre) no te pertenece".

Es indispensable prohibir el acceso a la cama de los padres. Esto le permite dar a tu hijo un sentido de dirección. Pero necesita estos puntos de referencia para crecer con seguridad y estructurarse psicológicamente.

También te puede interesar leer: Terrores nocturnos y pesadillas en niños

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!