¿Cómo superar la vergüenza?

La vergüenza es una de las emociones más destructivas y debilitantes. Puede llevar a las personas a adoptar un comportamiento autodestructivo y perjudicial para la salud. Pero también puede llevar a las personas a recomponerse, a dejar de lado su vergüenza y a recuperar su autoestima.

¡Vergüenza!

Con el deseo de desaparecer a los ojos de los demás, la vergüenza se desencadena cada vez que nos encontramos con un incumplimiento de las normas sociales, cuando no nos sentimos suficientemente a la altura de los demás y de lo que nuestros seres queridos esperan de nosotros. Es un sentimiento generalizado de inferioridad, un sentimiento de humillación cuando uno se da cuenta de que los demás son testigos de sus insuficiencias y se convierten en jueces. Lo que queda es la sensación de ser menospreciados a los ojos de los demás, la vergüenza de lo que somos. La vergüenza es una grave lesión de la autoestima que tiende a dejarle a uno solo ante el sufrimiento moral y un repliegue sobre sí mismo. Aunque la culpa puede estar presente en la vergüenza, debe distinguirse de ella. De hecho, mientras que la culpa es relativa a un acto determinado, a un comportamiento específico, la vergüenza implica un enfoque en la persona. La culpa suele conducir a un comportamiento restaurador, mientras que la vergüenza está vinculada a ataques de ira, autoestigmatización y está correlacionada con la psicopatología.

La vergüenza es mala para la salud

Aunque la vergüenza es una emoción universal, no es evidente cómo afecta a la salud mental y al comportamiento. Diferentes investigaciones han descubierto que la tendencia a la vergüenza también puede aumentar el riesgo de otros problemas psicológicos. El vínculo con la depresión es especialmente fuerte.

Considerada una emoción central en el trastorno de la personalidad, también puede estar relacionada con la autolesión, la suicidalidad crónica y la ira-hostilidad. Por ello, es fundamental superar la incómoda sensación en la boca del estómago sin refugiarse en la mirada de los demás.

¿Cómo deshacerse de la vergüenza?

Tomar conciencia

Es importante tomar conciencia de esta vergüenza y liberarse de ella, avanzar y empezar por identificar los orígenes de la vergüenza, conocer sus desencadenantes. Buscar las emociones que acompañan a esta vergüenza es un buen comienzo para entenderla. Hazte preguntas y busca respuestas.

Comunicar

Como la palabra es resistente, es el primer antídoto para liberarse de la vergüenza. Hablar con una persona comprensiva que esté dispuesta a escuchar es una forma de salir del lugar oscuro en el que te encuentras. Puede ser una persona de confianza, un grupo de apoyo, una asociación o un terapeuta que pueda orientarte.

Sé amable contigo mismo

Por último, sé amable contigo mismo, ya que las investigaciones sugieren que la autocompasión mejora el estado de ánimo, en gran medida porque nos ayuda a evitar la rumiación negativa.

Probar las técnicas de visualización e hipnosis

Otras técnicas, como la visualización y la hipnosis, pueden ayudar a deshacerse de la vergüenza. La escritura, en cambio, ayudará a transformar la dolorosa experiencia de la vergüenza haciéndola comunicable, haciéndola pública, dándole un sentido.

Recuperar la autoestima

Se dice que la autoestima es el juicio o la evaluación que una persona hace de su propia valía. Aprender a quererse, a perdonarse, a ser indulgente con uno mismo y con los demás, a ser su propio amigo, a respetarse, a aceptarse aunque sea imperfecto, ayuda a avanzar en el camino de la autoestima. Técnicas como la autohipnosis y el desarrollo personal pueden mejorar la autoestima. También puedes ayudar a los demás.

Los estudios han demostrado que las personas que ayudan a los demás o son voluntarias tienen una mayor autoestima que las demás y eso las hace más felices.

También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!