Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Técnica de Alexander

Técnica de alexander

Cuando llegamos a la edad adulta, hemos adquirido muchos malos hábitos de postura y movimiento. Por lo general, ni siquiera nos damos cuenta de que hemos perdido nuestra flexibilidad, porque la tensión se ha convertido en una respuesta inconsciente al estrés durante toda la vida.

La técnica de Alexander aborda estos malos hábitos al ayudarnos a desarrollar una distribución uniforme del tono muscular, ni descuidadamente relajada ni demasiado tensa. La filosofía de "buen uso" significa usar y mover el cuerpo ágilmente, con un mínimo de interferencia en la interrelación de cuello, cabeza y espalda. La técnica de Alexander es un proceso de reeducación, no una solución rápida. Con el tiempo, encontrará que funciona mejor en casi todos los aspectos.

Un estilo de vida sedentario afecta la postura

La forma en que nos movemos afecta nuestra postura, patrones de respiración, cómo realizamos nuestras actividades diarias y, en última instancia, la forma en que vivimos nuestras vidas. Una postura cómoda y fácil necesita un cuerpo fuerte y coordinado. Sin embargo, un estilo de vida sedentario promueve la tensión muscular. Por ejemplo, caer en una silla durante largos períodos de tiempo comprime la columna vertebral. Aprender la técnica de Alexander puede ayudarlo a tomar conciencia de las formas inapropiadas en que sostiene, mueve y usa su cuerpo, especialmente su espalda. La mala postura y el uso indebido muscular continuo pueden llevar a problemas musculoesqueléticos graves, entre ellos:

  • Dolor de cabeza, cuello y espalda.
  • Dolores musculares y espasmos.
  • Bursitis (inflamación de las articulaciones).
  • Lesiones por esfuerzo repetitivo.

La mayoría de nosotros ponemos demasiada fuerza en nuestros movimientos, que pueden sacudir los nervios, músculos y articulaciones. La técnica de Alexander hace hincapié en que el movimiento debe ser equilibrado y solo necesita la mínima cantidad de energía y esfuerzo. Con la conciencia, es posible cambiar los hábitos posturales y redistribuir el esfuerzo muscular de manera más uniforme y suave en todo el cuerpo. La técnica de Alexander puede beneficiarlo en muchas áreas, incluyendo:

  • Postura y equilibrio.
  • Rendimiento deportivo.
  • Manejo del dolor de espalda.
  • Manejo del estrés.
  • Mayor confianza y autoestima.

El posicionamiento de la cabeza

"Control primario", en la terminología de Alexander, se refiere a una buena organización neuromuscular, que ocurre cuando todo el cuerpo es capaz de expandirse libremente. Para que esto suceda:

  • La columna debe poder alargarse, lo que significa que el cuello debe estar libre.
  • La cabeza debe moverse en una dirección relativa a la parte superior de la columna vertebral.
  • Los músculos de la espalda deben aflojarse.
  • Los brazos y piernas deben funcionar como extensiones de la espalda.

Tomar conciencia de cómo se sienta, se levanta y camina

La técnica de Alexander se centra en hacerle consciente de cómo se mueve. Algunas sugerencias simples incluyen:

  • Sentados: la mayoría de nosotros tiene una forma habitual de sentarse, como siempre cruzar una pierna. ¿Qué se siente al sentarse de la "otra" manera? La posición más cómoda para sentarse es colocar ambos pies planos sobre el piso y colocar el torso sobre la pelvis.
  • De pie, la mayoría de nosotros tenemos una forma habitual de estar de pie, como siempre colocar el peso de nuestro cuerpo a través de una pierna. ¿Cómo se siente estar de la otra manera?
  • Caminar: ¿Su barbilla, estómago o pelvis le abren camino cuando anda? La forma más fácil de aprender a caminar es tomar algunas lecciones de Alexander. Aprenderá las instrucciones para liberar su cuello, lo que permitirá que su cabeza avance hacia arriba, y que su espalda se alargue y ensanche. El movimiento se convierte entonces en algo placentero.

La instrucción práctica es vital

Necesita asistir a clases con un profesor cualificado. En una sesión típica, el maestro puede señalar el uso excesivo de los músculos al pararse, caminar y sentarse, y sugerir formas diferentes y más fáciles de moverse. El profesor también demostrará una nueva forma de pensar sobre el movimiento, antes de que realmente lo haga. En muchos sentidos, podríamos decir que Alexander es una "técnica previa". El objetivo del profesor es fomentar un rango de movimiento ligero y libre mediante la sensibilización.