prevenir cáncer de piel. melanoma, carcinoma

Es especialmente importante protegerse adecuadamente del sol, cuyos rayos ultravioleta son el factor de riesgo más importante para desarrollar cáncer de piel. Descubre las medidas preventivas para protegerse del melanoma y el carcinoma.

¿Cuáles son los diferentes tipos de cáncer de piel?

El cáncer de piel es uno de los más frecuentes. Pero también es uno de los que mejor se tratan. La causa principal es la exposición prolongada al sol (rayos ultravioleta).

  1. El cáncer de piel más común es el carcinoma (de células basales o de células escamosas). Afecta más a las personas mayores de 50 años. Se caracteriza por la aparición de manchas blanquecinas o rojas y ásperas en la piel. El carcinoma se puede tratar bastante bien.
  2. El melanoma suele desarrollarse a partir de un lunar que ha degenerado. Es más temido porque existe el riesgo de metástasis (el cáncer puede extenderse a otros órganos). Las posibilidades de recuperación aumentan con la detección temprana. â‡’ Melanoma - Causas, síntomas y tratamiento

Prevención del cáncer de piel: consejos para la exposición al sol

Cuando te expones al sol, tu piel se calienta agradablemente con sus rayos. Pero debajo de su atractiva apariencia, el sol tiene un efecto mucho menos beneficioso. Sus rayos UVA son responsables del envejecimiento de la piel, mientras que sus rayos UVB provocan quemaduras solares. Para protegerse eficazmente, he aquí algunos consejos que debe seguir cuando te expongas al sol:

  1. Evita exponerte cuando la intensidad de la radiación solar es máxima, es decir, entre las 12 y las 16 horas. Fuera de este periodo, permanece atento sin sobreexponerte. Una exposición frecuente pero de baja intensidad es tan arriesgada como una breve exposición en momentos en los que el sol es intenso. También hay que tener cuidado con el tiempo nublado y con la niebla que dejan pasar los rayos del sol.
  2. Evita los rayos UV artificiales que se utilizan en las cabinas de bronceado, son igual de perjudiciales. La falta de calor que suele provocar la UVB puede inducir a error. Los rayos UV artificiales aceleran el envejecimiento de la piel, no la preparan para el sol y no la protegen contra sus efectos.
  3. Si estás expuesto al sol todo el día, recuerda hacer descansos a la sombra (bajo una sombrilla, un árbol, etc.) y volver a ponerte la camiseta y los pantalones si notas que tu piel se calienta.
  4. Utiliza un sombrero para evitar insolaciones y quemaduras en el cuero cabelludo.
  5. Utiliza gafas de sol porque los ojos también se ven afectados por el sol. Elige unas gafas de sol con suficiente cobertura y un filtro UV (norma CE, categoría 3 o 4). Suele indicarse en el interior de uno de las varillas de las gafas.
  6. Utilizar una crema solar adecuada.

La protección solar adecuada para prevenir el cáncer de piel

Además de exponerse al sol en los momentos adecuados, es importante proteger la piel utilizando un producto de protección solar adaptado a tu tipo de piel. Esta protección también es importante cuando no estás de vacaciones. La exposición al sol no sólo se produce en la playa, sino todos los días cuando se está fuera de casa.

Un buen protector solar no sólo permite nutrir e hidratar la piel adecuadamente, sino que también proporciona una película protectora para proteger las células de la piel de las dosis excesivas de radiación UV del sol.

Cómo elegir la crema solar:

  • Cuanto más blanca sea la piel, mayor debe ser el factor de protección. Así, para las pieles muy blancas, se recomienda encarecidamente un factor de protección de 50.
  • Las pieles negras, oscuras y bronceadas también deben utilizar crema solar. El bronceado es efectivamente una barrera natural para protegerse del sol, pero sólo filtra una parte de los rayos UV. Las quemaduras solares son menos importantes, pero el riesgo de cáncer siempre está presente. Una piel mate puede utilizar una crema con un índice 20 o 30.
  • Evita las cremas solares con un índice inferior a 20, no protegen suficientemente la piel.
  • Recuerda volver a aplicar cada dos horas y también después de cada baño, tras haber secado la piel.

Compra tu crema solar aquí â‡“

Proteger la piel de los niños

Su piel es más fina y requiere una protección aún mayor que la de los adultos. Ahora sabemos que las quemaduras solares en la infancia son responsables del desarrollo del melanoma en la edad adulta. Estas son las recomendaciones para proteger a los niños:

  • No exponer a los niños menores de un año.
  • Ponle un sombrero, gafas de sol, una camiseta y una prenda bien cubierta.
  • Poner crema solar de índice 50+ en las partes descubiertas (cuello, nuca, manos, cara...), aunque permanezcan a la sombra. Repite esta aplicación cada hora.

⇒ Bebés y Altas Temperaturas - Precauciones y Recomendaciones

⇒ El Sol en el embarazo ¿Cómo protegerse?

Consulta con un dermatólogo

La prevención del cáncer de piel también pasa por una visita al dermatólogo, sobre todo antes del verano y de la primera exposición al sol.

Examina toda la superficie cutánea de tu piel siguiendo las siguientes instrucciones:

Presta atención a tus lunares, cualquier lunar nuevo o que presente cambios debe considerarse sospechoso.

Revisa atentamente toda la superficie de tu piel para detectar lesiones sospechosas. Utiliza un espejo o pide ayuda a un familiar para explorar zonas poco accesibles como el cuero cabelludo, la espalda o la parte posterior de los muslos. No olvides revisar las palmas de las manos, las plantas de los pies y la zona genital.

Repite esta revisión cada 1 – 2 meses, así te familiarizarás con la distribución de tus lunares y te será más fácil apreciar los cambios.

¿Cuál es tu riesgo de padecer melanoma?

  • ¿Has apreciado crecimiento o cambios en el color o la forma de algún lunar?
  • ¿Recuerdas haber sufrido alguna vez una quemadura solar intensa, con dolor o ampollas en la piel?
  • ¿Alguno de tus familiares directos (padres o hermanos) ha padecido melanoma?
  • ¿Tienes lunares de aspecto raro o más grandes de lo normal?
  • ¿Tienes más de 30 lunares en el cuerpo mayores de 2 milímetros?
  •  Â¿Tu piel se quema con facilidad con el sol y se broncea poco y lentamente?
  • ¿Has tomado mucho sol o recibido muchas sesiones de lámparas de bronceado artificial?
  • ¿Tienes pelo rubio claro o pelirrojo o los ojos azules o verde claro?
  • ¿Tienes la piel muy blanca o con muchas pecas?
  • ¿Has tenido previamente algún tumor o cáncer en la piel?

Si has contestado SÍ a cualquiera de estas preguntas, especialmente a las cinco primeras, su riesgo de melanoma es claramente mayor que el normal. Sería conveniente que consulte con su médico.

Fuente: MadridSalud

La regla del ABCDE para sospecha un melanoma

La regla del ABCDE para sospecha un melanoma

El 13 de junio se celebra el Día Europeo de la Prevención contra el Cáncer de Piel

También te puede interesar leer: 

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.