Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

altas temperaturas

El clima cálido puede ser peligroso para los bebés porque se ven fácilmente afectados por el calor. Necesitan beber regularmente, usar ropa ligera y mantenerse frescos.

Cuidado con el sol

Mantén al bebé en un lugar fresco y protegido del sol. Los bebés menores de seis meses deben mantenerse fuera de la luz solar directa. Su piel contiene muy poca melanina, el pigmento que proporciona cierta protección contra el sol.

Los bebés mayores también deben mantenerse lo más alejados posible del sol, especialmente en el verano cuando el sol está más fuerte. Si sales cuando hace calor y en las horas punta de sol, coloca una sombrilla o en su cochecito para mantenerlo fuera de la luz solar directa.

Aplica un protector solar de factor alto en la piel del bebé. Muchas marcas producen filtros solares específicamente para bebés y niños pequeños con un factor de protección solar de alta protección. Aplica el protector solar con regularidad, especialmente si están en la playa o piscina.

Cubre el cuerpo, los brazos y las piernas de tu bebé con ropa, y asegúrate de poner un sombrero para el sol con un ala ancha o una solapa larga en la parte posterior para proteger su cabeza y cuello.

Mantener fresco al bebé

Te damos algunos consejos para ayudar a mantener a el bebé fresco y seguro cuando hace calor.

  • Jugar en una piscina infantil es una buena manera de mantener a los bebés frescos. La piscina debe estar a la sombra cuando hace mucho sol y calor. El bebé debe estará vigilado en todo momento.
  • Un baño con agua fresca antes de acostarse puede ser beneficioso.
  • Mantén la habitación del bebé fresca durante el día cerrando las persianas o cortinas. También puedes usar un ventilador para hacer circular el aire en la habitación, asegurándote de que el ventilador no apunta hacia el bebé.
  • No le pongas demasiada ropa para dormir. Si patea o quita las sabanas o mantas durante la noche, considera ponerle un pañal con un body/bodie o pijama de verano.
  • Si tienes un acondicionador de aire, asegúrate de que la habitación no se enfríe demasiado; ajustar la temperatura a alrededor de 24 a 26 grados es lo suficiente.

Viajar con un bebé cuando hace calor

Si necesitas viajar en coche cuando hace calor intenta hacer el viaje en las horas más frescas del día, que generalmente es temprano por la mañana. Asegúrate de que el bebé está a la sombra en el coche y mantén el habitáculo fresco usando el aire acondicionado o abriendo las ventanas.

Recuerda nunca dejar a un bebé solo en un coche estacionado. Incluso si no hace calor, los coches pueden calentarse demasiado rápido para los bebés.

Salpullido a causa del calor

Debido al calor puede aparecer una erupción (manchas rojas) con picazón en la piel. Los bebés y los niños corren un mayor riesgo de tenerlo porque sus glándulas sudoríparas no están completamente desarrolladas. Es común en climas cálidos en partes de la piel que permanecen húmedas, como en el área del pañal o debajo del mentón. Las cremas como el zinc y las cremas de aceite de ricino protegerán la piel.

Las mismas cremas que se usan para proteger el área del pañal se pueden usar debajo de la barbilla y en otras áreas que son propensas al salpullido. Cambiar la ropa del bebé con más frecuencia y dar baños tibios también puede ayudar.

Evitar la deshidratación

Al igual que los adultos, los bebés necesitan beber mucho líquido para evitar deshidratarse. Sabrás que tu bebé está hidratado si moja entre seis y ocho por día.

Durante los primeros 6 meses, cuando el bebé solo toma leche materna o leche de fórmula, no debes darle agua. Pero cuando hace calor, es posible que el bebé quiera alimentarse más de lo normal, pero por períodos más cortos.

Una vez que empiece con la alimentación complementaria, puedes darle al bebé pequeñas cantidades de agua durante todo el día.

Golpe de calor

La insolación ocurre cuando el cuerpo ya no puede enfriarse y comienza a sobrecalentarse. Cuando la temperatura central se eleva por encima de los 40 grados, las células dentro del cuerpo comienzan a descomponerse y partes importantes del cuerpo dejan de funcionar.

Si no se trata, puede provocar complicaciones, como insuficiencia orgánica y daño cerebral, y puede ser fatal.

Los síntomas de insolación incluyen:

  • Aumento de la temperatura corporal: una temperatura de 40 grados o más es a menudo un signo importante de insolación
  • Sudoración intensa que se detiene repentinamente; si el cuerpo no puede producir más sudor, es una gran señal de advertencia de que se ha sobrecalentado y deshidratado
  • Aumento de la sed (a medida que el bebé se debilita, pueden beber menos)
  • Piel pálida y húmeda
  • Latido rápido
  • Respiración rápida (hiperventilación)
  • Fontanela hundida
  • Cantidades más pequeñas de orina y de color oscuro
  • Sequedad de boca y ojos
  • Dolor de cabeza, calambres musculares
  • Somnolencia y debilidad
  • Confusión, dificultad para respirar y vómitos
  • No se despierta cuando al tocarlo o llamarlo

Qué hacer

Si tu hijo mayor presenta alguno de los signos anteriores, necesita acudir a un centro hospitalario con urgencia.

Mientras esperas que llegue una ambulancia, muévelo a un lugar fresco lo más rápido posible, retira la ropa sobrante y trata de refrescarlo. También puedes enfriar la piel con agua colocando una tela húmeda sobre ella o pulverizándola suavemente.

Si está consciente, dale agua fresca, no fría, para beber. Sigue tratando de darle bebidas al bebé a menos que esté inconsciente y no pueda tragar de manera segura. Las mejores bebidas son las recomendadas para gastroenteritis. No agregues sal a ninguna de las bebidas.

Cosas para recordar para prevenir el golpe de calor

Los bebés deben mantenerse en un lugar fresco y a la sombra. Si necesitan estar al aire libre, cubre su cochecito con un paño húmedo y vístelo con ropa fresca.

Nunca se debe dejar a los bebés y niños pequeños solos en un coche estacionado, ni siquiera por un momento, incluso cuando el coche está a la sombra.

Los bebés no pueden decir que están sedientos, por lo que es importante que se les ofrezca el pecho con más frecuencia o agua si ya están con la alimentación complementaria, cuando hace calor.