¿Qué posibilidades hay de quedar embarazada con útero bicorne?

A veces, el útero de una mujer experimenta diversas anomalías naturales que afectan a su forma y estructura. Estas anomalías suelen ser desconocidas por la paciente hasta el momento del embarazo. Entre las mujeres que buscan asistencia médica para la infertilidad, a una de cada trece se le acaba diagnosticando algún tipo de mal funcionamiento o anomalía uterina. Entre estas afecciones se encuentra el útero bicorne, algo de lo que muy pocas personas han oído hablar.

¿Qué es el útero bicorne?

El útero bicorne es una afección que también se conoce como útero en forma de corazón. Se trata de una situación en la que el útero está formado por dos proyecciones en forma de cuerno. Un tabique, que es una especie de división, separa estos dos cuernos.

Útero bicorne frente a útero normal

El útero bicorne se caracteriza por una hendidura en la parte superior del fondo de ojo, que le da forma de oreja. Esto no significa necesariamente que el útero esté dividido, sino que se trata de un útero completo que se malforma durante el desarrollo embrionario de la mujer en el útero de su madre.

Un útero normal se forma en un feto femenino durante la quinta semana del embarazo. La formación comienza cuando dos estructuras no relacionadas entre sí, denominadas cuernos, se desplazan hacia la pelvis y se fusionan, formando el útero. El tabique indica la zona de fusión y aísla las dos estructuras. Posteriormente se reabsorbe para formar una cavidad intrauterina. El útero bicorne se forma cuando los cuernos se desplazan hacia la pelvis, pero no se fusionan completamente. La parte superior se hunde hacia dentro, mientras que la parte inferior permanece normal.

Un embarazo con útero bicorne es difícil porque el feto comienza a desarrollarse y a crecer en cualquiera de los dos cuernos o protuberancias situadas en la matriz (porción superior o a ambos lados). Este tipo de embarazos no duran y suelen acabar en un aborto natural.

La gravedad de esta afección varía de una mujer a otra. Puede oscilar entre complicaciones leves y graves. Un útero bicorne incompleto es un problema leve, mientras que un útero gravemente deformado es más arriesgado. En un útero bicorne incompleto, la parte superior se hunde hacia dentro y puede dificultar el crecimiento del feto. En el caso de un útero gravemente deformado, la parte superior se hunde hacia abajo y divide la cavidad uterina en dos cámaras, lo que dificulta mucho la formación del feto.

¿Cuáles son las causas del útero bicorne?

Hay varios factores complejos que intervienen en el desarrollo de esta afección. Veamos algunas de las causas del útero bicorne:

El útero bicorne se forma durante el desarrollo del feto. Se trata del proceso de embriogénesis y cualquier malformación que se produzca durante este proceso dará lugar a la formación de un útero bicorne.

Las trompas de Falopio, el útero, el cuello uterino y la parte superior de la vagina se desarrollan a partir de los conductos paramesonéfricos. Éstos consisten en conductos emparejados presentes en el embrión que se dirigen lateralmente hacia el reborde urogenital. Cualquier modificación durante el proceso de fusión afecta a la formación de estos conductos.

Las alteraciones durante la formación del conducto paramesonéfrico hacen que la parte superior del útero se bifurque, mientras que la parte inferior no sufre ninguna alteración.

Síntomas comunes de un útero bicorne

Existen múltiples síntomas que pueden indicar la existencia de un útero bicorne. Aunque las mujeres experimentan estos síntomas, identificarlos antes del embarazo puede ser muy difícil. A continuación se presenta una lista de los síntomas del útero en forma de corazón:

  • Dolor abdominal.
  • Períodos menstruales irregulares, abundantes o dolorosos.
  • Sangrado anormal.
  • Ovulación dolorosa.
  • Infertilidad.
  • Aborto involuntario.

Si experimentas alguno de estos síntomas, es aconsejable que consultes a un ginecólogo y te sometas a una ecografía para comprobar la presencia de esta afección.

Embarazo con un útero bicorne

Es difícil concebir si se tiene un útero bicorne. Si se consigue concebir contra todo pronóstico, pueden surgir múltiples problemas y complicaciones durante el embarazo. Estas son algunas de las consecuencias cuando a una mujer se le diagnostica un útero bicorne:

Dificultades para llevar a cabo el embarazo

Es bastante difícil tener un embarazo normal y saludable si se padece un útero bicorne. Esta afección dificulta la continuación del embarazo a término, ya que las posibilidades de que el feto se desarrolle en su interior son muy reducidas.

Menos posibilidades de que el embarazo llegue a término

El útero bicorne no es una condición ideal para el crecimiento del feto. Un feto formado en este entorno anormal pone en peligro el embarazo. Además, reduce las posibilidades de que el embarazo llegue a su término. En el caso de un útero bicorne, el feto puede crecer en cualquiera de los dos pabellones. En consecuencia, no hay espacio suficiente para que el feto crezca, lo que a su vez provoca un aborto. Un útero con forma normal crece y se expande a medida que el feto se desarrolla, a diferencia del útero bicorne, que no crece a medida que lo hace el bebé.

El feto puede tener una posición irregular

Si el feto se implanta en la sección mayor del útero bicorne, el embarazo podría llegar a término. A pesar de ello, la posición del feto podría ser anormal (posición de nalgas o transversal).

Esto se debe a la incapacidad del feto para colocarse en posición descendente. A medida que avanza el embarazo, el feto sigue creciendo y esta posición inusual provoca grandes molestias al bebé. En consecuencia, entre el 15% y el 20% de estos casos dan lugar a un parto prematuro.

El embarazo bicorne es de riesgo

Los médicos te pondrán en alto riesgo si tienes un útero bicorne. Además, te vigilarán de cerca para garantizarte una atención médica adecuada.

Alta probabilidad de aborto espontáneo por útero bicorne

Casi la mitad de las mujeres embarazadas con este útero anormal sufren un aborto espontáneo.

Alta probabilidad de parto prematuro

Las posibilidades de dar a luz a un bebé sano a término son muy escasas (una de cada cuatro mujeres). En caso de parto prematuro, el bebé se colocará en una incubadora y se mantendrá en observación constante para su cuidado y tratamiento si es necesario.

El útero con forma anormal requiere una cantidad adicional de progesterona

Un útero con forma anormal provoca problemas en el revestimiento uterino. Esta es una de las principales razones de un parto prematuro. Un útero con forma anormal requiere mayores cantidades de progesterona, que ayudarán a aumentar el grosor de las paredes uterinas o el revestimiento del útero. En la mayoría de los casos, se administran inyecciones para aliviar el dolor.

Menos posibilidades de éxito en el parto

No saber que se tiene un útero bicorne antes del embarazo es muy común. Aunque las posibilidades de dar a luz con un útero bicorne son muy bajas, ha habido casos en los que las mujeres han dado a luz a bebés sanos con éxito. De hecho, existen posibilidades de que no conozcan su condición y aún así tengan un proceso de parto saludable.

Las inyecciones de progesterona deben administrarse al principio del embarazo

Es fundamental empezar a administrar las inyecciones de progesterona al principio del embarazo, siempre que el médico haya identificado que tienes un útero bicorne. En la mayoría de los casos, las inyecciones se administran desde las primeras semanas, hasta las 36 semanas aproximadamente. Al llegar a la semana 34, tu cuerpo reducirá la cantidad de progesterona producida. Si tienes el útero bicorne, es difícil que lleves el embarazo hasta el final. En estas condiciones, las inyecciones adicionales de hormonas que se le administran te ayudarán con el embarazo.

Cesárea en lugar del parto natural (vaginal)

Los médicos recomiendan una cesárea en lugar de un parto natural en caso de que tengas un útero bicorne. Optar por la cesárea ayuda a reducir las complicaciones del parto. Tener este útero bicorne con forma anormal puede provocar situaciones difíciles si se da un proceso de parto normal, ya que hará que el bebé venga de nalgas.

Posibilidades de retraso del crecimiento fetal

El feto puede verse afectado por una condición en la que el crecimiento fetal puede verse obstaculizado o ralentizado en los casos de embarazo con útero bicorne. En esta condición, según la edad gestacional, el feto tendrá un peso extremadamente bajo en comparación con el peso normal que debería tener. Sin embargo, esta condición no se da con frecuencia. En la mayoría de los casos, se produce un aborto o el bebé nace mucho antes.

Diagnóstico del útero bicorne

La ecografía inicial durante el embarazo puede ayudar a detectar esta enfermedad. Cuando se diagnostica a la paciente, se realiza una intubación de la cavidad uterina. Durante este proceso se puede reconocer la forma del útero y, por lo tanto, se puede llegar a la conclusión de si se tiene la estructura anatómica bicorne. Un examen pélvico realizado por el ginecólogo o una resonancia magnética también pueden detectar el útero bicorne.

Para confirmar la presencia de esta anomalía se emplea una ecografía del útero bicorne con ayuda de un sensor vaginal, abdominal o una laparoscopia. Es imprescindible confirmar el diagnóstico, ya que podría darse el caso de que la afección fuera mal diagnosticada. También podrías tener una afección conocida como útero tabicado, que suele confundirse con un útero bicorne. Aunque ambas afecciones tienen el mismo aspecto, el tratamiento de cada una de ellas varía mucho. Siempre es mejor pedir una segunda opinión y recibir el tratamiento adecuado.

Tratamiento del útero bicorne

Los médicos recomiendan la cirugía reconstructiva si tienes un útero bicorne pero deseas planificar un embarazo. La cirugía del útero bicorne también se conoce como metroplastia, y corrige la estructura del útero:

  • El médico realiza primero una incisión para separar la cavidad del útero.
  • Una vez separada la cavidad, el médico utiliza un cierre por capas y realiza otra incisión en posición vertical.
  • Tras una intervención quirúrgica satisfactoria, la futura madre debe esperar a que la herida cicatrice por completo antes de intentar quedarse embarazada.
  • La recuperación completa de la operación suele durar entre tres y cinco meses.

Lo más importante que se puede hacer para mantener el útero sano es mantener su fuerza, su circulación y su posición. Hay que mantener el útero en las mejores condiciones si se está planeando un embarazo o se afronta el parto con un útero de forma anormal.

Es muy importante considerar las opciones y planificar con antelación si se está intentando concebir con un útero con forma anormal. Así tendrás más posibilidades de tener un embarazo, un parto y un bebé sanos.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños