¿Son seguras las resonancias magnéticas durante el embarazo? RM

¿Es seguro para la embarazada y su bebé hacerse una resonancia magnética durante el embarazo?

Los estudios de imagen como las radiografías, la resonancia magnética, la ecografía y la tomografía computarizada (TC) se han convertido en una parte común y valiosa del diagnóstico médico. En la mayoría de los casos se consideran rutinarios y esenciales para diagnosticar problemas comunes, desde traumatismos hasta tumores. Sin embargo, al quedarse embarazada, la mayoría de las personas -incluso los médicos- asumen que los estudios de imagen están prohibidos.

La verdad es que muchos estudios de imagen son seguros durante el embarazo y podrían utilizarse con más frecuencia de la que lo hacen. Según el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG), la confusión acerca de los riesgos de los estudios de imagen a menudo hace que se eviten innecesariamente.

El principal temor de los estudios de imagen es la exposición a la radiación del feto. El riesgo de exposición depende de la cantidad de radiación y de la edad del feto. La radiación es tres veces más peligrosa en el primer trimestre que en el último. El miedo es comprensible si se tienen en cuenta los riesgos conocidos para un bebé en desarrollo, que incluyen restricción del crecimiento, microcefalia, defectos de nacimiento, discapacidad intelectual y cáncer.

La ecografía con ondas sonoras se considera el procedimiento de imagen más seguro durante el embarazo. No hay exposición a la radiación, y la ecografía hace un buen trabajo en el diagnóstico de problemas comunes que pueden ocurrir durante el embarazo, como la apendicitis o la enfermedad de la vesícula biliar. Las radiografías simples, la TC y las imágenes de medicina nuclear implican una cierta exposición a la radiación. Estos estudios de imagen pueden seguir utilizándose en determinadas situaciones, si el beneficio del diagnóstico y el tratamiento supera claramente el riesgo.

¿Y la resonancia magnética estando embarazada?

🤰🏻👶🏻🎁 Crea tu lista de nacimiento y actualízala siempre que quieras. Comparte tu lista con familiares y amigos para que puedan acertar con el regalo que necesitas â‡“⇓⇓lista de nacimiento bebe 

A medida que el embarazo avanza y el útero aumenta de tamaño, la capacidad de la ecografía para ofrecer un diagnóstico preciso puede disminuir. Al igual que la ecografía, la RMN no utiliza radiación para crear imágenes. La RMN utiliza imanes en lugar de radiación. La RMN proporciona una excelente imagen de los tejidos blandos en el interior del cuerpo.

Las preocupaciones sobre el uso de la resonancia magnética en el embarazo tienen que ver con los efectos del campo magnético en un bebé en desarrollo y la exposición al sistema auditivo en desarrollo del bebé por el ruido de la resonancia. Aunque en teoría podrían ser perjudiciales, nunca se ha demostrado que realmente causen ningún daño.

Tras revisar todas las pruebas disponibles, el Colegio Americano de Radiología concluyó que la resonancia magnética era segura durante todos los trimestres del embarazo. La Academia Americana de Pediatría afirma que la resonancia magnética es segura para la audición del bebé siempre que el nivel de decibelios de la resonancia sea inferior a 91 decibelios. Los estudios demuestran que el sonido no alcanza este nivel dentro del útero. El Consejo Nacional de Protección Radiológica desaconseja el uso de la resonancia magnética en el primer trimestre. Sin embargo, estudios recientes no encuentran ningún daño fetal en la RMN del primer trimestre, por lo que esta es todavía un área un poco gris. La ecografía seguiría siendo la primera opción, pero la resonancia magnética puede considerarse en caso de necesidad.

Un área que es menos gris es el uso de medios de contraste durante la RMN. La resonancia magnética crea buenas imágenes incluso sin contraste, pero la adición de un tinte intravenoso antes de las imágenes se hace a menudo para obtener mejores imágenes del cerebro y la médula espinal. El colorante más común se llama gadolinio, y su uso no se considera seguro durante el embarazo. El gadolinio puede pasar del torrente sanguíneo a la placenta y al líquido amniótico. Existen pruebas de que el gadolinio puede aumentar el riesgo de enfermedades musculares y articulares, inflamaciones, afecciones de la piel y partos muertos. Por estos motivos, se evita el uso de la resonancia magnética con gadolinio.

Las directrices indican que, si se realiza una resonancia magnética con gadolinio después del parto, el gadolinio no pasa de forma significativa a la leche materna, por lo que no se debe interrumpir la lactancia.

¿Qué pasa si necesitas un estudio de imagen con exposición a la radiación?

Hay casos en los que el beneficio de someterse a una radiografía simple, una tomografía computarizada o incluso una exploración de medicina nuclear supera el riesgo de exposición a la radiación. Las directrices del Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos dicen que, con pocas excepciones, la exposición a la radiación de estos tipos de estudios de imagen es mucho menor que la cantidad de exposición que se sabe que puede causar daños a su bebé.

Por ejemplo, la evidencia sugiere que la cantidad mínima de radiación necesaria para causar daño al feto es de alrededor de 50 a 60 miligray (mGy). Una radiografía de tórax sólo expone al feto a 0,002 mGy. Un TAC abdominal expone al bebé a 4 mGy. Las imágenes de medicina nuclear exponen al bebé a unos 5 mGy, todos ellos muy por debajo del límite de peligro.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños