apendicitis normal inflamado

Apendicitis

La apendicitis es una inflamación dolorosa del apéndice. El apéndice es una bolsa pequeña y delgada de unos 5-10 cm de largo. Está conectado al intestino grueso, donde se forman las heces.

Nadie sabe exactamente por qué tenemos un apéndice, pero eliminarlo no es dañino.

La apendicitis generalmente comienza con un dolor en el medio de la barriga (abdomen) que puede aparecer y desaparecer.

En cuestión de horas, el dolor viaja hacia el lado inferior derecho, donde generalmente se encuentra el apéndice, y se vuelve constante y severo.

Presionar en esta área, toser o caminar pueden empeorar el dolor. Puede perder el apetito, sentirse enfermo y ocasionalmente experimentar diarrea.

Si experimenta dolor abdominal que empeora gradualmente, acuda al médico inmediatamente.

Deben llevarlo a un centro hospitalario o llamar a una ambulancia si tiene un dolor repentino que continúa empeorando y se propaga a través de su abdomen. Esto puede ser un signo de que su apéndice puede haber estallado, lo que puede conducir a complicaciones potencialmente mortales.

Cómo se trata la apendicitis

En la mayoría de los casos de apendicitis, el apéndice debe extirparse quirúrgicamente lo antes posible.

La extracción del apéndice, conocida como apendicectomía, es una de las operaciones más comunes y su tasa de éxito es excelente.

La operación se realiza más comúnmente como cirugía de agujero de cerradura (laparoscopia), que consiste en realizar varios pequeños cortes en el abdomen, a través de los cuales se insertan instrumentos quirúrgicos especiales.

La cirugía abierta, en la que se realiza un corte único y más grande en el abdomen, generalmente se lleva a cabo si el apéndice se rompe o el acceso es más difícil.

La mayoría de las personas se recupera completamente de una apendicectomía en un par de semanas, aunque puede ser necesario evitar actividades extenuantes durante hasta seis semanas después de la cirugía abierta.

¿Qué causa la apendicitis?

No está exactamente claro cuáles son las causas de la apendicitis. Se cree que la mayoría de los casos ocurren cuando algo bloquea la entrada del apéndice.

Por ejemplo, un bloqueo puede estar formado por un pequeño trozo de heces o una infección del tracto respiratorio superior podría conducir a un ganglio linfático inflamado dentro de la pared del intestino.

Esta obstrucción conduce al desarrollo de inflamación e hinchazón. La presión causada por la hinchazón puede conducir al estallido del apéndice.

Como las causas no se comprenden completamente, no hay una forma garantizada de prevenir la apendicitis.

¿Quién puede verse afectado?

La apendicitis es una condición común. Miles de personas ingresan en el hospital con apendicitis cada año.

Se estima que alrededor de 1 de cada 13 personas lo desarrolla en algún momento de su vida.

La apendicitis puede desarrollarse a cualquier edad, pero es más común en jóvenes de 10 a 20 años.

Complicaciones de la apendicitis

Si no se trata la apendicitis, el apéndice puede explotar y causar infecciones potencialmente mortales.

Estos son signos de que su apéndice puede haber estallado:

Peritonitis

Si su apéndice se revienta, libera bacterias en otras partes del cuerpo. Esto puede causar una afección llamada peritonitis si la infección se disemina al peritoneo, la delgada capa de tejido que recubre el interior del abdomen.

Los síntomas de la peritonitis pueden incluir:

  • Dolor abdominal continuo severo.
  • Sentirse enfermo (náuseas y vómitos).
  • Temperatura alta (fiebre).
  • Latido rápido.
  • Dificultad para respirar con respiración agitada.
  • Hinchazón del abdomen

Si la peritonitis no se trata de inmediato, puede causar problemas a largo plazo e incluso puede ser fatal. El tratamiento para la peritonitis generalmente incluye antibióticos y la extirpación quirúrgica del apéndice (apendicectomía).

Abscesos

A veces se forma un absceso alrededor de un apéndice estallado. Esta es una acumulación dolorosa de pus que ocurre como resultado del intento del cuerpo de combatir la infección.

También puede ocurrir como una complicación de la cirugía para extirpar el apéndice en aproximadamente 1 de cada 500 casos.

Los abscesos a veces se pueden tratar con antibióticos, pero en la gran mayoría de los casos es necesario drenar el pus del absceso.

Esto se puede llevar a cabo bajo guía de ultrasonido o tomografía computarizada (TC) usando anestesia local y una aguja insertada a través de la piel, seguida de la colocación de un drenaje.

Si se encuentra un absceso durante la cirugía, el área se lava cuidadosamente y se administra un tratamiento con antibióticos.

También te puede interesar leer: Los Siete Síntomas más Comunes de la Apendicitis

Comparte este artículo!