¿Es normal tener mal olor durante el embarazo? oler mal

El mal olor corporal es una queja muy común de las mamás embarazadas. Hay varias razones por las que tu olor corporal puede cambiar durante el embarazo. Pero, en primer lugar, hay que tener en cuenta que el sentido del olfato está aumentado en general, lo que puede hacer que seas más consciente de tu olor corporal natural.

¿Por qué tengo olor corporal ahora que estoy embarazada?

Cuando estás embarazada, tu tasa metabólica basal aumenta junto con el flujo sanguíneo y la temperatura corporal. Así que, naturalmente, sentirás más calor y sudarás más de lo normal. Esto, por sí solo, no hará que huelas más, pero puede que seas más consciente de que tienes calor y sudas.

Otro factor son los cambios hormonales que se producen durante el embarazo, que pueden influir en el olor corporal natural. Tu cuerpo está experimentando unos cambios increíbles y esas enormes fluctuaciones hormonales pueden hacer que huelas más de lo normal. Esto también ocurre en otros momentos de tu vida, ¿recuerdas cuando te diste cuenta por primera vez de que tenías olor corporal al llegar a la pubertad?

Qué hacer con el mal olor corporal durante el embarazo

🤰🏻👶🏻🎁 Crea tu lista de nacimiento y actualízala siempre que quieras. Comparte tu lista con familiares y amigos para que puedan acertar con el regalo que necesitas â‡“⇓⇓lista de nacimiento bebe

Junto con el aumento de la sudoración, es muy común que el olor corporal cambie durante el embarazo. Algunos científicos creen que el aumento de nuestro olor corporal es una de las formas en que nuestro bebé se vincula con nosotros en las primeras horas y días después del nacimiento. Ciertamente, sabemos que el olor desempeña un papel muy importante en el proceso de vinculación, por lo que es recomendable que no utilices jabones ni perfumes y que te limites a lavarte con agua o con un jabón muy suave y sin perfume durante esos primeros días después del parto.

Consejos para eliminar el olor corporal del embarazo:

Dúchate a diario. Intenta utilizar un jabón antibacteriano para eliminar las bacterias que causan el mal olor. Utiliza toallas limpias para secarte.

Mantén tu piel fresca: Prueba a utilizar remedios caseros como, por ejemplo, cuando te duches, guarda un recipiente con un poco de agua y exprime unas gotas de limón. Después de usar este brebaje, aclara con agua en otro recipiente con un poco de miel. Esta combinación deja la piel suave y ayuda a que la piel se mantenga fresca durante mucho tiempo. Si te vas a bañar, añade un puñado de hojas de menta, ya que el aroma será rejuvenecedor.

Lávate el pelo con regularidad: Lávate el pelo con champú al menos tres veces por semana. Pulveriza un poco de spray acondicionador o desenredante en tu peine o cepillo para que aporte aroma a tu cabello cada vez que lo pases. Mantén el peine limpio y seco en todo momento.

Mantén recortado y/o depilado el vello de los genitales y las axilas para que no produzca sudor que provoque mal olor. â‡’ Depilación del vello en el embarazo: Métodos seguros

Utiliza un desodorante, antitranspirante o polvos: Aplícate desodorante o polvos de talco en las axilas para que sientas un olor fresco. Si sudas mucho, utiliza un antitranspirante, ya que será más eficaz. Asegúrate de llevarlo contigo allá donde vayas. Los desodorantes no impiden la sudoración, sino que ayudan a oler bien.

Nuestras recomendaciones en desodorantes sin sales de aluminio y para pieles sensibles para combatir transpiraciones abundantes, el exceso de sudor y evitar mal olor. â‡“

Usa ropa suelta y transpirable: Utiliza tejidos como el lino y el algodón, que son más transpirables. Evita usar la misma ropa y lávala después de un uso. Prueba a añadir ¼ de taza de vinagre blanco en el ciclo de aclarado de tu ropa. También puedes probar a lavar la ropa por separado y añadir un acondicionador de tejidos para conseguir que huela a fresco. Si tu ropa interior huele mal, remójala en una solución de ¼ de taza de vinagre blanco y 1 taza de agua durante 15 minutos antes de lavarla.

Mantente hidratada: Bebe líquidos para controlar el olor corporal, ya que el agua elimina todas las toxinas de tu cuerpo y mantiene tu sistema limpio.

Come bien: Evita comer cebolla, ajo y carne roja en cantidades excesivas. Opta por las frutas y las verduras, ya que reducen el olor corporal y son beneficiosas para el feto.

Si te preocupa mucho tu olor corporal o se produce un cambio repentino, no está de más que hables con tu médico por si acaso. Pero en la mayoría de los casos, no hay nada de qué preocuparse y lo notas mucho más que cualquier otra persona de tu entorno.

Artículos relacionados

🔆 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños