Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

insomnio embarazo

¿Es normal el insomnio durante la gestación?

Para una futura madre, experimentar la falta de sueño después del nacimiento del bebé es un hecho. Pero probablemente no se había imaginado que también podría ocurrir durante el primer trimestre del embarazo.

La mayoría de las mujeres experimentan problemas para dormir durante el embarazo. Las mujeres embarazadas tienden a dormir más durante los primeros meses (siestas diurnas, antes de acostarse) pero experimentan una gran disminución en la calidad de su sueño. Resulta que el embarazo puede hacerte sentir agotada todo el día pero también puede causar insomnio por la noche.

Estos son algunos de los culpables más comunes del insomnio durante las primeras semanas y meses del embarazo, además de algunos consejos para ayudarte a dormir mejor por la noche.

¿Qué es el insomnio?

El insomnio significa que tienes dificultad para conciliar el sueño, permanecer dormida o ambas. Las mujeres pueden experimentar insomnio durante todas las etapas del embarazo, pero tiende a ser más común en el primer y tercer trimestre. Entre las visitas al baño a medianoche, las hormonas fuera de control y algunos síntomas del embarazo, como la congestión y la acidez estomacal, es posible que pase más tiempo fuera de la cama que dentro de ella. La buena noticia: si bien el insomnio puede ser terrible, no es perjudicial para el bebé.

Al final del embarazo, muchas mujeres tienen dificultades para sentirse lo suficientemente cómodas como para dormir bien. Durante el primer trimestre, es posible que no tengas mucho vientre que acomodar, pero hay otros problemas que pueden evitar una buena noche de sueño.

¿Qué causa el insomnio durante el embarazo?

Hay muchas razones por las que puedes estar completamente despierta hasta altas horas de la madrugada. Estas pueden incluir:

  • Necesitas orinar con frecuencia.
  • Náuseas o vómitos.
  • Dolor de espalda.
  • Sensibilidad en los senos.
  • Malestar abdominal.
  • Calambres en las piernas.
  • Falta de aliento.
  • Acidez.
  • Sueños muy reales.

Otras causas de insomnio pueden estar relacionadas con el estrés. Puedes sentirte ansiosa por el parto y la llegada del bebé, o estar preocupada por si serás una buena madre. Estos pensamientos pueden mantenerte despierta por la noche, especialmente después de tu tercera visita al baño.

Puede ser difícil distraerse de estos pensamientos, pero trata de recordar que preocuparte no es productivo. En su lugar, intenta escribir todas tus preocupaciones en papel. Esto te dará la oportunidad de considerar posibles soluciones. Si no hay soluciones, o no hay nada que puedas hacer, pasa la página de tu diario y concéntrate en otra preocupación. Esto puede ayudar a vaciar tu mente para que puedas descansar.

Ser sincera con tu pareja sobre tus sentimientos y preocupaciones también puede ayudar a que te sientas mejor.

Desarrollar una rutina para acostarse

Una de las mejores cosas que puedes hacer para controlar el insomnio mientras estás embarazada es establecer buenos hábitos de sueño.

Comienza intentando acostarte a la misma hora todas las noches. Empieza tu rutina con algo que te ayude a relajarte.

Evita el tiempo frente a pantallas al menos una hora antes de acostarte. La luz azul del televisor, teléfono móvil o Tablet puede tener un impacto en el ritmo circadiano de tu cuerpo. Intenta leer un libro en su lugar.

Tomar un baño relajante también puede provocarte sueño. Solo ten cuidado de que la temperatura no sea demasiado alta, eso puede ser peligroso para el bebé en desarrollo. Esto es especialmente cierto durante el primer trimestre de embarazo.

Evita los jacuzzis.

Dieta y ejercicio

La dieta y el ejercicio pueden tener un impacto en tu sueño.

Líquidos

Bebe mucha agua durante todo el día, pero reduce el consumo después de las 7 p.m. Trata de evitar la cafeína a partir de la tarde.

Comer para dormir

Come una cena saludable, pero trata de disfrutarla lentamente para reducir las posibilidades de acidez estomacal. Comer una cena temprana también puede ayudar, pero no te vayas a la cama con hambre. Toma un refrigerio ligero si necesitas comer algo tarde en la noche. Algo rico en proteínas puede mantener los niveles de azúcar en la sangre estables durante la noche. Un vaso de leche tibia también puede ayudar a conciliar el sueño.

Ejercicio

Mantente activa durante el día para que puedas descansar por la noche.

La comodidad es la clave

Es fundamental que te sientas cómoda en la cama y en la habitación.

Acuéstate de lado, mete una almohada entre las rodillas y usa otra debajo de la barriga a medida que se hace más grande.

Si la sensibilidad en los senos te molesta, opta por un sostén para dormir cómodo que te quede bien.

Temperatura

Mantén la habitación fresca, oscura y tranquila para condiciones óptimas de sueño. Usa una luz nocturna en el baño para esas visitas de medianoche. La luz tenue será menos discordante que una luz brillante.

Intenta relajarte

Busca maneras de estar más relajada por la noche.

Distraerse

Si estás acostada en la cama y estás completamente despierta, levántate y distráete con algo hasta que te sientas lo suficientemente cansada como para quedarte dormida. Es más efectivo que tumbarse en la cama y mirar el reloj.

Relajarse

Practica la meditación o prueba técnicas y ejercicios de relajación. Estos métodos a menudo se enseñan en las clases de parto.

Recuerda

Para la mayoría de las mujeres, el insomnio durante el primer trimestre pasará. Si tienes problemas, intenta tomar siestas durante el día. Pero omite los suplementos, medicamentos o hierbas que inducen el sueño hasta que consultes con tu médico.

Si el insomnio está afectando tu capacidad para funcionar, el médico puede recetarte un medicamento que sea seguro tomar durante el embarazo.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.