El sistema circulatorio durante el embarazo

Si estás embarazada, o te estás preparando para estarlo, probablemente sepas que tu cuerpo va a sufrir algunos cambios. Los cambios en la forma y el tamaño del cuerpo y sus partes son evidentes desde el exterior. Pero quizás te preguntes por los cambios interiores, los cambios en tu fisiología. Son muchos los cambios fisiológicos que se producen a medida que avanza el embarazo. Hoy vamos a hablar del sistema circulatorio, que está formado por el corazón, los vasos sanguíneos, la sangre, los vasos linfáticos y el líquido linfático, también llamado linfa. Los cambios que se producen durante el embarazo en el sistema cardiovascular (el corazón y los vasos sanguíneos) y en la sangre son numerosos y muchos de los detalles están fuera del alcance, pero echemos un vistazo a algunos de los principales avances.

Los cambios en la sangre son bastante dramáticos. El volumen de sangre en el cuerpo aumenta hasta un 50% al final del embarazo. Esto hace que disminuya la concentración de glóbulos rojos, lo que provoca un descenso en el recuento de glóbulos rojos cuando se analiza la sangre, junto con un descenso de la hemoglobina, que en muchos casos va acompañado de cambios en varias mediciones de la sangre que los médicos utilizan para determinar si tienes una carencia de hierro. El cuerpo comienza a compensar la dilución de los glóbulos rojos aumentando la producción de los mismos. En algunas mujeres, esta aceleración de la producción de glóbulos rojos hace que el recuento de glóbulos rojos y la hemoglobina vuelvan a ser normales, o casi normales, en el momento del parto, pero a menudo el recuento de glóbulos rojos sigue siendo bajo. Esta expansión del volumen sanguíneo compensa el crecimiento del útero, que requiere una gran cantidad de flujo sanguíneo, la pérdida de sangre durante el parto y la expansión de los vasos sanguíneos de todo el cuerpo para permitir que la sangre fluya con menor resistencia. Esto se denomina reducción de la resistencia vascular sistémica.

La disminución de la resistencia vascular sistémica va acompañada de un aumento de la frecuencia cardíaca, lo que significa que el corazón late algo más rápido en comparación con la frecuencia cardíaca anterior al embarazo, normalmente hasta un 25% más rápido. Las mujeres jóvenes y sanas que no están embarazadas suelen tener una frecuencia cardíaca de entre 80 y 100 latidos por minuto. Tu frecuencia cardíaca normal en reposo también puede ser un poco inferior a 80 latidos por minuto; si eres una atleta de resistencia, podría ser mucho más baja, incluso hasta 60 latidos por minuto. Una frecuencia cardíaca superior a 100 se denomina taquicardia, pero hay muchos tipos diferentes de taquicardia. En el caso de la taquicardia que se produce durante el ejercicio, cuando se está excitado y durante el embarazo, la taquicardia es fisiológica, lo que significa que no forma parte de un proceso de enfermedad, sino que es simplemente una compensación de cosas que suceden en el cuerpo. El término médico para esta aceleración fisiológica de la frecuencia cardíaca es taquicardia sinusal, lo que significa que el ritmo de los latidos del corazón y las vías por las que pasan las señales eléctricas que controlan la frecuencia y el ritmo cardíacos son normales. Normal significa que la señal para que el corazón lata comienza dentro de una concentración de células musculares especializadas en la aurícula derecha del corazón llamada nodo sino-auricular (SA) (un marcapasos natural), y que el impulso hace que las dos aurículas se contraigan, al tiempo que se transmite a otra concentración de células marcapasos llamada nodo atrio-ventricular (AV), que luego, a través de una red particular de células musculares aún más especializadas, indica a los dos ventrículos que se contraigan de forma coordinada. Aunque las mujeres embarazadas normalmente sólo experimentan taquicardias sinusales, ocasionalmente hay algunos ritmos cardíacos irregulares que requieren que las mujeres sean evaluadas por un cardiólogo, o un obstetra especializado en condiciones médicas durante el embarazo.

🤰🏻👶🏻🎁 Crea tu lista de nacimiento y actualízala siempre que quieras. Comparte tu lista con familiares y amigos para que puedan acertar con el regalo que necesitas â‡“⇓⇓

lista de nacimiento bebe 

Aunque no se ha demostrado que la fuerza de contracción del músculo cardíaco (conocida como contractilidad miocárdica) aumente durante el embarazo, la disminución de la resistencia vascular sistémica permite que la sangre salga del ventrículo izquierdo a través de la válvula aórtica para iniciar su recorrido por el cuerpo con más facilidad que antes del embarazo. Mientras tanto, el aumento del volumen sanguíneo hace que vuelva más sangre del cuerpo al lado derecho del corazón y que pase por los pulmones, a la aurícula izquierda y al ventrículo izquierdo. Estos dos factores conducen a lo que los médicos llaman un aumento del gasto cardíaco, que se define como el volumen de sangre bombeado por el ventrículo izquierdo cada minuto. A lo largo del embarazo, el gasto cardíaco aumenta gradualmente, alcanzando un máximo del 60 al 80 por ciento de lo normal en el momento del parto y en las horas posteriores al mismo.

La sangre también forma parte del sistema circulatorio y también sufre algunos cambios importantes. La tendencia a la coagulación de la sangre depende de tres factores, conocidos en conjunto como la tríada de Virchow, llamada así por el famoso patólogo prusiano del siglo XIX, Rudolf Virchow (1821-1902). Uno de estos factores, el daño del revestimiento interno de los vasos sanguíneos, es muy importante en el caso de los coágulos arteriales que intervienen en las enfermedades cardíacas, los accidentes cerebrovasculares y los problemas en las extremidades y los ojos de las personas con enfermedades, pero no es tan importante en la mayoría de las mujeres embarazadas. Sin embargo, los otros dos factores de la tríada son muy importantes. Uno es cuando la sangre se ralentiza o deja de moverse dentro de los vasos sanguíneos, lo que suele ocurrir en las venas durante el embarazo, debido a que el útero en crecimiento empuja las venas grandes y profundas de la pelvis. La otra consiste en la cascada de diversas proteínas de coagulación y otras sustancias químicas que permiten que la sangre forme coágulos. Durante el embarazo, esta cascada de coagulación cambia hacia una mayor tendencia de la sangre a coagularse. Especialmente durante la última mitad del embarazo, y durante unas seis semanas después del parto, estos cambios suponen un riesgo elevado de lo que se denomina tromboembolismo venoso (TEV). Se trata de una afección en la que se forma un coágulo en una vena profunda y, en algunos casos, puede provocar un tipo de coágulo en el pulmón, denominado embolia pulmonar. Por otra parte, las mujeres que padecen un trastorno bastante común, llamado enfermedad de Von Willebrand, en el que sangran con demasiada facilidad, tienden a mejorar durante el embarazo.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños