decepción, tristeza después del parto

Aunque cada experiencia de parto es única, las mujeres embarazadas suelen estar expuestas a diferentes escenarios de parto perfecto. Al principio del embarazo, las futuras madres se imaginan cómo será el nacimiento de su bebé. También intentan prepararse lo mejor posible y quieren poner todas las facilidades de su parte.

Sin embargo, a pesar de todos estos esfuerzos, el parto no siempre sale como está previsto. De hecho, muy pocas mujeres experimentan el parto que imaginaron. La mayoría de las veces, este momento tan esperado es también sinónimo de dolor y pérdida de control.

Sentimiento de decepción tras el nacimiento

Cuando el parto no sale como se había imaginado, la nueva madre puede sentir muchas emociones diferentes. Por supuesto, probablemente se sentirá decepcionada y triste. También puede sentirse enfadada y frustrada. A continuación, tratará de entender por qué las cosas fueron mal.

Algunas madres pueden sentirse responsables de lo ocurrido y pensar que han fracasado. Sienten que no lo hicieron bien y que no vivieron realmente el nacimiento de su bebé. Es posible que estas mujeres prefieran no volver a hablar del suceso. También se sentirán molestas por las historias de nacimiento de otras madres y envidiarán su experiencia.

La madre también puede sentirse culpable por tener estos sentimientos, porque tiene en su mente la imagen de una madre feliz con un bebé. Puede que se guarde sus sentimientos para sí misma y no sea capaz de hablar de ellos.

El apoyo de los seres queridos y su reconocimiento es muy importante. Sin embargo, las personas que rodean a algunas madres no siempre son comprensivas con su dolor. Pueden criticarlas por no estar contentas de haber dado a luz a un niño sano. Sin embargo, es posible alegrarse de que el bebé esté bien y, a la vez, estar decepcionada por cómo ha ido el parto.

De hecho, los estudios demuestran que la angustia de la madre no está relacionada con el dolor y la gravedad de las complicaciones que ha sufrido. Más bien, es la sensación de no haber recibido el apoyo que necesitaba durante el parto, los problemas de comunicación con el equipo médico y la sensación de pérdida de control lo que puede causar el trauma. Las madres que han tenido un parto difícil suelen decir que se sienten repentinamente inseguras y abrumadas. En otras palabras, los sentimientos experimentados durante el acontecimiento y la percepción que la madre tiene de ellos son más importantes que el propio acontecimiento.

¿Qué puedes hacer?

Algunas cosas pueden ayudar a una mujer a controlar la angustia causada por un parto difícil:

  • Date el derecho de sentir decepción y tristeza por el parto y reconoce que puede ser un proceso de duelo.
  • Reconoce que la mayoría de las mujeres no experimentan el parto que imaginaron y que no estás solas en estos sentimientos.
  • Reconoce que es imposible controlar todo en un parto y que no debes sentirte culpable por una situación que estaba fuera de tu control.
  • Busca el significado de los sentimientos experimentados en lugar de sentirte culpable.
  • Felicítate por las decisiones positivas que has tomado durante el parto.
  • Habla del parto con tu médico, matrona o persona de apoyo para tener una mejor perspectiva de los acontecimientos.
  • Habla con tu pareja sobre el parto. Como su percepción es diferente, esto puede ayudar a poner las cosas en perspectiva.
  • Habla con otras madres que han tenido un parto difícil.
  • Escribe tus sentimientos en un diario o utiliza el arte (dibujo, pintura, música, etc.) para expresar tus sentimientos.
  • Cuida de ti misma, ya sea mediante cuidados físicos o dedicándote tiempo para recuperarte y asimilar lo sucedido.
  • El proceso de curación puede llevar algún tiempo. Por lo tanto, es necesario tener paciencia. Para algunas mujeres, bastarán unos días, mientras que para otras serán necesarias varias semanas o incluso meses.

Cuándo consultar con el médico 

Si los recuerdos negativos del parto te impiden funcionar, afectan a la relación con tu hijo o te impiden plantearte otro embarazo, es importante buscar ayuda profesional.

Si experimentas los siguientes síntomas, habla con el médico:

  • Pesadillas recurrentes sobre el parto. Imágenes del parto que vienen a la mente de forma repentina y perturbadora.
  • Tendencia a evitar pensar en el parto y evitar situaciones que puedan recordarlo.
  • Sentirse en alerta todo el tiempo, irritable, hipersensible, muy emocional e hiperactiva.
  • Dificultad para concentrarte y dormir.
  • Retraimiento y sensación de adormecimiento o desapego de los demás y del entorno.
  • Dificultad para cuidar al bebé o evitar estar con él.

También te interesa leer:

*** El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños