Preparar al beb√© para el oto√Īo. ¬ŅC√≥mo vestir al beb√© en oto√Īo?

Cuando llega el oto√Īo, con √©l se produce un descenso gradual de las temperaturas. Te explicamos qu√© debes hacer para proteger a tu beb√© de los cambios de temperatura y de la llegada de los primeros fr√≠os.

El oto√Īo suele ser una estaci√≥n con temperaturas variables. El tiempo sigue siendo muy agradable por la tarde, pero las ma√Īanas y las noches pueden ser muy frescas. El contraste de temperaturas puede ser llamativo, especialmente cuando llega de forma repentina.

Consejos para preparar a tu beb√© para la llegada del oto√Īo:

Evita exponer a tu bebé a cambios bruscos de temperatura. Con el fuerte contraste entre septiembre y octubre, cuando hace calor durante el día y frío por la noche y al amanecer, es necesario proteger a tu hijo. Intenta cubrir a tu hijo cuando sea necesario, pero no te excedas. Por otro lado, considera la posibilidad de sacar al bebé a pasear en las horas del día en que el contraste térmico es menos perceptible.

Comprueba que tu beb√© est√° a una temperatura adecuada. Para saber si tu hijo tiene calor o fr√≠o, ten en cuenta que la temperatura corporal se toma en el cuello. El mecanismo de termorregulaci√≥n del reci√©n nacido a√ļn no est√° completamente desarrollado, por lo que algunos signos (sudoraci√≥n o manos fr√≠as) pueden inducir a error.

La casa debe estar a una temperatura adecuada de unos 20¬įC. Una atm√≥sfera demasiado seca impide que el cuerpo del beb√© expulse las impurezas correctamente, debido a la obstrucci√≥n de la nariz.

La piel del bebé debe estar adecuadamente protegida e hidratada para evitar que el viento ataque su delicada piel. Existen cremas hidratantes especiales para bebés.

Para evitar posibles resfriados, es esencial una dieta específica. La lactancia materna, y la posterior introducción de alimentos apropiados para su edad, garantizarán el bienestar nutricional de tu bebé. Si tienes alguna duda sobre este punto, no dudes en consultar a su pediatra.

¬ŅC√≥mo vestir al beb√© en oto√Īo?

Con la llegada del oto√Īo, tendr√°s que cambiar la ropa de tu beb√©. Con el cambiante clima oto√Īal, es dif√≠cil saber qu√© ponerse.

No le pongas un jersey grueso por la ma√Īana si vas a dejarle en la escuela infantil - guarder√≠a, ya que por la tarde puede hacer mucho m√°s calor. En su lugar, ponle una camisa de manga corta o larga y una peque√Īa chaqueta encima, que sea m√°s f√°cil de quitar. Dos capas finas son mejores que una capa gruesa. Es posible que quieras poner en su bolsa un peque√Īo gorro y un par de calcetines un poco m√°s abrigados para las horas m√°s frescas.

Lo m√°s dif√≠cil del oto√Īo es evitar los golpes de calor. El tiempo es cambiante y a menudo h√ļmedo. Comprueba durante el d√≠a si el body o camiseta est√° mojado y no dudes en cambiarlo si lo est√°.

Aire fresco y buenos h√°bitos

Sigue proporcionando a tu hijo aire fresco. Si sueles sacar a tu beb√© de paseo, c√°mbialo al momento del d√≠a en que sientas menos cambios de temperatura. Lleva una peque√Īa manta para poner en el cochecito por si el tiempo cambia repentinamente o un cortavientos y no te olvides del paraguas.

Sigue hidratando la piel. El fr√≠o es tan agresivo como el sol. Una piel bien preparada ser√° m√°s resistente a las rojeces y sarpullidos provocados por el viento y el fr√≠o. Aseg√ļrate de que se acuesta pronto. En verano, el horario es m√°s relajado. Prep√°ralo suavemente para el cambio de hora a finales de octubre, cambiando la hora de levantarse y acostarse 10 minutos cada d√≠a.

Líbrate de virus

En oto√Īo, los peque√Īos resfriados invaden las escuelas infantiles / guarder√≠as y pueden degenerar en Bronquiolitis, infecciones de o√≠do o anginas. Los tratamientos homeop√°ticos pueden ayudar a tu hijo a resistir los ataques virales. No dudes en consultar a su m√©dico, ya que los tratamientos preventivos suelen comenzar al primer descenso de la temperatura.

Aseg√ļrate de que la nariz de tu hijo est√© siempre limpia, y no dudes en lavarla con suero fisiol√≥gico en cuanto se produzca una peque√Īa secreci√≥n. En verano, la casa est√° abierta de par en par. Sigue ventilando bien su habitaci√≥n, unos quince minutos cada ma√Īana aunque haga m√°s fr√≠o y aspira su colch√≥n a menudo durante la temporada de cr√≠a de √°caros.

¬°Y luego ll√©nale de vitaminas! Para evitar que tu beb√© se resfr√≠e, tambi√©n debes pensar en lo que le das de comer. La lactancia materna proporciona buenos anticuerpos. Si tu beb√© ya est√° con la alimentaci√≥n complementaria, el oto√Īo es el momento de introducir nuevos sabores. Buenas verduras y frutas de temporada, deliciosas sopas. Piensa en las vitaminas de los alimentos. No descuides la vitamina A, B y C. En cuanto a la vitamina D, es probable que tu beb√© tenga que tomar gotas. Por supuesto, puedes sacarlo en las horas menos fr√≠as, para que se beneficie a√ļn m√°s de la vitamina D que le proporciona el sol.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!