Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

resfriado gripe

Gripe en bebés - Síntomas y Tratamiento

Los niños muy pequeños pueden haber tenido poco o ningún contacto previo con los virus que causan gripe y resfriados, por lo que tendrán baja resistencia a la infección. Es útil saber que los niños pueden enfermarse mucho más rápido que los adultos.

Si tu hijo tiene tos, es probable que sea causada por un resfriado. Si asiste a un centro infantil, es recomendable avisar al director o personal del centro. Los centros tienen pautas sobre cuándo y por cuánto tiempo los niños enfermos deben permanecer alejados para minimizar el riesgo de que la enfermedad se extienda a otros niños.

No todas las toses son causadas por infecciones. El asma es la segunda causa más común de tos. Si tu hijo tose durante todo el invierno, o si la tos es provocada por el ejercicio, o sólo ocurre durante la noche, es posible que tenga asma. También debes ver a un médico si tiene un silbido, que puede ser signo de irritación de las vías respiratorias.

Si tienes un bebé o niño con asma, ten mucho cuidado durante los períodos de resfriados o gripe y protégelos del tabaquismo pasivo. Considera vacunarlo para protegerlo contra la gripe. Los niños son más propensos a contraer infecciones de las vías respiratorias si alguien en la familia fuma en casa.

Bebés

Los bebés con infecciones del tracto respiratorio superior inhalan mucho y pueden toser un poco. Incluso si el bebé parece estar respirando cómodamente, puede tener problemas para alimentarse si su nariz está bloqueada. La alimentación adecuada es importante para evitar la deshidratación y la pérdida de peso.

Los bebés con resfriados y gripe necesitan:

  • Mantenerse bien hidratado. Alimentación a demanda.
  • Abrazos y consuelo
  • Descanso
  • Antes de darle cualquier medicamento consulta con el pediatra.

Busca atención médica inmediatamente si el bebé tiene:

  • Una tos muy persistente y/o fuerte.
  • Períodos de dificultad para respirar o dificultad tragar.
  • fiebre alta (consulte a un médico de inmediato por cualquier fiebre en un bebé de menos de 3 meses)
  • Piel azulada o muy pálida
  • Incapacidad o falta de voluntad para alimentarse. No come nada.
  • Somnolencia permanente. Está todo el tiempo durmiendo.
  • Está vomitando mucho
  • Tiene un fuerte dolor de cabeza

Niños pequeños

Al igual que los bebés, los niños pequeños con infecciones también necesitan descanso, calor, alimentos nutritivos y abundantes líquidos.

Busque atención médica urgente sobre:

  • Vómitos o fiebre alta.
  • Fiebre alta que no responde al paracetamol.
  • Dolor o fiebre debido a infecciones en los oídos, los senos paranasales, las amígdalas o el pecho.
  • Respiración ruidosa o dificultad para respirar.
  • Cualquier empeoramiento de la enfermedad.
  • Tratamiento y alivio de los síntomas

Las medicinas no evitarán, ni curarán los resfriados o la gripe. Son infecciones virales que son tratadas por el sistema inmune de tu hijo. Tienes que dejar que "sigan su curso", lo que generalmente lleva de unos pocos días, hasta una semana o 10 días.

Si tu hijo tiene uno o más de los siguientes síntomas, debes llevarlos a ver al médico:

  • No toma líquidos.
  • Vomita frecuentemente.
  • Tiene un intenso dolor de cabeza.
  • Está pálido y somnoliento.
  • Tiene dificultad para respirar.
  • Tiene fiebre alta que no mejora con paracetamol o ibuprofeno.
  • Es menor de tres meses y tiene fiebre.
  • Tiene una erupción.
  • Tiene una tos que dura más de tres semanas.
  • También consulta a tu médico si el niño no muestra alguna mejora en 2 días o si estás preocupado.

A los bebés se les puede dar paracetamol o ibuprofeno en forma líquida para aliviar síntomas incómodos como el dolor. Asegúrate de leer la etiqueta de la dosis recomendada y guarda los medicamentos fuera del alcance del niño.

No le des aspirina a un bebé o niño pequeño ya que la aspirina puede tener efectos secundarios graves.

Los medicamentos para la tos y el resfriado y los productos de venta libre, como aerosoles nasales no se deben administrar a los niños, excepto por recomendación de un médico, farmacéutico o enfermero.

En resumen:

Los resfriados y la gripe deberían mejorar de una semana a 10 días.

Se debe estar atento a los problemas respiratorios y otras infecciones si el niño tiene un resfriado o gripe.

La medicación puede aliviar algunos síntomas, pero debe usarse con cuidado. Habla con el médico, farmacéutico o enfermero sobre los medicamentos que puede tomar.