¿Cuándo puedo llevar a mi bebé a la piscina? verano, sol, bebés

¿Se puede llevar a un recién nacido a la piscina con seguridad?

Si has tenido un parto en el agua, técnicamente hablando tu bebé ya ha estado en una piscina. Por supuesto, no es eso lo que estamos tratando; pero el hecho es que tu bebé puede meterse en el agua a cualquier edad si las condiciones que lo rodean son tomadas con precaución.

Puedes meter a tu bebé en una piscina a partir del primer o segundo mes de vida, siempre que tomes las medidas necesarias para evitar accidentes. También debes sentirte seguro al exponer a tu bebé a los elementos y a los gérmenes presentes en el entorno de la piscina.

Si prefieres esperar hasta que puedan practicar en el agua en un entorno de clase con profesionales de la seguridad acuática presentes, puedes esperar unos meses más. 

Incluso si esperas más tiempo para meter a tu pequeño en el agua, es fundamental tomar medidas para prevenir los ahogamientos, como practicar la supervisión del tacto y no confiar en los dispositivos de flotación.

Cada bebé es diferente. Asegúrate de consultar con un pediatra si tienes alguna duda sobre la entrada de tu bebé en una piscina.

¿Cuáles son los riesgos de llevar a un bebé a la piscina?

Antes de llevar a tu pequeño a la piscina, ten en cuenta lo siguiente:

Temperatura de la piscina

Como a los bebés les cuesta más regular la temperatura de su cuerpo, deberás comprobar la temperatura del agua de la piscina antes de entrar.

La mayoría de los bebés son muy sensibles a los cambios de temperatura. La relación entre la superficie de la piel y el peso corporal es mayor que la de un adulto, por lo que los bebés son más sensibles que tú a la temperatura del agua e incluso de la habitación. Si el agua te parece fría, seguro que está demasiado fría para tu pequeño.

Los jacuzzis y las piscinas climatizadas a más de 37,8 °C no son seguros para los niños menores de tres años.

Productos químicos para piscinas

Para mantener una piscina libre de bacterias se utilizan muchos productos químicos. Si los niveles no se gestionan adecuadamente, las bacterias y las algas pueden crecer en la piscina.

Según un estudio de 2011, la exposición al cloro utilizado en las piscinas durante la infancia puede provocar un aumento del riesgo de bronquiolitis.

Vigila la cantidad de agua de la piscina que traga tu bebé Es conveniente que tu bebé trague la menor cantidad posible de agua de la piscina. Más adelante hablaremos de los riesgos de bacterias e infecciones por ingerir agua de la piscina.

Las piscinas de agua salada tienen niveles de cloro más bajos que las piscinas tradicionales, pero no están libres de productos químicos. El agua de las piscinas de agua salada es más suave para la piel sensible de tu bebé, pero se siguen aplicando otros factores de riesgo y pautas de seguridad.

Infecciones y diarrea

La más limpia de las piscinas puede contener todo tipo de contaminantes invisibles. Muchas de las bacterias que contaminan una piscina pueden provocar diarrea a un bebé.

Y la posterior diarrea en la piscina puede provocar infecciones oculares, de oído y de piel, problemas respiratorios y gastrointestinales... las cacas en la piscina son perjudiciales.

Los bebés de menos de dos meses tienen un sistema inmunitario extremadamente vulnerable. Es una de las principales razones por las que se aconseja mantener al bebé alejado de las multitudes durante las primeras 6 semanas. Además, los bebés tienden a llevarse las manos a la boca. Piénsalo por un momento.

Aunque los pañales de natación parecen "contener" la materia fecal, no son lo suficientemente eficaces para evitar esta situación de caca. Las enfermedades relacionadas con las aguas recreativas pueden ser bastante graves.

Si se produce un incidente con la caca, todo el mundo debe salir de la piscina inmediatamente hasta que se pueda reequilibrar y limpiar químicamente la piscina, para que sea seguro volver a entrar en ella.

Seguridad en el agua para los bebés

Nunca dejes a tu bebé solo -o al cuidado de otro niño pequeño- en una piscina o cerca de ella. El ahogamiento es la primera causa de muerte relacionada con accidentes entre los niños de 1 a 4 años, siendo los niños de 12 a 36 meses los de mayor riesgo.

Se necesita tan solo un centímetro de agua, tan solo unos segundos, para que un niño se ahogue. Y es silencioso.

Siempre que el bebé esté cerca de la piscina debe estar a un brazo de distancia. La Academia Americana de Pediatría (AAP) sugiere utilizar la supervisión por contacto. Esto significa que tu bebé debe estar siempre al alcance de un brazo, para que puedas alcanzarlo y tocarlo al instante. Esto puede ser agotador, pero nada es más importante.

Mantén las toallas, el teléfono y cualquier otro objeto que quieras tener al alcance de un brazo también, para minimizar el número de veces que tienes que cargar con tu resbaladizo pequeño nadador dentro y fuera del agua.

Además de una supervisión estrecha y constante, la AAP recomienda utilizar vallas de piscina de 1 metro de altura en los cuatro lados de la misma y con puertas a prueba de niños y con cerradura. Si tienes una piscina, asegúrate de comprobar la puerta con frecuencia para comprobar que funciona y se cierra correctamente.

Los flotadores y otros juguetes hinchables son divertidos, pero no confíes en ellos para mantener a tu bebé seguro en el agua y fuera de la zona profunda.

Independientemente de lo que utilices para ayudar a tu hijo pequeño a mantenerse a flote, permanece siempre al alcance de un brazo mientras tu bebé explora este tiempo de juego.

Para mayor seguridad, mantén el equipo de rescate (un gancho de pastor o un salvavidas) junto a la piscina e inscribe a tu pequeño en clases de natación tan pronto como esté preparado para ello.

Seguridad solar para los bebés

Según la AAP, los bebés menores de 6 meses deben mantenerse alejados de la luz solar directa. Si sales con tu bebé, es mejor que te quedes a la sombra en la medida de lo posible y limites la exposición al sol durante las horas más calurosas del día (entre las 10 de la mañana y las 5 de la tarde). Incluso en los días nublados, los rayos del sol son lo suficientemente fuertes como para provocar una quemadura solar.

El uso de sombrillas, toldos para el cochecito, sombreros con solapa en el cuello y ropa con protección solar UPF 50+ que cubra los brazos y las piernas del bebé ayudarán a evitar las quemaduras solares.

A partir de los seis meses puedes empezar a usar la protección solar, no apliques nada inferior a 15 FPS y asegúrate de cubrir las zonas más pequeñas, como la cara, las orejas, el cuello, los pies y el dorso de las manos de tu bebé (no olvides que los bebés se llevan las manos a la boca con frecuencia).

Es conveniente que pruebes primero el protector solar en una pequeña zona de la espalda de tu bebé, para asegurarte de que no le provoca una reacción alérgica. Recuerda volver a aplicar el protector solar después de nadar, sudar o cada dos horas.

Si tu bebé se quema con el sol, aplica una compresa fría sobre la piel afectada. Si la quemadura solar se ampolla, parece dolorosa o el bebé tiene temperatura, ponte en contacto con tu pediatra o médico de familia.

Otros consejos para un baño seguro

  1. Considera la posibilidad de obtener un certificado de reanimación cardiopulmonar.
  2. Nunca dejes a tu bebé solo -o al cuidado de otro niño pequeño, o de un adulto bajo la influencia de sustancias o alcohol- en la piscina o cerca de ella.
  3. No dejes a tu bebé en el agua de la piscina más de 10 minutos al principio. Cuando salga, asegúrate de envolver a tu bebé en una manta o toalla caliente inmediatamente. Los bebés menores de 12 meses no deben permanecer en la piscina más de 30 minutos seguidos.
  4. Si tienes una piscina, Instala una valla de metro y medio de altura, con un cierre a prueba de niños, en los cuatro lados de la piscina (incluso en las piscinas hinchables).
  5. No dejes los juguetes de la piscina fuera, tentando a tu pequeño a aventurarse cerca del agua.
  6. No dejes que tu bebé se bañe si tiene diarrea. Utiliza siempre pañales de natación adecuados para los pequeños que no están entrenados para ir al baño.
  7. No lleves al bebé a la piscina si las tapas de los desagües están rotas o faltan. Comprueba la seguridad de la piscina cada vez que entres en ella.
  8. Inscribe a tu bebé en clases de natación tan pronto como creas que está preparado para ello.
  9. Aclara a tu bebé con agua limpia después de nadar para evitar posibles irritaciones e infecciones de la piel.

Te recomendamos que leas â‡’ Bebés, coches y calor. Una mezcla muy peligrosa y Â¿Cuándo pueden ir a la playa los bebés?

También te puede interesar leer: 

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.