¿Qué es la lactancia en tándem?  ¿Cómo funciona la lactancia en tándem?

Si durante el embarazo seguiste con la lactancia materna, puedes seguir amamantando a los dos tras el parto. Esto se conoce como lactancia en tándem.

Lactancia en tándem de un niño y un recién nacido

Si tienes dos hijos muy seguidos, es posible que quieras seguir amamantando a tu hijo pequeño incluso después de la llegada del nuevo bebé. Siempre que tu producción de leche materna sea suficiente para ambos niños, puedes hacerlo con seguridad. La lactancia en tándem proporciona todos los beneficios de la lactancia materna a ambos niños y puede reducir la probabilidad de que el niño mayor se sienta desplazado por el nuevo bebé.

Amamantar a un niño pequeño y a un recién nacido es una situación especial, y no siempre es fácil. Sigue leyendo para conocer los consejos que te ayudarán a superar la lactancia en tándem.

Razones para la lactancia en tándem

  • Te vuelves a quedar embarazada muy pronto tras el nacimiento de tu hijo mayor y éste tiene menos de un año.
  • Crees en el destete dirigido por el niño.
  • No crees que sea el momento adecuado para destetar a tu hijo mayor.
  • Quieres seguir proporcionando a tu hijo pequeño los beneficios emocionales y psicológicos que le proporciona la lactancia materna.

Prepara a tu hijo mayor

Habla con tu hijo mayor antes de que llegue el nuevo bebé. Hazle saber que su nuevo hermano o hermana también necesitará mamar. Explícale que un bebé no puede comer y beber otro tipo de alimentos como ellos, por lo que necesitará mamar mucho más. Puede que a tu hijo pequeño le resulte más fácil compartir la lactancia si está preparado.

La leche materna cambiará

A medida que avanza el embarazo, la leche materna cambia. Cuando nazca tu hijo, producirás calostro. El calostro contiene todos los nutrientes que necesita un recién nacido, pero tú sólo produces una pequeña cantidad.

Cuando tu leche materna vuelva a ser calostro, es posible que a tu hijo mayor no le guste que no reciba tanta leche o el cambio de sabor, por lo que es posible que no quiera mamar.

Sin embargo, a medida que la leche vaya subiendo y se vaya convirtiendo en leche madura, es posible que tu hijo mayor vuelva a mostrar más interés por mamar. Este retorno del entusiasmo podría deberse al aumento de tu producción de leche o a la necesidad de sentirse más cerca de ti.

Consejos para la lactancia en tándem

Es muy importante que durante los primeros días el recién nacido tenga preferencia en las tomas, para que reciba suficiente calostro. Transcurridos los primeros días sólo tendrás que darles el pecho a demanda y en exclusiva para que la producción se ajuste a las necesidades de los dos lactantes. Puedes amamantar a los dos a la vez o si lo prefieres, primero a uno y luego al otro, un pecho para cada uno o ir alternando. También hay madres que van poniendo límites al hijo mayor. La decisión es tuya.

Si vas a amamantar en tándem te interesa saber que:

  • Al haber más estimulación aumenta la producción. Y el niño mayor evita que se congestionen los pechos.
  • La leche sube antes.
  • La lactancia en tándem requiere las medidas habituales de higiene.
  • No favorece el contagio de enfermedades entre hermanos. Pero en caso de que el hermano mayor tenga una lesión por herpes, éste no debe ser amamantado, para evitar que contagie al recién nacido.
  • Favorece el vínculo entre hermanos.
  • Es normal que si existe mucha demanda puedas sentirte abrumada y llegar a sentir emociones negativas y de rechazo. Eres tú quien decide en base a tus sentimientos y necesidades y por supuesto a la de tus hijos.
  • Consulta cualquier duda con la matrona y si puedes acude a las reuniones de los grupos de apoyo a la lactancia que existen en las diferentes localidades españolas. (Si no eres de España, consulta en tu ciudad). En estas reuniones las madres comparten experiencias e información con monitoras acreditadas en lactancia materna.

Cuando hablar con el médico

Asegúrate de decirle al pediatra que estás amamantando a tu hijo mayor junto con el recién nacido. El pediatra vigilará atentamente el crecimiento del recién nacido durante las primeras semanas para asegurarse de que recibe suficiente leche materna y crece a un ritmo saludable y constante. Asegúrate de seguir las instrucciones del médico y de llevar a tu bebé a todas las visitas programadas y a los controles de peso.

Otras personas pueden no entenderlo

Es posible que los demás no entiendan o apoyen tu decisión. Es posible que sientas la presión de tu pareja, tus familiares o tus amigos para que destetes a tu hijo mayor. Sin embargo, si el recién nacido está creciendo y ganando peso, y no hay peligro en seguir amamantando a los dos niños, puedes continuar con la lactancia en tándem durante todo el tiempo que te sientas cómoda.

Los beneficios de amamantar a tu hijo mayor no terminan cuando cumple 6 meses o incluso un año. La lactancia materna seguirá proporcionando muchos beneficios para la salud y el desarrollo de tu hijo, mucho después del primer año.

Cuidado personal

Mientras estés amamantando a dos niños, tu cuerpo necesitará más energía para producir más leche materna. Asegúrate de llevar una dieta equilibrada, de ingerir algunas calorías saludables adicionales cada día y de beber suficientes líquidos para mantenerte hidratada.

Puede ser agotador satisfacer las necesidades de lactancia de un recién nacido y un niño pequeño. La fatiga posparto puede interferir en la lactancia y en la producción de leche materna. No te excedas y trata de descansar lo máximo posible. Deja las tareas domésticas, pon los pies en alto, échate una siesta y no tengas miedo de pedir ayuda si la necesitas.

Si la lactancia en tándem resulta demasiado abrumadora, no tienes que sentirte culpable por destetar a tu hijo mayor. Ã‰ste puede obtener toda su nutrición de una dieta saludable de alimentos sólidos, y tú puedes seguir satisfaciendo sus necesidades emocionales de otras maneras.

Si te preocupa la lactancia en tándem, o si tienes alguna duda sobre cómo amamantar a un recién nacido y a un niño mayor al mismo tiempo, habla con tu médico o con un asesor de lactancia. Los grupos locales de lactancia materna, como La Liga de la Leche Internacional, son también un buen lugar para encontrar aceptación, apoyo y consejo.

Amamantar a tu hijo mayor junto con el recién nacido puede ser agotador, pero también puede ser una experiencia gratificante. Mientras tu hijo pequeño reciba toda la nutrición que necesita, puedes optar por seguir amamantando a los dos niños juntos mientras te sientas cómoda haciéndolo.

También te puede interesar leer: 

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!