Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

sonanmbulismo

Alrededor de las personas sonámbulas se han desarrollado muchos mitos. Seguramente porque resulta impresionante ver cómo alguien se levanta por la noche y realiza multitud de actividades, desde vestirse y peinarse, hasta el límite de conducir coches. Sin embargo, no se trata de una alteración rara, si tenemos en cuenta que afecta al 15% de la población, la mayoría niños.

Ahora bien, se sabe poco de ella. Aunque se desconoce la causa exacta de por qué se produce el sonambulismo, algunos especialistas creen que puede darse por hiperactividad, deficiente manejo de la ansiedad, problemas para descansar o falta de reposo. Por eso, para prevenir estos episodios se hace hincapié en crear hábitos y rutinas de sueño de al menos ocho horas, evitar situaciones de estrés y el cansancio excesivo, y no dar alimentos al niño después de las 8 de la tarde.

¿Cómo tratar al sonámbulo?

El primer paso será aprender a reconocer cuándo está en este estado: ojos abiertos, frases que suelen ser incoherentes, desorientación… A partir de ahí, esto será lo que haremos: 

• Despejar y sacar los objetos que puedan representar un peligro, cerrar puertas y ventanas, acondicionar zonas que puedan ser peligrosas. El sonambulismo no es grave, pero su mayor peligro es el daño que se puede hacer el niño al, por ejemplo, bajar escaleras o salir de casa.

• No despertarlo bruscamente. Aunque es un mito que pueda hacerle daño, resulta extraño para quien lo sufre porque se despertará desubicado, angustiado y hasta puede que avergonzado.

• Dale instrucciones sencillas para que regrese a su cama. A veces será necesario hacerle saber que ha finalizado la tarea que está realizando (por ejemplo, arreglarse) para que no vuelva a levantarse para concluirla.

• Cuéntale al otro día lo ocurrido. El sonámbulo no recordará nada, ya que se produce en la fase más profunda del sueño.

• Trata con naturalidad el sonambulismo, no hay nada de qué avergonzarse. Y recuerda que no necesita un tratamiento concreto y que desaparecerá a medida que el niño crezca.

Artículo obtenido en el Blog saludable