¿Cuánta vitamina A se puede consumir durante el embarazo?

La vitamina A es conocida popularmente como el antioxidante perfecto. Es fundamental para un embarazo saludable por su capacidad para prevenir la anemia, favorecer el metabolismo y promover facetas del desarrollo fetal como el crecimiento celular y la visión. También se le conoce como un nutriente que refuerza el sistema inmunitario. Sin embargo, un exceso de algo no es bueno, y lo mismo ocurre con la vitamina A, especialmente cuando se está embarazada. A continuación, te explicamos todo lo que necesitas saber sobre esta vitamina esencial para asegurar un consumo moderado a lo largo de tu embarazo.

¿Qué es la vitamina A y por qué es esencial?

Es importante que las mujeres embarazadas tomen la cantidad justa de vitamina A, y esto puede ser una hazaña complicada. La vitamina A, que es crucial para garantizar la salud visual del bebé y su función inmunitaria, se presenta en dos formas. Aunque los dos tipos tienen propiedades químicas diferentes, ambos ofrecen beneficios únicos para la salud.

  • Retinol. La carne y el pescado la contienen en niveles elevados, mientras que los productos lácteos y los huevos la contienen con moderación.
  • Betacaroteno. Se encuentra en frutas y verduras. El cuerpo lo utiliza para producir vitamina A.

Beneficios de la vitamina A para las mujeres embarazadas

La ingesta de vitamina A durante el embarazo en las cantidades adecuadas garantiza el correcto crecimiento y desarrollo del feto. La salud de los huesos, los dientes, la piel y la visión del feto está garantizada cuando existen niveles adecuados de esta vitamina. El riesgo de deficiencia de vitamina A surge en el tercer trimestre, que es el momento en que el crecimiento del bebé es rápido y aumenta el volumen de sangre.

¿Cuánta vitamina A se puede consumir durante el embarazo?

Es importante planificar la dieta de forma que se garantice el consumo de una cantidad segura de vitamina A durante el embarazo. Consumir demasiada o muy poca puede tener efectos secundarios, e incluso puede provocar defectos de nacimiento. La cantidad de vitamina A se mide con una unidad conocida como RAE (equivalente de actividad de retinol). Otra unidad de medida es la UI (unidad internacional), y 3,3 UI equivalen a 1 mcg de RAE.

La dosis recomendada de vitamina A en el embarazo para las mujeres mayores de 19 años es de hasta 770 mcg RAE, o 2565 UI, al día. El límite superior se establece en 2800 mcg RAE, o 10.000 UI, al día, a través de diversas fuentes como los suplementos, la carne y los alimentos fortificados.

¿Qué ocurre si no se consume suficiente vitamina A?

La falta de vitamina A en una mujer embarazada puede provocar problemas como anemia, debilidad inmunitaria y problemas de visión, especialmente relacionados con la visión nocturna. La carencia de vitamina A durante el embarazo puede provocar una afección llamada xeroftalmia, en la que la córnea se engrosa, lo que hace que no se produzcan lágrimas. La carencia grave de vitamina A también puede resultar mortal en algunos casos, tanto para la madre como para el niño.

¿Qué pasa si tomas demasiada vitamina A durante el embarazo?

🤰🏻👶🏻🎁 Crea tu lista de nacimiento y actualízala siempre que quieras. Comparte tu lista con familiares y amigos para que puedan acertar con el regalo que necesitas â‡“⇓⇓lista de nacimiento bebe 

Tu cuerpo sólo necesita una determinada cantidad de vitamina A durante el embarazo. Si se ingiere demasiada vitamina A, sobre todo en el primer trimestre, existe el riesgo de que el feto sufra defectos de nacimiento. En este caso, es probable que el bebé nazca con complicaciones en la cabeza, el corazón, el cerebro o la médula espinal.

Otros efectos secundarios de la vitamina A en el embarazo pueden ser la toxicidad crónica en la madre. Los síntomas del exceso de vitamina A en el embarazo pueden ir desde la visión borrosa hasta la caída del cabello, pasando por dolores articulares, daños en el hígado y dolores de cabeza crónicos.

¿Es seguro tomar un suplemento de vitamina A durante el embarazo?

Lo ideal es que no. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la administración de suplementos a las mujeres embarazadas sólo en las zonas en las que la carencia de vitamina A se considera un grave problema de salud pública. La mayoría de los suplementos vitamínicos prenatales contienen cierta cantidad de vitamina A, y junto con la ingesta de retinol o betacaroteno de tu alimentación diaria, existe la posibilidad de que los niveles de vitamina A en tu cuerpo se eleven bastante. Consultar al médico es la mejor opción cuando se trata de consumir suplementos de cualquier tipo.

Consejos para consumir vitamina A durante el embarazo

Las frutas, las verduras, los cereales enriquecidos, la leche, los productos lácteos y la carne son fuentes ricas en vitamina A. Las verduras de color naranja, amarillo y verde, como las zanahorias, las espinacas, los boniatos, los albaricoques y las naranjas, son grandes fuentes de betacarotenos. Picar, rallar, cocinar o hacer zumos facilita la absorción de los betacarotenos por parte del organismo.

  • Asegúrate de que los suplementos que tomas no contienen vitamina A, para evitar un consumo excesivo.
  • Evita el hígado (de ternera, pollo, etc.) y los platos en los que el hígado es el ingrediente principal, ya que contiene grandes cantidades de vitamina A preformada.
  • Durante los dos primeros meses de embarazo, asegúrate de que tu ingesta diaria de vitamina A no supera las 6.000 UI.

Dado que este importante nutriente se encuentra en una gran variedad de productos comestibles, la mejor opción durante el embarazo es obtener la dosis necesaria de vitamina A a través de los alimentos. Si se evitan los suplementos de vitamina A, las posibilidades de sobredosis son mínimas. Siempre que te preocupe tu dieta o tu salud durante esta importante fase de la vida, asegúrate de consultar a tu médico lo antes posible.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños