Varices vulvares: todo lo que necesitas saber

Las varices vulvares, pélvicas o perineales son varices que afectan específicamente a la vulva, el perineo o la pelvis. Suelen aparecer durante el segundo trimestre del embarazo. Diagnóstico, causa, tratamiento... Te contamos todo sobre las varices vulvares.

Una variz vulvar es, como su nombre indica, una variz que afecta a la vulva. Se trata de una vena especialmente dilatada en esa zona, como lo sería una vena varicosa del muslo, por ejemplo. También existen las varices pélvicas, que afectan a la zona de la pelvis, y las varices perineales, que afectan a la zona perineal.

Las varices vulvares se producen principalmente en las mujeres embarazadas, a menudo durante el segundo trimestre del embarazo. En la mayoría de los casos, estas varices en la vulva desaparecen espontáneamente después del parto o tras el cese de la lactancia.

La causa principal de una variz vulvar es hormonal: al igual que las varices de las piernas, es el resultado de una insuficiencia venosa, salvo que las venas de la vulva son aún más sensibles a los cambios hormonales.

Venas vulvares: síntomas y diagnóstico

Las varices vulvares suelen ser asintomáticas. Sin embargo, puede haber una sensación de hinchazón, picores, molestias durante las relaciones o incluso al caminar.

El diagnóstico de una variz vulvar o perineal se basa principalmente en la observación clínica, primero en posición de pie y luego acostada. El ginecólogo o la matrona realizarán una exploración de la zona, que revelará una o varias varices bilaterales en la zona, en forma de dilataciones azuladas o violáceas, blandas, que desaparecen a la presión.

Como a menudo se asocian a las varices en las piernas, el profesional debe buscar sistemáticamente posibles varices en los miembros inferiores y antecedentes de insuficiencia venosa y trombosis.

A continuación, el ginecólogo o la matrona pueden solicitar la opinión complementaria de un médico vascular y una ecografía Doppler para afinar el diagnóstico, sobre todo si las varices vulvares están presentes en el primer trimestre del embarazo, fuera del mismo, o si se observa una asimetría.

Cabe señalar que las varices vulvares afectan a una media del 10% de los embarazos, y parecen ser más frecuentes en las primíparas y en las mujeres que padecen una insuficiencia venosa, que el embarazo acentúa.

Varices vulvares durante el embarazo: ¿Es necesaria una cesárea?

La presencia de varices vulvares no es en sí misma un obstáculo o contraindicación para un parto vaginal. Sin embargo, si las varices vulvares y pélvicas son demasiado grandes y dolorosas, existe un riesgo importante de hemorragia varicosa durante el parto. En este caso, puede ser preferible una cesárea para evitar complicaciones.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños