¿Por qué un bebé es pequeño para su edad gestacional?

Pequeño para la edad gestacional se refiere a una situación en la que el feto mide por debajo del percentil 10 de su edad gestacional. Esto significa que el 90% o más de los fetos son más grandes en este momento del embarazo. Los médicos determinan el tamaño del feto con dos mediciones en la ecografía: la circunferencia abdominal fetal y el peso fetal estimado. A continuación, se evalúa el tamaño del feto mediante tablas de crecimiento. En el proceso, el feto se compara con el tamaño que debería tener en función de la altura, el peso, el grupo étnico y el número de embarazos de la madre. Cuando el feto está por debajo del percentil 3, se clasifica como muy pequeño para la edad gestacional. Un peso al nacer inferior a 2.500 gramos se define como bajo peso al nacer.

Las causas de ser pequeño para la edad gestacional se dividen en dos categorías principales. Un feto puede ser lo que los médicos denominan "constitucionalmente pequeño", lo que significa que el feto se corresponde con otros miembros de la familia y crece adecuadamente según la tabla de crecimiento, aunque sea pequeño en comparación con la población humana general. La otra categoría es el retraso del crecimiento intrauterino, también llamado retraso del crecimiento fetal. Esta afección se refiere a un feto que es pequeño, incluso teniendo en cuenta a la familia. Significa que el feto no recibe suficientes nutrientes u oxígeno a través de la placenta y los vasos sanguíneos del cordón umbilical. Esto se debe a una patología, lo que significa que algo va mal y se asocia a complicaciones (morbilidad y mortalidad). Las causas del retraso del crecimiento fetal se dividen en dos categorías: retraso del crecimiento mediado por la placenta y retraso del crecimiento no mediado por la placenta.

La restricción del crecimiento mediada por la placenta es una afección en la que la restricción del crecimiento implica un problema con la transmisión de nutrientes a través de la placenta. Puede ser idiopática, lo que significa que la causa no está clara. Alternativamente, la restricción del crecimiento mediada por la placenta puede ser secundaria a cualquiera de una serie de afecciones. Entre ellas se incluyen el tabaquismo materno, la preeclampsia, el consumo materno de alcohol, la anemia materna, la infección materna, la desnutrición y otros problemas de salud de la madre. En el retraso del crecimiento no mediado por placenta, el feto es pequeño debido a una anomalía estructural, una enfermedad genética, una infección o problemas metabólicos.

Entre los signos de retraso del crecimiento fetal, aparte de que el feto sea pequeño para la edad gestacional, se incluyen estudios Doppler que revelan una circulación anormal en la placenta, un volumen reducido de líquido amniótico, una reducción del movimiento del feto y lecturas anormales del monitor cardiaco fetal continuo.

La restricción del crecimiento fetal puede provocar complicaciones tanto a corto como a largo plazo. Entre las complicaciones a corto plazo están la insuficiencia de oxígeno en el cerebro del feto durante el parto (asfixia al nacer), el mortinato (muerte fetal), la hipotermia neonatal (temperatura corporal del recién nacido demasiado baja) y la hipoglucemia neonatal (concentración de azúcar en sangre demasiado baja en el recién nacido). A largo plazo, los bebés con retraso del crecimiento tienen un riesgo elevado de sufrir enfermedades cardiovasculares. En concreto, corren el riesgo de desarrollar hipertensión (tensión arterial alta), obesidad y diabetes de tipo 2. Además, pueden correr el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Además, pueden correr el riesgo de desarrollar trastornos del estado de ánimo, como el trastorno depresivo mayor, una afección que, a su vez, cuando está presente en las madres, aumenta el riesgo de restricción del crecimiento fetal.

Entre los factores que aumentan el riesgo de que una mujer embarazada tenga un feto pequeño para la edad gestacional se incluyen haber tenido anteriormente un feto pequeño para la edad gestacional, tabaquismo, diabetes, hipertensión arterial previa al embarazo, preeclampsia, edad materna elevada (generalmente superior a 35 años), embarazo múltiple, niveles bajos de proteína plasmática A asociada al embarazo, síndrome antifosfolípido y hemorragia antes del parto.

El médico realizará una monitorización fetal, con mayor o menor frecuencia, en función de los niveles de riesgo y de diversas mediciones. En algunos casos, los médicos pueden realizar lo que se denomina estudios Doppler de los vasos umbilicales. Además de la monitorización frecuente del tamaño del feto, los médicos también medirán el ritmo de crecimiento fetal, como la rapidez con la que aumenta el tamaño abdominal. Si los médicos detectan problemas de crecimiento fetal en una mujer de riesgo, o detectan problemas con el flujo sanguíneo umbilical, generalmente se aumentará la frecuencia de las sesiones de monitorización fetal. Esto significa que tendrás que acudir a más citas.

En cuanto al tratamiento de los fetos pequeños para la edad gestacional, primero hay que identificarlos. Si existe riesgo de preeclampsia, el médico puede recetar aspirina. Hay que ajustar los factores de riesgo modificables. Si fumas, por ejemplo, tu médico te aconsejará una terapia para dejar de fumar. Si el crecimiento fetal se ralentiza notablemente, los médicos pueden aconsejar un parto prematuro inducido o una cesárea. Además, los médicos pueden realizar diversas pruebas para identificar las causas subyacentes de la restricción del crecimiento fetal.

También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños