Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

grietas pezones embarazo

Las grietas en los pezones de la mujer se asocian rápidamente a la lactancia. Pero muchas mujeres padecen las grietas durante el embarazo.

Se dice que durante el embarazo la piel de las futuras madres se vuelve más tersa e hidratada, y es cierto que esto sucede en muchos casos. Pero también ocurre al contrario, mujeres que como consecuencia de la revolución hormonal tienden a tener la piel extremadamente seca.

Para aliviar y mejorar esta sequedad es recomendable utilizar geles de baño ricos en glicerina, o en propiedades hidratantes. Tras el baño o ducha se debe secar la piel muy bien y aplicar cremas hidratantes ricas en vitamina A.

Si notamos que los pezones comienzan a descamarse o a sufrir una sequedad alarmante pueden aparecer grietas. En estos momentos las grietas pueden no ser dolorosas, pero es conveniente tratarlas para preparar el pecho de cara a la lactancia, ya que si éstas persistieran, el momento de poner al bebé a mamar sería muy doloroso.

Podemos utilizar algunos productos naturales que nos ayudarán en este cuidado:

  • Aceite de caléndula: el aceite esencial de flores de caléndula se utiliza en casos de piel reseca, agrietada o escamada. Desinflama la zona tratada y mejora la circulación cutánea. Proporciona una intensa hidratación y mayor elasticidad a la piel.
  • Aceite de rosa mosqueta: su aceite esencial es eficaz en procesos de hidratación, regeneración y nutrición. Además previene la aparición de estrías durante el embarazo, con lo que podemos usarlo para otras zonas del cuerpo como abdomen, glúteos y muslos.
  • Aceite de almendras dulces: se recomienda especialmente en casos de sequedad, deshidratación o descamación. Mezclado con aceite de rosa mosqueta se convertirá en un aliado indiscutible. La piel mejorará su elasticidad y nutrición.
  • Pezoneras de cera virgen con propóleo: si las grietas persisten utilizar estas pezoneras ayudará a hidratar la zona en profundidad. Se deben poner un par de horas al día, bajo el sujetador.

También existen cremas en el mercado que nos pueden ser útiles. Por ejemplo, Purelan 100 de Laboratorios Medela. Se trata de una crema que hidrata y alivia los pezones sensibles o secos, lo que la convierte en un remedio eficaz para tratar grietas y otras molestias del pezón de la mujer.

Todos estos cuidados favorecerán una correcta hidratación de los pezones y los prepararán para la lactancia. No debe masajearse en exceso la zona sin consultar con su ginecólogo, ya que puede favorecer la aparición de contracciones.

Una vez comenzada la lactancia, la mejor hidratación es la propia leche materna. Se recomienda que después de cada toma se frote el pezón con un poco de leche. Esto, junto con una correcta postura del bebé, hará que el pecho no sufra durante el hermoso acto de la lactancia.