Suelo pélvico en mujeres embarazadas ejercicios

El suelo pélvico es a menudo incomprendido por las mujeres hasta el primer embarazo, cuando su nombre se vuelve más y más familiar... ¿Por qué es tan importante durante el embarazo? ¿Cuál es su papel durante este periodo? ¿Qué ejercicios se pueden realizar para tonificarla?

¿Qué es el suelo pélvico?

El suelo pélvico (también conocido como periné) está formado por un conjunto de músculos en forma de hamaca que unen el pubis, el isquion, el sacro y el coxis, que son los huesos que forman la pelvis. El suelo pélvico también sostiene los órganos de la pelvis, como el útero (y por tanto la vagina), la vejiga y el recto; su contracción permite la continencia urinaria y fecal.

¿Por qué el embarazo afecta al suelo pélvico?

Durante el embarazo, el suelo pélvico tiene que soportar el peso del bebé en crecimiento. Este aumento de la presión sobre el suelo pélvico puede debilitarlo. La relaxina también interviene en su relajación. Esta hormona, que se segrega durante el embarazo, tiene como objetivo hacer más flexibles los tejidos blandos del cuerpo (músculos, ligamentos, tendones, etc.). Por lo tanto, bajo su influencia, el perineo se relaja. El estreñimiento, que suelen padecer las mujeres embarazadas, también puede contribuir a su relajación.

¿Cuáles son las consecuencias de un suelo pélvico débil?

Un suelo pélvico débil puede provocar incontinencia urinaria durante el embarazo y/o después del parto, así como molestias en la espalda, la pelvis, las piernas, las nalgas y el perineo. Además, una relajación importante del suelo pélvico puede crear un descenso de los órganos (vejiga y útero) tras el parto. Por estas razones, es importante aprender a tonificarlo.

Ejercicios del Suelo Pélvico para Prevenir la Incontinencia Durante el Embarazo y tras el Parto

incontinencia embarazo

EJERCICIO 1:

  • Tumbada boca arriba, con caderas y rodillas flexionadas, apoya los pies en el suelo y pega bien la espalda a donde estés tumbada, retrae un poco la pelvis. Contraete como si cortaras el pis eso si, evitando contraer el esfínter. Repite el ejercicio cinco veces, unos diez segundos cada vez.

EJERCICIO 2:

  • Tumbada igual que antes, contrae rapidamente y todo lo fuerte que puedas la pelvis y después relajate con una respiración profunda. Repite el ejercicio cinco veces.

EJERCICIO 3:

  • De nuevo en la misma posición de los ejercicios anteriores, aunque la contracción sera ahora de derecha a izquierda, contrae unos 7 segundos y relaja el doble, con respiraciones profundas.

Aprende a tonificar tu suelo pélvico, pero también a relajarlo.

Aunque es importante aprender a contraer el suelo pélvico, es igualmente importante aprender a relajarlo. Durante el parto, el suelo pélvico es el último obstáculo que debe superar el bebé. Por lo tanto, un suelo pélvico flexible y adecuadamente relajado facilitaría la salida del bebé.

Además, la relajación del suelo pélvico durante esta última parte del parto reduciría el riesgo de desgarro o episiotomía, que es una incisión realizada por el médico para limitar el desgarro del perineo cuando se expulsa al bebé.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!