¿Puedo usar edulcorantes durante el embarazo? ¿Qué edulcorantes se pueden tomar en el embarazo?

¿Son seguros los edulcorantes artificiales para las mujeres embarazadas?

Si eres golosa y te encanta comer azúcar y cosas dulces, seguro que te estás planteando sustituirlo por edulcorantes artificiales o sustitutos del azúcar ahora que estás embarazada. Consumir demasiado azúcar puede aumentar el riesgo de ganar peso y de sufrir caries, y muchas mujeres se plantean cambiar a los edulcorantes artificiales. Pero, ¿es una opción acertada? Averigüémoslo.

¿Qué son los edulcorantes artificiales?

Los edulcorantes artificiales son sustitutos del azúcar que añaden dulzor a los alimentos o bebidas. No tienen calorías (o casi) y se producen sintéticamente.

¿Es seguro utilizar edulcorantes artificiales durante el embarazo?

Si se utilizan con moderación, los edulcorantes aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) son seguros para las mujeres embarazadas, siempre que no provoquen un aumento excesivo de peso. Dicho esto, incluso los edulcorantes seguros, pueden no ser completamente seguros para todas las mujeres embarazadas. Además, pueden aumentar el riesgo de que los bebés ganen demasiado peso más adelante.

¿Cuáles son los beneficios de los edulcorantes artificiales para las embarazadas?

🤰🏻👶🏻🎁 Crea tu lista de nacimiento y actualízala siempre que quieras. Comparte tu lista con familiares y amigos para que puedan acertar con el regalo que necesitas â‡“⇓⇓lista de nacimiento bebe

El aumento de peso es habitual durante el embarazo, pero sólo es normal si la mujer gana un peso saludable. Para reducir las posibilidades de ganar un peso poco saludable, las mujeres pueden añadir edulcorantes artificiales seguros para el embarazo en cantidades limitadas en los alimentos y bebidas que consumen.

Si una mujer padece diabetes gestacional, sustituir el azúcar por edulcorantes artificiales puede ayudarla a mantener controlados sus niveles de insulina y azúcar en sangre.

Las mujeres con antojos de algo dulce durante el embarazo pueden comer platos dulces preparados con azúcar artificial sin temor a ingerir demasiado azúcar o ganar demasiado peso.

La salud dental, un problema para muchas mujeres durante el embarazo, está bajo control cuando las mujeres embarazadas toman edulcorantes artificiales.

¿Cuál debe ser la ingesta diaria ideal de edulcorantes artificiales?

Como tomar demasiado de cualquier cosa es malo, lo mismo puede decirse de los edulcorantes artificiales. Las mujeres embarazadas no deberían tomar más de 2-4 raciones de cualquier alimento o bebida que haya sido elaborado con un edulcorante artificial.

¿Qué alternativas al azúcar son seguras durante el embarazo?

Las alternativas al azúcar son una forma estupenda de evitar la glucosa en la dieta. A continuación se enumeran seis de estos sustitutos del azúcar que se han considerado seguros durante el embarazo.

Rebaudiósido A

Es un edulcorante común no nutritivo que suele utilizarse en los refrescos y en todo tipo de zumos. Se obtiene de las hojas de la planta Stevia rebaudiana y no es calórico. Se dice que es seguro durante el embarazo.

Acesulfamo de potasio

Este edulcorante sin calorías se utiliza en pasteles, postres, gelatinas, pudines y bebidas. Es seguro durante el embarazo pero debe tomarse con moderación.

Aspartamo

Es el más común de todos los edulcorantes artificiales y puede utilizarse en alimentos y bebidas. Se dice que el aspartamo no es tóxico para la madre y el bebé en el útero. Sin embargo, debe tomarse con moderación y debe ser evitado por las mujeres que tienen fenilcetonuria.

Sucralosa

Es un edulcorante común y, según la FDA, es seguro incluirlo en la dieta de una mujer embarazada.

Xilitol

Es un alcohol de azúcar que se extrae de las plantas. Se utiliza sobre todo en chicles, pasta de dientes y pastillas. Tiene casi la mitad de calorías que el azúcar. Previene la caries y favorece la salud bucal. Sin embargo, debe tomarse con moderación durante el embarazo.

Polioles o polialcoholes

Son compuestos naturales que se fabrican comercialmente. Se dice que son seguros pero deben tomarse con moderación.

¿Qué alternativas al azúcar no son seguras durante el embarazo?

A continuación se enumeran algunos edulcorantes artificiales que no son seguros durante el embarazo y, por lo tanto, deben evitarse por completo.

Sorbitol

A diferencia de muchos otros edulcorantes artificiales, el sorbitol es un edulcorante nutritivo. Sin embargo, las mujeres embarazadas que toman sorbitol pueden sufrir desagradables episodios de gases y, en caso de una dosis elevada, puede provocar movimientos sueltos y deshidratación. También provoca un aumento de peso durante el embarazo, ya que tiene más calorías y comparativamente menos dulzor que los otros sustitutos del azúcar.

Manitol

Aunque es un edulcorante nutritivo que podría usarse durante el embarazo, el cuerpo no puede absorberlo bien por lo que es perjudicial para el estómago.

Lactosa

No es una alternativa insegura para todas las embarazadas, pero las mujeres con intolerancia a la lactosa deben evitarla.

Ciclamato

Ha sido prohibido porque se dice que causa cáncer. Tiene una alta toxicidad que puede causar daños al feto y, por tanto, no debe tomarse durante el embarazo.

Sacarina

Se dice que la sacarina llega al bebé en el útero a través de la placenta y puede permanecer en los tejidos fetales durante mucho tiempo, lo que supone un riesgo para el feto. También se dice que puede provocar cáncer de vejiga si se consume durante mucho tiempo. Por ello, se desaconseja el uso de la sacarina durante el embarazo.

Efectos secundarios de los edulcorantes artificiales en el embarazo

Los edulcorantes artificiales aprobados por la FDA son seguros durante el embarazo. No obstante, algunas mujeres pueden experimentar ciertos efectos secundarios tras consumirlos.

  • Los sustitutos del azúcar o edulcorantes artificiales consisten en compuestos químicos en lugar de azúcar natural que pueden aumentar el hambre. Si tienes tendencia a ganar peso con facilidad, incluir edulcorantes artificiales en tu dieta durante el embarazo puede aumentar tu hambre, y puedes acabar comiendo más de lo necesario, lo que podría llevar a un aumento de peso poco saludable.
  • Los efectos secundarios de algunos edulcorantes artificiales pueden causar problemas de salud como dolores de cabeza, mareos, calambres de estómago, pérdida de movimiento, cáncer, etc.
  • Algunos edulcorantes artificiales como la sacarina, si se toman en exceso, pueden provocar malformaciones en el feto y defectos de nacimiento.
  • Los edulcorantes artificiales son en su mayoría no nutritivos, lo que significa que no aportan nada a la madre ni al feto.
  • También pueden causar problemas de gases y problemas intestinales en algunas personas.

Si quieres sustituir el azúcar por un edulcorante artificial, aquí tienes algunas precauciones que debes tomar al hacerlo.

Durante el embarazo, hay que tener mucha precaución con los alimentos que se consumen, ya que pueden afectar a la salud del feto. Por eso, si piensas incluir edulcorantes artificiales en tu dieta, debes consultarlo con tu médico. Si te da el visto bueno, puedes consultar con él o con un nutricionista cuál es el edulcorante seguro y la ingesta diaria ideal.

Consume siempre edulcorantes artificiales con moderación. Un exceso de ellos puede causar problemas de salud y/o afectar a la salud del feto.

Las mujeres embarazadas con un trastorno genético llamado fenilcetonuria (PKU) no deben tomar aspartamo, ya que impide la descomposición de la fenilalanina en su dieta.

Ha habido un conflicto de opiniones con respecto a la seguridad del uso de edulcorantes artificiales durante el embarazo. Algunos lo consideran seguro, mientras que otros no. Sin embargo, añadir edulcorantes seguros para el embarazo en la dieta, y con moderación durante el mismo, no perjudicará a la futura mamá ni al bebé. Dicho esto, debes consultar a tu ginecólogo o a un nutricionista antes de incluir edulcorantes artificiales o cualquier otro alimento nuevo en tu dieta.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños