Ciática durante el embarazo

Responsable de enviar la sensación a los muslos, a la planta del pie y a la parte inferior de la espalda, el nervio ciático es el más grande del cuerpo humano. La ciática, que también se conoce como síndrome radicular lumbosacro, puede causar un dolor punzante en toda la parte posterior de las piernas y la espalda baja.

¿Qué es la ciática en el embarazo?

Los investigadores estiman que entre el cincuenta y el ochenta por ciento de las mujeres tienen dolor lumbar durante el embarazo. Aunque el dolor lumbar es algo habitual, la ciática durante el embarazo no es extremadamente común. Las estadísticas muestran que menos del cinco por ciento de las mujeres embarazadas son realmente diagnosticadas de ciática. Para que te diagnostiquen ciática, debes tener algún tipo de daño en el disco de la columna vertebral que rodea al nervio ciático y que causa inflamación y comprime el nervio.

El dolor de espalda baja o el dolor en los muslos y los pies sólo se considera ciática si hay algún tipo de daño causado al nervio ciático. Es importante tener en cuenta que el primer paso para superar los retos de la ciática durante el embarazo es recibir un diagnóstico correcto. A menos que se identifique el nervio ciático como la causa del dolor, la dolencia no se considera ciática. Por eso es importante entender la ciática a través de sus síntomas.

Síntomas de ciática durante el embarazo

Identificar los síntomas de la ciática es el primer paso para controlar y tratar esta afección. Aunque los síntomas pueden variar en intensidad, no cambian. A continuación se indican algunos de los síntomas más comunes de la ciática a los que hay que prestar atención.

El síntoma más común de la ciática es un dolor punzante en la zona lumbar inferior. Se extiende hasta la parte posterior de los muslos y las plantas de los pies.

  • Un dolor ardiente y punzante que puede estar presente en un lado del cuerpo o en ambos y que aparece a intervalos.
  • Pequeños calambres en los músculos de las nalgas y la espalda.
  • Pequeños espasmos en la zona lumbar.
  • En ocasiones, dolor en la región inguinal y sus alrededores.
  • Entumecimiento en la pierna y el pie que se produce por períodos prolongados de hormigueo a lo largo de las mismas regiones.
  • Una curvatura extremadamente irregular de la zona lumbar.
  • Debilidad extrema debida al dolor a lo largo del recorrido del nervio ciático.
  • Dificultad para caminar, sentarse y estar de pie.

La mayoría de los síntomas mencionados pueden ser también síntomas de otras enfermedades. Consulta a un médico para obtener un diagnóstico más preciso de la ciática.

Causas del dolor de ciática en las mujeres embarazadas

Es importante recordar que no hay razón para asustarse cuando se diagnostica una ciática. Si los síntomas coinciden, es vital entender cuáles son las causas de la ciática. Por lo general, la ciática durante el embarazo se produce en torno al segundo o tercer trimestre. Existen numerosas razones por las que puede aparecer la ciática durante el embarazo. A continuación enumeramos algunas de ellas:

🤰🏻👶🏻🎁 Crea tu lista de nacimiento y actualízala siempre que quieras. Comparte tu lista con familiares y amigos para que puedan acertar con el regalo que necesitas â‡“⇓⇓lista de nacimiento bebe

 Síndrome de Piriformis - Esta es una condición causada cuando hay un problema en un músculo de las nalgas. Puede ser una causa común de ciática en las mujeres embarazadas.

Tensión muscular - Cuando hay una fuerte tensión en los músculos durante el embarazo puedes enfrentarte a síntomas similares a los de la ciática.

Articulaciones inestables - La inestabilidad de las articulaciones también puede manifestar síntomas similares a los de la ciática.

Dolor en los huesos de la pelvis - Con la presión añadida que se ejerce sobre la región pélvica durante el embarazo, especialmente en las últimas fases del mismo, pueden manifestarse síntomas de ciática. Esto es especialmente común durante los embarazos debido a una hormona llamada relaxina, esta hormona puede hacer que los ligamentos se estiren y aflojen en todo el cuerpo, pero lo hace especialmente en la zona pélvica.

El peso del bebé - El peso de tu bebé puede aumentar los síntomas y las causas de la ciática. Esto se debe a la presión que el bebé añade sobre el nervio ciático directamente, así como sobre el hueso pélvico y la articulación de la cadera. Esta es una circunstancia extremadamente rara. La mayoría de las mujeres con ciática no tienen problemas con el crecimiento del bebé. En raras ocasiones, el crecimiento del bebé puede provocar un abultamiento del disco vertebral que ejerza presión sobre el nervio ciático.

Problemas a lo largo de la articulación sacroilíaca - Esta es también una causa conocida de ciática entre las mujeres embarazadas.

Aumento de la retención de líquidos - Es habitual que las mujeres retengan un exceso de líquido durante el embarazo. Esto puede, en ocasiones, ejercer presión sobre un nervio ciático expuesto que discurre por la pelvis. En este caso, la región pélvica puede actuar como vía de acceso a las compresiones del nervio ciático.

El crecimiento del útero añade presión - Si el crecimiento del útero es anormalmente alto, puede ejercer una presión excesiva sobre la columna vertebral, lo que lleva a la hernia discal. Esto significa que el disco vertebral se desplaza y permite que el gel vertebral se escape. Esto puede ejercer una gran presión sobre el nervio ciático, provocando su compresión.

Cambio en el centro de gravedad - El desarrollo del vientre y los pechos de una mujer puede alterar su centro de gravedad. Esto, a su vez, provoca la tensión de los músculos de la región, como los isquiotibiales y los cuádriceps, así como los músculos de la región pélvica y los glúteos. Además, esto puede causar una curvatura anormal de la curva lordótica - el arco justo por encima de la caída de las nalgas que conduce a una gran presión sobre el nervio ciático.

El cambio de posición del bebé - Durante el tercer trimestre, el bebé se pone en posición de parto. Esto significa que el cuerpo del bebé se coloca de manera que la cabeza se apoya cerca del nervio ciático, en algunos casos la cabeza se apoya sobre el nervio provocando ciática.

Tumores y abscesos- Durante el embarazo, la identificación de un tumor o un absceso en las regiones del nervio ciático con la adición del peso del bebé puede añadir una inmensa presión sobre el nervio.

Hemorragia excesiva- Siempre un riesgo durante el embarazo, la hemorragia excesiva puede ser una de las causas de la ciática.

Conocer las causas y los síntomas de la ciática ayudará a identificar e iniciar una rutina para controlar la afección; también es fundamental saber quién es susceptible de padecer ciática durante el embarazo

Tratamiento de la ciática durante el embarazo

Por desgracia, no existe una cura completa para la ciática durante el embarazo. En circunstancias normales, los médicos podrían recomendar varios métodos de tratamiento que incluyen la medicación para el dolor y, si es lo suficientemente grave, la cirugía. Estas técnicas pueden ser arriesgadas para las mujeres embarazadas. Sin embargo, existen técnicas alternativas para aliviar el dolor de la ciática durante el embarazo. Entre ellas se encuentran las siguientes:

  • Acudir a un especialista musculoesquelético especializado en la salud de la mujer y en afecciones esqueléticas relacionadas con el embarazo, como la ciática.
  • Asistir a sesiones de fisioterapia suave con un fisioterapeuta experto en atención al embarazo.
  • Visitar a un quiropráctico para que te ayude a corregir los problemas relacionados con la postura.
  • Recibir masajes prenatales de expertos en ciática durante el embarazo. Estos masajes no sólo ayudan a aliviar el dolor al estimular la circulación sanguínea en todo el cuerpo, sino que también mejoran la calidad y la cantidad de sueño.

Los médicos pueden recetar analgésicos suaves si el dolor se vuelve insoportable. También pueden sugerir la osteopatía en algunos casos. Es muy recomendable seguir las instrucciones de un especialista antes de combinar dos o más tipos de tratamientos. Todos los tratamientos ayudan a aliviar el dolor y a controlar la afección, pero ninguno es una cura completa durante el embarazo.

¿Afectará la ciática a mi parto?

La ciática no afectará a la salud del bebé. Las mujeres que padecen ciática pueden sufrir fuertes dolores durante el parto. Los médicos pueden aplicar la epidural durante el mismo para ayudar a aliviar este dolor. En circunstancias normales, la ciática no debería afectar a la salud general del bebé y de la madre.

¿Cuánto dura la ciática?

Si los síntomas de la ciática son leves, por lo general pueden durar entre 4 y 8 semanas, lo que difiere de una persona a otra. Se recomienda consultar a un médico para obtener más información.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños