helado de miel y yogur

Cómo hacer Helado de miel y yogur con fresas

Los ingredientes que necesitas para hacer este Helado de miel y yogur con fresas son:

  • 125 gramos de miel
  • 60 ml de leche
  • 250 gramos de yogur (2 unidades)
  • 100 g de fresas
  • 1 naranja

Elaboración del Helado de miel y yogur con fresas

Templamos la miel con la leche lo justo para que se disuelva, enfriamos la mezcla y le añadimos los yogures. Lo introducimos en el congelador y lo dejamos durante 2 horas. Transcurrido este tiempo lo sacamos y lo batimos enérgicamente, volviéndolo a congelar 1,5 hora. Repetiremos este proceso de congelar y batir hasta conseguir un helado con textura firme, homogénea y sin cristales de hielo.

Por otro lado lavamos y troceamos las fresas mezclándolas con el zumo de la naranja.
En una copa de vermouth colocamos en el fondo una cucharada de fresas con naranja, sobre estas disponemos el helado de miel. Podemos decorar la copa con láminas de fresa y unas hojas de menta.

helado-miel

Datos de interés

Este postre es de un valor energético alto, sobre todo por la miel, la leche y el yogur, y más si no son desnatados. Sin embargo el aporte proteico por la leche y el yogur es de alto valor biológico, pero la grasa aportada, si no son desnatados, es saturada en mayor proporción y colesterol. También aportan, pero en menor cantidad, vitaminas A, D, vitaminas del grupo B, y minerales (fósforo, calcio, zinc y magnesio).
Deberán tener precaución de consumir este postre personas con intolerancia a la lactosa, con galactosemia y alergia a la proteína de la leche de vaca. Si los lácteos son enteros se deberá tener precaución en personas con sobrepeso, obesidad y alteraciones de lípidos en sangre (hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia). En este caso no se consume mucha cantidad que es lo más aconsejable.

Los lácteos por su aporte en calcio son aconsejables consumir en todas las etapas de la vida sobre todo en adolescencia, embarazo, lactancia y menopausia. La leche contiene además triptófano, un aminoácido (componente de las proteínas) que estimula la producción de serotonina, un neurotransmisor que produce en el organismo efectos calmantes e inductores del sueño. Por este motivo, se recomienda el consumo de leche antes de acostarse para ayudar a combatir el insomnio y los estados de ansiedad. Si se la toma azucarada, el efecto es aún mayor, ya que el azúcar favorece también la liberación de serotonina.

La miel, además de sus componentes nutritivos contiene inhibidinas, sustancias que le otorgan la capacidad bactericida y antiséptica. La principal característica de la miel es su elevado contenido en fructosa que no necesita de la insulina para su absorción lo que es adecuado para diabéticos si no se excede la ración.

La fresa y la naranja destacan por su aporte de fibra, que mejora el tránsito intestinal, y son buena fuente de vitamina C que tiene función antioxidante.
La fresa tiene en su composición ácido salicílico, con función antiinflamatoria, pero puede ser causa de reacciones cutáneas, urticaria, en las personas que tienen alergia a la aspirina (ácido acetilsalicílico).

Plato apto para celíacos.

Otras recetas que te encantarán:

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños