Receta para hacer Galletas de jengibre sin gluten, sin azúcar Keto, bajas en carbohidratos

Cómo hacer Galletas de jengibre sin gluten, sin azúcar Keto ðŸŽ„

Estas Galletas de jengibre sin gluten y sin azúcar son realmente ideales para las fiestas y la Navidad. 1g de carbohidratos netos por galleta.

Estas galletas de jengibre son realmente deliciosas y crujientes. Sólo tienes que asegurarte de no dejar la masa demasiado gruesa, y hornear hasta que estén completamente doradas.

Dicho esto, si eres de los que prefieren las galletas de jengibre blandas, simplemente hazlas más gruesas y hornéalas hasta que acaben de cuajar. Conseguirás un bonito borde crujiente con un centro blando.

Decidas lo que decidas, ten en cuenta que los polialcoholes o alcoholes de azúcar tardan un poco en estar crujientes (así que dale a tus galletas unas cuantas horas).

Además, si no quedan tan crujientes en la primera vuelta, no dudes en dejarlas enfriar y volver a meterlas en el horno durante 5 minutos.

Los ingredientes que necesitas son:

  • 192 g de harina de almendra muy fina
  • 1/2 cucharadita de goma xantana
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1 1/4 cucharadita de canela molida
  • 1 1/4 cucharadita de jengibre molido
  • 1/4 de cucharadita de nuez moscada molida
  • 1/4 de cucharadita de clavo de olor molido
  • 1/4 de cucharadita de sal kosher
  • 1/8 de cucharadita de pimienta negra recién molida
  • 80 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 1-2 cucharaditas de melaza negra - opcional (mejora el dorado y el sabor)
  • 1 huevo
  • 1/3-2/3 de taza de eritritol dorado. Esta receta funciona mejor con eritritol. Es aproximadamente 1 a 1 en dulzura al azúcar y además da un crujido y masticación muy similar. Ningún otro edulcorante lo hace.

También necesitarás un Molde de galletas con forma de hombre de jengibre â¤µâ¤µâ¤µ

Elaboración de las Galletas de jengibre Keto:

*** Es indispensable, que la masa esté bien fría antes de hornear. ¿Por qué? La mantequilla de la masa tiene que haberse solidificado de nuevo antes de poder extenderla y cortarla. Así, no se pegará y las formas saldrán a la perfección. Además, quieres dar tiempo a que las especias se impregnen en la masa para conseguir unas galletas súper ricas y aromáticas. Así que, si es posible, deja que la masa repose en la nevera toda la noche. Aunque 3 horas también servirían si estás en un apuro.

  1. Añade la harina de almendras, la goma xantana, la sal, el bicarbonato y las especias a un bol mediano. Bate hasta que se combinen bien y reserva.
  2. Bate la mantequilla en un bol grande con una batidora eléctrica, durante 1 o 2 minutos. Añade el edulcorante y la melaza (opcional), y sigue batiendo hasta que esté ligera y esponjosa (8-10 minutos).
  3. Añade el huevo, mezclando hasta que se incorpore. La mezcla parecerá ligeramente "rota" (es decir, no completamente lisa).
  4. Con la batidora a velocidad baja, añade la mitad de la mezcla de harina, mezclando hasta que se integre. Añade el resto. Envuelve la masa de galletas con film transparente y refrigera toda la noche (es preferible). Pero si tienes prisa, basta con 3 horas.
  5. Precalienta el horno a 180°C y forra una bandeja de horno con papel pergamino o un tapete para hornear.
  6. Extiende la masa entre dos trozos de papel pergamino y recorta las formas. Ten en cuenta que el grosor determinará gran parte de la textura: las galletas más finas serán mucho más crujientes, mientras que una masa gruesa (sobre todo si está poco horneada) resultará más blanda. Coloca las galletas con forma en la bandeja de horno preparada y métalas en el congelador durante 10 minutos antes de hornearlas.
  7. Hornea durante 10-20 minutos, hasta que estén completamente doradas. Ten en cuenta que el tiempo de horneado varía mucho en este caso, dependiendo del grosor y el tamaño de las galletas. Así que vigílalas, y ten en cuenta que si te gustan crujientes querrás alargar el tiempo de horneado lo máximo posible (hasta que estén bien doradas).
  8. Deja que se enfríen durante diez minutos antes de transferirlos a una rejilla para enfriar. Déjalas enfriar por completo, ya que seguirán haciéndose más crujientes (pueden tardar unas horas). Guardar en un recipiente hermético hasta 5 días.
  9. Ten en cuenta que estas galletas de jengibre keto son aún mejores al día siguiente, después de que las especias hayan tenido algo de tiempo para fusionarse. Y además, el dulzor también se intensifica al día siguiente.

La masa moldeada se puede congelar hasta 3 meses, y se pueden hornear directamente desde el congelador (añadiendo 2-3 minutos más al tiempo de horneado).

⇒ Más recetas keto ðŸ¤¤

Otras recetas que te encantarán: